domingo, 23 de noviembre de 2014

Para la historia del madurismo: Cómo Barbie salvó las "merry christmas" socialistas y bolivarianas de 2014


* A la caza de Barbies a precios socialistas


Agencias

El gobierno socialista de Venezuela ha impulsado la venta masiva de muñecas Barbie justo en temporada navideña. Madres, abuelas y niñas han venido desocupando las estanterías decoradas por las Barbies, a lo largo y ancho de Caracas, cuando se enteraron de que el gobierno ordenó a grandes almacenes y tiendas de cadena a vender la codiciada y escultural muñeca de plástico a precio de ganga durante esta temporada navideña.

Crystal Casanova, por ejemplo, apenas tuvo tiempo de decorar la vitrina del almacén con las relucientes cajas de fondo rosa cuando una horda de mujeres arribó a la tienda donde trabaja. No tuvieron que convencer a nadie de que se llevara la estilizada figura de plástico, de pelo rubio liso y curvas perfectas, pues las clientas directamente las sustraían de las cajas de cartón que vienen con el sello de la compañía estadounidense Mattel.

En cuestión de minutos, las compradoras barrieron con las existencias de Barbies, vendidas al módico precio de 250 bolívares; unos 2.50 dólares de acuerdo con la tasa del mercado negro del dólar. Desde hace varios años, el Gobierno ha impuesto un control de precios para productos de primera necesidad como la leche, los pañales, o los detergentes. La medida ha sido acompañada del anuncio de la pena de cárcel a los minoristas que acumulen bienes y luego los vendan a un precio superior al que las autoridades consideran como margen justo de ganancia. Críticos de estas medidas dicen que estos controles desalientan las importaciones y constituye una de las principales razones de la crónica escasez de productos que padece el país.

Esta política de control de precios ha hecho de la muñeca, una figura a menudo ridiculizada por la izquierda por constituir una herramienta que incentiva el consumismo capitalista, uno de los productos más destacados del Plan Navidades Felices que, según el presidente Nicolás Maduro, tiene el objetivo de evitar que los especuladores arruinen las vacaciones de los venezolanos.

El fallecido presidente Hugo Chávez, mentor de Maduro, criticó "esta estupidez de la Barbie" e hizo un llamado para que Venezuela hiciera sus propias muñecas que hicieran honor a la cultura venezolana. Activistas de derechos de la mujer a menudo critican a la Barbie porque ofrece una imagen poco realista e, incluso, poco saludable del cuerpo femenino. Sin embargo, se trata de una imagen que muchas venezolanas se esfuerzan por lograr en un país líder en reinas de belleza y cirugías plásticas.

Al menos, los precios bajos de la muñeca han alegrado la vida de muchos ahora que se aproxima la Navidad. Andrea Alberto, estudiante de 22 años, logró agarrar del anaquel de un almacén varias muñecas mientras su hija de tres años la miraba con algo de perplejidad. Bajo su brazo tenía la Barbie porrista, con sus pompones de espuma, y que en Estados Unidos cuesta unos 24 dólares.

El año pasado Alberto tuvo que pagar mucho más para poder poner una muñeca de marca bajo su árbol de Navidad. La Barbie más básica cuesta, en condiciones normales, unos 500 bolívares, lo que representa tres días de trabajo para alguien que gana el salario mínimo.Otros modelos más elaborados de la muñeca pueden costar unas siete veces más.

El gobierno ha dicho que los minoristas pueden hacer dinero vendiendo el juguete, aún bajo la política de control de precios. Gremios de empresarios argumentan tienen que vender el producto a pérdida, aunque los minoristas se negaron a comentar sobre el caso específico de las Barbies. El propio gobierno también ha vendido productos que gozan de generosos subsidios durante estas fiestas.

A comienzos de mes, cientos de venezolanos acamparon durante una noche antes de que se abrieran las puertas de una feria del gobierno y tener así un chance de comprar televisores de plasma, computadoras y refrigeradores a precios muy asequibles.

Con las carencias diarias que obligan a los venezolanos a hacer largas filas para comprar leche y otros productos básicos, la cruzada por reducir los precios de las Barbies y la organización de ferias para comprar productos baratos, son bienvenidas por la gente, incluso por quienes han sido críticos de la revolución bolivariana. "Es por su culpa que estamos metidos en este lío", dice Alberto, mientras se ríe con sus amigos en referencia a Chávez. "Pero supongo que tengo que aceptar que esta vez me estoy beneficiando del chavismo".

María González, que vive en uno de las barriadas pobres construidas en las montañas de Caracas, se hizo a dos Barbies vestidas para ir al gimnasio, que en Estados Unidos cuestan $19.5 dólares. Dice que sus nietas y sobrinas nietas aman las muñecas y que nunca había podido darse el lujo de comprar una. "Van a sentir alegría; emoción", dijo. "Sabes cómo son las niñas con los muñecos". Luego se fue a la parte posterior del almacén a ver si podía conseguir otra Barbie más.

* Opinión - ¿Señales de conciliación? El gobierno de Barbie


Arnaldo Esté

 Pasamos muchas pruebas para llegar a la suprema felicidad: de la harina de maíz, del azúcar, del papel, del aceite, de la carne, del pollo, de los repuestos… pero lo que si no estábamos dispuestos a pasar es la privación de Barbie. Pero me entero que el gobierno ha acudido al rescate de la ecológica y ahorrativa Barbie y que la van a vender barato (a $ 2,50) y sin escasez.

Esta muestra de amplitud ideológica me tranquiliza y parece augurar un nuevo período de conciliación con los valores fundamentales del imperio y de la derecha fascista. Puede ser un viento propicio que alienta mi empeño en la búsqueda de coincidencias que puedan abrirle paso al diálogo.

Pero algo me escuece. No sé bien si lo de la bella y rubia muñequita responde en verdad a una apertura ideológica, a la improvisación de un funcionario de estreno o a un nuevo ‘dakaso’ en marcha. La inconsistencia ideológica y los papeles perdidos del gobierno en un berenjenal de conflictos internos nos hacen estar muy maliciosos.

Los economistas, en un acuerdo poco frecuente entre ellos, agregan sus negativas previsiones a ese berenjenal interno. Los precios del petróleo (30% menos) se caen y con ello los dineros para mantener la filantropía política que ha alumbrado la magia y el fetiche. La producción nacional, también en caída, está muy lejos de proveer para una fiesta navideña que tiene que importarse.

Los discursos y las prédicas oficiales tratan, al mismo tiempo, de tapar con radicalismos y verborreas las alas caídas de sus partidarios con un tono de cheer leaders. Es de esperar que menudeen obligándonos a buscar refugio en la música de los CD en las aprisionantes colas.

Así nos acercamos al año nuevo y a las búsquedas electorales. Ahora las veo oscuras, siento un clima pesimista y evasivo. A la charla de amigos y familiares la traspasa el giro de los chismes agoreros que, además de catártico, termina por abonar una mezcla de escepticismo y amargura.

Tienen la palabra los políticos. Las crisis van a converger a una crisis general que bien puede transformar el escepticismo y la amargura en emergencias desesperadas. La crisis general, por si sola, no cambia las cosas. Es cuando los proyectos y las respuestas encuentran acogida. Son los momentos para llenar los vacíos con creaciones.

[Tomado de http://www.ideasdebabel.com/home/?p=39990.]

Desde Cuba, aporte al debate previo al 1er. Congreso para una Federacion Anarquista Centroamericana y Caribeña-FACC


Taller Libertario Alfredo López

* Reflexiones sobre: ¿Qué sentido tiene el anarquismo en nuestra región centroamericana y caribeña? ¿Cuáles son sus posibilidades? ¿Cuáles sus límites y dificultades? Análisis de las dinámicas antiautoritarias en la contestación anticapitalista americana después de 1994.

1.      El siglo XX fue testigo de varias revoluciones de intención anticapitalista, pero incluso las más épicas de éstas derivaron a la creación de nuevos regímenes estatistas opresivos (transdominación). Hace ya 25 años, los pueblos del Este de Europa se sublevaron contra esos regímenes, pero esta vez la rebelión derivó a la re-construcción del capitalismo privatista en esas tierras (nueva transdominación), en variantes agravadas con la entrega masiva de recursos al capital especulativo transnacional y el protagonismo de mafias y nacionalismos genocidas. Un proceso igual de dramático lo podemos observar hoy en los países árabes, donde después de las insurrecciones populares se han instaurado regímenes estatistas burgueses o guerras civiles con la presencia del fundamentalismo religioso en sus formas más extremas.

2.      El pensamiento y el hacer antiautoritario-anticapitalista en general, y socialista-libertario/anarquista específicamente, siempre han sido consustanciales con la alerta sobre el riesgo de tales hechos para una sociedad que busca su liberación. Otros actores que se definen como populares, de izquierda, socialistas o defensores de la causa del trabajo contra el capital, no suelen enfatizar el peligro del estatismo en los procesos revolucionarios.

3.      En los últimos 30 años, y con mayor impacto desde 1994, nuestro Continente ha sido territorio propicio para un amplio protagonismo de los movimientos sociales y la auto-organización popular. Entre los indudables éxitos de quienes les integran, está la internacionalización de los vínculos entre ellos, creando lazos duraderos de contestación planetaria enfilada contra la globalización capitalista en sus diversos aspectos, así como el despegue de cambios políticos en varios países que se posicionan como procesos socialistas o de defensa de intereses populares.

4.      Sin embargo, la profundización de esos procesos suele ir asociada con un cada vez mayor protagonismo de estructuras burocráticas, autoritarias y estatistas; ello adquiere un peso definitorio sobre dichos cambios en cuanto a sus aspectos económicos (alianzas con el capital vernáculo e internacional), ecológicos (mantenimiento del productivismo con base en materias primas, conceptos de desarrollo tecnológico que no toman en cuenta la dramática crisis civilizatoria/ambiental que vivimos) y geopolíticos (alianzas con regímenes “antiimperialistas” abiertamente opresivos), entre muchos otros de igual importancia (¡para la revolución todo es importante!): pueblos originarios, libertad sindical, cooperativas, género, LGBT, pedagogía, policía, municipalidades, autogestión económica, militarismo, poder mediático, etc.

5.      En tal contexto, urge la concientización de la necesidad de cooperación entre quienes defendemos la posibilidad de un futuro y un presente consecuentemente anticapitalista-antiautoritario, independientemente de si se utiliza o no la denominación de “anarquistas”, pues debemos recuperar el pensar y el hacer social desde la horizontalidad, la auto-organización inter-personal y popular, y la crítica a todas las dominaciones “hechas” o “por hacer”.

6.      A este imperativo se suma la necesidad de una valoración del sentido, las dificultades, los límites y posibilidades tanto del anarquismo en sentido estricto, como de la contestación anticapitalista-antiautoritaria en las complejas circunstancias de Nuestra América de hoy.

sábado, 22 de noviembre de 2014

1 millardo de dólares pueden haberle costado a Venezuela los cambios de nombres burocráticos
















Ariana Guevara

Durante 15 años, se han cambiado más de 52 veces las denominaciones de los organismos públicos. En algunos casos, los títulos hacen referencia a nuevas responsabilidades; en otros, se trata de caprichos políticos. De todos modos, los costos de revolver continuamente estas estructuras son elevados. Cada palabra cuenta. Un adjetivo o sustantivo puede darle un giro a la función de un organismo o, simplemente, afianzar una idea política. Desde 1999, cuando Hugo Chávez llegó al poder, el Gobierno ha cambiado al menos 52 veces los títulos de ministerios y otras instituciones públicas. Si se incluyen los parques y algunos estados del país, la cifra supera los 60. Sin duda, a esta revolución le importan los nombres de las cosas.

Así sean pequeños, hay que seguir un proceso. En el caso de los ministerios, por ejemplo, se deben dictar decretos presidenciales —que se publican en Gaceta Oficial— para modificar la denominación y, si es necesario, cambiar la organización de la administración pública. En algunos de ellos, el nuevo nombre implica la adición o eliminación de una competencia; en otros, no. A eso se suman los costos de llevar a la práctica las transformaciones. Mercedes De Freitas, directora ejecutiva de la ONG Transparencia Venezuela —dedicada a la lucha contra la corrupción—, señala que es muy difícil saber a ciencia cierta la inversión y el proceso de selección de empresas, pero enumera los posibles gastos: estudios de comunicaciones —si aplica—, cambios en los logos, papelería, imagen en profundidad para la página web, sellos, rótulos de vehículos y edificios, carnets y cintas para los trabajadores, franelas y gorras.

No todos los organismos con nuevo nombre hacen estas inversiones, pero lo mínimo que se debe transformar es el logo y la papelería. Actualmente —de acuerdo con agencias de publicidad—, la elaboración de un logotema tiene un costo de 12.200 bolívares. También se pueden hacer otras estimaciones de productos que llevan la nueva denominación: la confección de 100 carnets y 100 cintas tiene un valor aproximado de 15.000 bolívares. En 2007, por ejemplo, se agregaron las palabras “Poder Popular” a cada ministerio. Si la inversión se hiciera en este momento, se necesitarían alrededor de 280 millones de bolívares para renovar las identificaciones de 2 millones de empleados públicos.

Sobre los rótulos de los edificios, sólo el diseño tiene un valor de 5.000 bolívares y su elaboración cuesta 1.500 bolívares por cada metro cuadrado. El precio de la instalación depende del tipo de material y del tamaño. Un ministerio que decida renovar en todos los aspectos, incluida la impresión de una valla, puede gastar un mínimo de 170.000 bolívares —a precio de hoy. La cifra aumentará en función de la cantidad de empleados, el tamaño de las piezas y otros aspectos que se consideran en las negociaciones.

Hay quienes han hecho sus propios cálculos. Cuando en el año 2006 se ordenó la modificación del Escudo y la Bandera, Carlos Berrizbeitia —dirigente de Proyecto Venezuela y ahora diputado de la Asamblea Nacional que ha hecho seguimiento a las inversiones gubernamentales— estimó que el gasto sería de 1 millardo de dólares. “Hicimos esta aproximación cuando anunciaron el cambio para billetes, monedas, esculturas y símbolos en instituciones públicas y plazas, además de la papelería. Estos datos no se incluyen en las memorias y cuentas de los organismos”, explica. Un proceso parecido debió haberse hecho cuando, en 1999, se bautizó al país con el nombre de República Bolivariana de Venezuela.

Ahora, ¿cuál es el trasfondo de este empeño semántico? De Freitas señala que los cambios de nombre son típicos de gobiernos autoritarios. Para muestra, el franquismo español y su afán por llenar las calles con sus símbolos. “Esta no es la ocurrencia de un loco, sino una estrategia. Se pretende reforzar la idea de empezar todo de nuevo: lo que estaba antes de este gobierno es prehistoria, algo que no se debe recordar”, arguye. Y le da luz a otra arista: cuando se cambia la denominación de un organismo, es imposible hacer auditoría. Tantas rotaciones, dice, impide darle continuidad a la labor de poner la lupa en las actuaciones del Gobierno. Por eso, el costo de una nueva palabra en la puerta del ministerio es aún mayor.

La República
1999: Se cambió el nombre de República de Venezuela a República Bolivariana de Venezuela, después de la publicación de la nueva Constitución Nacional.

CICPC
2001: Se oficializó la conformación del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) que sustituyó a la Dirección Nacional de Investigaciones Penales Cuerpo Técnico de Policía Judicial (CPTJ). Gaceta Oficial 5.551.

Poder Popular
2007: Se agregaron las palabras “Poder Popular” a los nombres de los 27 ministerios. Gaceta Oficial 5.836.

Fuerza Armada
2008: Se sumó la palabra “Bolivariana” al nombre de la Fuerza Armada Nacional. Gaceta Oficial 5.891.

Sebin
2010: Se cambió la denominación de Dirección Nacional de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip) por Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). Gaceta Oficial 39.436.

Ministerio de Vivienda
2009: Nació el Ministerio del Poder Popular para las Obras Públicas y Vivienda, que agrupó las competencias de los ministerios de Vivienda y Hábitat, y de Infraestructura. Gaceta Oficial 39.130.

2010: Se volvió a denominar Ministerio del Poder Popular de Vivienda y Hábitat, después de la desaparición del MOPVI. Gaceta Oficial 39.451.

2014: Se modificó el título a Ministerio del Poder Popular para la Vivienda, Hábitat y Ecosocialismo. Asumió las competencias del Ministerio del Ambiente. Gaceta Oficial 40.489.

Ministerio del Ambiente
1999: El Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales Renovables quedó con una palabra menos: empezó a llamarse Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales. Gaceta Oficial 36.775.

2007: Comenzó a denominarse Ministerio del Poder Popular para el Ambiente. Gaceta Oficial 5.836.

2014: Fue eliminado este despacho y sus competencias pasaron al Ministerio del Poder Popular para la Vivienda, Hábitat y Ecosocialismo. Gaceta Oficial 40.489.

Ministerio de Transporte
1999: Se conformó el Ministerio de Infraestructura, por la fusión los ministerios de Transporte y Comunicaciones, y de Desarrollo Urbano. Gaceta Oficial 36.775.

2009: Se eliminó el Ministerio de Infraestructura y sus competencias pasaron al Ministerio del Poder Popular para las Obras Públicas y Vivienda. Gaceta Oficial 39.130.

2010: Renació el Ministerio de Transporte y Comunicaciones –pero ahora con las palabras “Poder Popular”–, después de la eliminación del MOPVI. Gaceta Oficial 39.451.

2011: Surgió el Ministerio del Poder Popular para Transporte Terrestre, después de que se suprimiera el despacho de Transporte y Comunicaciones. Se creó el Ministerio del Poder Popular para Transporte Acuático. Gaceta Oficial 39.791.

2014: Se agregaron dos palabras a la denominación anterior, por lo que ahora se llama Ministerio del Poder Popular para Transporte Terrestre y Obras Públicas. Gaceta Oficial 40.489.

Ministerio del Trabajo
2006: Se sumaron dos palabras al título: comenzó a llamarse Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, el mismo nombre que tiene este organismo en Cuba. Gaceta Oficial 38.464.

2014: El nombre se modificó a Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo. Gaceta Oficial 40.401.

Ministerio de Salud
1999: Surgió el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, que fusionó las competencias de los despachos de Sanidad y Asistencia Social, y de Familia. Gaceta Oficial 36.775.

2005: Comenzó a llamarse Ministerio de Salud. Gaceta Oficial 38.262.

2009: El 3 de marzo empezó a conocerse como Ministerio del Poder Popular para la Salud y Protección Social. Así se estableció en la Gaceta Oficial 39.130. Meses más tarde se llamó Ministerio del Poder Popular para la Salud. Gaceta Oficial 39.202.

Ministerio de Petróleo
2005: Se cambió el nombre de Ministerio de Energía y Minas a Ministerio de Energía y Petróleo. Gaceta Oficial 38.109.

2011: El despacho empezó a asumir los asuntos mineros, por lo que se bautizó como Ministerio del Poder Popular de Petróleo y Minería. Gaceta Oficial 6.058.

Ministerio de Juventud
2011: Fue creado este despacho bajo el nombre de Ministerio del Poder Popular para la Juventud. Gaceta Oficial 39.708.

2014: Se fusionaron los ministerios de Deportes y de Juventud, y se creó el Ministerio del Poder Popular para la Juventud y el Deporte. Gaceta Oficial 40.489.

Ministerio de Agricultura
2002: Se creó el Ministerio de Agricultura y Tierras, una nueva denominación para el Ministerio de Agricultura y Cría, que existía anteriormente pero fue eliminado en 1999. Gaceta Oficial 37.359.

Ministerio de Interior y Justicia
1999: El Ministerio de Relaciones Interiores comenzó a llamarse Ministerio de Interior y Justicia. Gaceta Oficial 36.775.

2007: Se cambió la denominación a Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia. Gaceta Oficial 5.836.

2013: Sin modificaciones en sus competencias, el organismo empezó a nombrarse Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz. Gaceta Oficial 40.151.

Ministerio de Industrias
1999: El Ministerio de Producción y Comercio fue creado para absorber a los ministerios de Industrias y Comercio, y de Agricultura y Cría. Gaceta Oficial 36.775.

2005: Dejó de existir el Ministerio de Producción y Comercio y se crearon dos despachos: el de Industrias Básicas y Minería, y el de Industrias Ligeras y Comercio. Gaceta Oficial 38.109.

2009: Se eliminó el Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio. Las competencias pasaron al Ministerio de Ciencia y Tecnología, que empezó a llamarse Ministerio del Poder Popular para la Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias. Gaceta Oficial 39.130

2011: Se nombró Ministerio del Poder Popular de Industrias, sin las palabras “Básicas y Minería”. Gaceta Oficial 6.058.

Ministerio del Despacho de la Presidencia
2006: El antiguo Ministerio de Secretaría de la Presidencia comenzó a denominarse Ministerio del Despacho de la Presidencia.Gaceta Oficial 38.464.

2012: Se modificó el título a Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno. Gaceta Oficial 40.048.

Ministerio de Educación
1999: Comenzó a llamarse Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. Gaceta Oficial 36.775.

2004: Se empezó a reflejar en publicaciones oficiales el nombre de Ministerio de Educación y Deportes.

2006: Con la creación del Ministerio de Deportes, el despacho educativo volvió a denominarse Ministerio de Educación, como en la época previa al chavismo. Gaceta Oficial 38.574.

Ministerio de Comunas
2007: Se transformó el Ministerio de Economía Popular en Ministerio de Economía Comunal. Gaceta Oficial 38.654.

2009: El 3 de marzo se cambió el nombre a Ministerio del Poder Popular para las Comunas, según Gaceta Oficial 39.130. Tres meses después, se modificó por Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Protección Social, de acuerdo con la Gaceta Oficial 39.202.

2013: Comenzó a llamarse Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Movimientos Sociales. Gaceta Oficial 40.280.

Ministerio de Finanzas
1999: Se cambió el nombre del Ministerio de Hacienda por Ministerio de Finanzas. Gaceta Oficial 36.775.

2008: Comenzó a denominarse Ministerio del Poder Popular para Economía y Finanzas. Gaceta Oficial 38.974.

2010: Se conformó el Ministerio del Poder Popular para Planificación y Finanzas, al fusionarse los despachos de Economía y Finanzas, y de Planificación y Desarrollo. Gaceta Oficial 39.358.

2013: Fue decretado el regreso a la estructura anterior, con despachos separados: Ministerio del Poder Popular de Finanzas y Ministerio del Poder Popular de Planificación. Gaceta Oficial 40.151.

2014: Empezó a llamarse Ministerio del Poder Popular de Economía, Finanzas y Banca Pública. Gaceta Oficial 40.335.

Ministerio de Educación Universitaria
2010: El nombre de Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior se cambió por Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria. Gaceta Oficial 39.394.

2014: Se creó el Ministerio del Poder Popular para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, al fusionarse los despachos de Educación Universitaria, y el de Ciencia, Tecnología e Innovación. Gaceta Oficial 40.489.

Ministerio de Ciencia
2009: El Ministerio de Ciencia y Tecnología comenzó a llamarse Ministerio de Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias. Asumió las competencias de otros despachos. Gaceta Oficial 39.130.

2011: Se volvió a denominar Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología. Gaceta Oficial 6.058.

2012: Se agregó una palabra al nombre y empezó a llamarse Ministerio del Poder Popular de Ciencia, Tecnología e Innovación. Gaceta Oficial 39.897.

2014: Denominado Ministerio del Poder Popular para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, al fusionarse con el despacho de Educación Universitaria. Gaceta Oficial 40.489.

[Tomado de http://elestimulo.com/climax/el-gobierno-de-los-mil-nombres/.]

Con el hacha en la mano: menos bosques en un país biodiverso


Ariana Guevara

Hace poco circuló la denuncia de la tala de 52 árboles en isla Ratón, una zona con vistas al Salto Ángel. Se trata de una pequeña porción destruida, que da cuenta de una realidad más amplia: en Venezuela se pierden, anualmente, 288.000 hectáreas de áreas boscosas. Los efectos de la deforestación son devastadores, y políticas gubernamentales, como la Misión Árbol, aún no han rendido frutos.

Las imágenes generaron alarma. Al fondo, como si estuviese dibujada con marcador, se ve la línea blanca y gruesa del Salto Ángel, esa caída de agua de 979 metros que se precia de ser la más alta del mundo; un poco más acá, se observa un claro en medio de la vegetación de isla Ratón, pequeña porción de tierra sobre el río Orinoco. Los medios de comunicación y redes sociales hicieron circular la noticia: hubo deforestación en este lugar privilegiado del Parque Nacional Canaima. Gregorio Rivas, presidente de la Asociación de Operadores Turísticos de Canaima, dice que comprobaron la denuncia en octubre, cuando hicieron una inspección junto a la Guardia Nacional y algunos integrantes de la comunidad. En el recorrido, asegura, se determinó que talaron 52 árboles, que tenían entre 10 y 50 centímetros de diámetro. Leonardo Martínez, capitán indígena de Canaima, también confirmó el asunto, pero dio un número distinto: “Fueron unos 10 árboles en total”.

Sobre estas cifras, no ha habido pronunciamientos oficiales. Rivas asevera que la empresa responsable fue Canaima Tours, un campamento que —de acuerdo con un documento oficial— recibió autorización del Instituto Nacional de Parques sólo para hacer limpieza de especies caídas. “Se determinó que la sanción era de una semana de suspensión de actividades y después se levantó el castigo. A raíz de eso, comenzó una retaliación contra los operadores de Canaima”, señala. Se refiere a la orden del Ministerio Público de desmantelar nueve campamentos considerados ilegales, que —dice una nota de prensa Fiscalía— eran responsables de la contaminación del río Churún, además de la degradación del suelo y la topografía, y la deforestación. Pero, más allá de este asunto puntual, ha habido otros casos de tala en este sector. Martínez refiere que hace muchos años, cuando él aún no era capitán, se devastó un área más grande que quedó como helipuerto. “En dos oportunidades también he podido comprobar que han tumbado árboles en isla Ratón para hacer leña. Trabajaremos para que esto no siga ocurriendo. Así sea un área pequeña, tiene un impacto”, dice.

Efectivamente, eso es así. Este pequeño punto geográfico no sólo pertenece a un área protegida con la figura de parque nacional. También forma parte de la Amazonía venezolana, una zona con alta biodiversidad que abarca los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro, y que concentra 90% de los bosques del país. En comparación con otras naciones que conforman la Amazonía, el área que corresponde a Venezuela —que constituye 5,8%— no es el que cuenta con mayor deforestación; de hecho, de 2005 a 2010 la cantidad de bosques destruidos se redujo. De todos modos, entre 2000 y 2010, de acuerdo con la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada, se devastaron 5.195 kilómetros cuadrados de este sector con gran valor ambiental.

En el estudio Identificación de las áreas hot spot de deforestación en Venezuela, publicado en 2011, se determinó que, en efecto, al sur del río Orinoco ha habido menos cambios en la cobertura boscosa, en comparación con el norte. Entre 2005 y 2010, de acuerdo con imágenes satelitales y consultas a expertos, en esta zona hubo tasas de deforestación de 0,37% a 0,20%. “Sin embargo, su situación es preocupante porque en esta región se localizan los bosques amazónicos del país”, dice el informe. Los investigadores también determinaron las áreas hot spot. O sea: zonas que tuvieron un cambio rápido de cobertura de bosques en 5 años. En la lista se incluyeron nueve sectores al sur del país, como el cerro Autana-Yacapana, el norte de la cuenca del Caura —el eje Guarataro-La Tigrera—, Los Pijiguaos y, entre otros, la Reserva Forestal de Imataca.

Al norte del Orinoco el asunto es aún más grave, especialmente en los llanos occidentales y el sur del lago de Maracaibo, de acuerdo con investigaciones nacionales. Antonio De Lisio, geógrafo y ex director del Centro de Estudios Integrales del Ambiente de la Universidad Central de Venezuela, señala que, hasta 2008, 50% de la superficie del norte de Venezuela había sido deforestada. “Si esa situación se mantiene, en 100 años podríamos convertir los bosques en desiertos”, advierte.

Esa realidad contribuye con una medición que aún genera alarmas: un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, que se publicó en 2010, denota que entre 2000 y 2010 se deforestaron 288.000 hectáreas anuales en todo el país. Como señala el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, se trata de una superficie mayor al estado Nueva Esparta. Esta cifra ubica a Venezuela entre los 10 países con mayor tasa de deforestación en todo el mundo, lista en la que también se encuentran Brasil y Bolivia.

Efectos profundos

La reforestación es prioritaria en un país en el que se han destruido bosques, principalmente, por la actividad agropecuaria, la minería, el crecimiento de la población, los incendios y otras razones que se explican en investigaciones. También hay que agregar la tala ilegal: en julio de 2013, Interpol decomisó 188.000 metros cúbicos de madera en apenas un mes. Para contrarrestarlo, dice el comunicado, las autoridades venezolanas trabajaban en la recuperación de alrededor de 8.000 hectáreas.

La pérdida de grandes extensiones boscosas tiene sus efectos. En primer lugar, afecta el suministro de agua. Julio César Centeno, profesor de la Universidad de los Andes y director ejecutivo del Instituto Forestal Latinoamericano, explica que los árboles protegen los ríos y, por eso, cuando se deforesta en los alrededores de una cuenca hay más posibilidades de que ocurran inundaciones y de que, en época de sequía, los cuerpos de agua queden secos. Eso, a su vez, influye en otros servicios, como el de electricidad. José Rafael Lozada, del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo Forestal de la ULA, señala en un artículo que cuando se eliminan los bosques aumentan los sedimentos en los ríos. “Por esta razón, algunas represas con fines hidroeléctricos, como el Complejo Hidroeléctrico del Guri, o para el manejo de agua potable o de riego, están colmatadas, con costos de mantenimiento elevados o ya inoperantes”, señala el documento.

La deforestación también trae consecuencias en la salud. Un estudio del Proyecto Wesoichay de la Asociación para la Conservación de Áreas Naturales, publicado en 2008, demostró que en las zonas con mayor deforestación en el Bajo Caura, en el estado Bolívar, hubo más enfermos de malaria. Entre 1975 y 2005 se perdieron 20.564 hectáreas de bosques en este sector, y en toda la región del Caura se presentaron 16.639 casos de malaria entre 1995 y 2005, lo que equivale a 5,2% de la cifra total del país. “La tala de árboles puede alterar el suelo, la vegetación, la cantidad de cuerpos de agua, así como la temperatura del ambiente, por lo que se crean condiciones propicias en los criaderos para la reproducción de mosquitos Anopheles”, dice el informe La malaria en poblaciones indígenas de la cuenca del río Caura.

Al pensar en el largo plazo, con la deforestación también se resiente la biodiversidad. Centeno señala que se trata de un asunto importante, pues Venezuela es el octavo país más rico en biodiversidad del mundo. “Desde hace unos 10 años la genética se está llevando la atención, incluso más que la electrónica. Los genes se están convirtiendo en la principal riqueza de cualquier sociedad. Si se destruyen los bosques, se estaría reduciendo la fuente económica y estratégica del futuro”, dice. A eso se suma, explica, el aumento de las emisiones de CO2. De acuerdo con cifras del Banco Mundial, correspondientes a 2010, Venezuela tiene la tasa más alta de América Latina, con 6,9 toneladas de CO2 por habitante. La deforestación de 288.000 hectáreas al año —escribe Centeno en un artículo publicado en julio de 2014 Venezuela ante el cambio climático— contribuye con el incremento de 100 millones de toneladas de CO2 al año, es decir, más de 10 toneladas por habitante.

De Lisio apunta a otra arista: Venezuela no pertenece al Programa REDD de la Organización de Naciones Unidas, que apoya financieramente a los países en desarrollo para que protejan sus coberturas boscosas y, así, se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero. Hasta junio de 2014, esta iniciativa había aportado 195,7 millones de dólares a varias naciones. “El Gobierno dice que esta es una manera de justificar la contaminación en los países capitalistas. Pero integrantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, como Bolivia y Ecuador, reciben este apoyo”, señala.

Cifras engañosas

En abril de 2013, el extinto Ministerio del Ambiente dio una buena noticia: entre 2000 y 2010 la tasa de deforestación se redujo en 47,3%, producto de las políticas del Gobierno. Hace poco también alardearon como un logro que en 8 años se han plantado 40 millones de especies en 40.000 hectáreas, a través de la Misión Árbol. Pero, en realidad, el objetivo inicial no se ha cumplido.

En primer lugar, cuando el ex presidente Hugo Chávez presentó la misión durante un Aló Presidente, dijo que se reforestarían 150.000 hectáreas en un periodo de cinco años, es decir, desde 2006 hasta 2011. Ahora, tres años después de que se venciera el plazo, esas 40.000 hectáreas no representan ni la mitad de la meta. Durante los dos primeros años, las Memorias y Cuentas del Ministerio del Ambiente señalaban una ejecución física cercana a 100%. Pero en 2009, aunque se produjeron casi la totalidad de las plantas, sólo se completaron 2.909 hectáreas de las 5.937 programadas. Los 7,2 millones de bolívares sí se gastaron en su totalidad.

En 2013 el rendimiento bajó aún más. De las más de 7 millones de plantas que debieron producirse, sólo se logró una ejecución de 16%, y de las 8.562 hectáreas que debían reforestarse, se completaron 1.420. Debieron recolectar 12 millones de semillas, pero alcanzaron 8.252. Todo eso con una inversión de 15,27 millones de bolívares, con ejecución financiera de 100%. A eso se debe sumar una cuenta que hace Centeno. Dice que esas 40.000 hectáreas reforestadas sólo representan 2% de los bosques que se han destruido en el país —más de 2 millones de hectáreas en total, si se consideran las cifras de la FAO. “Entonces no es realmente un logro”, apunta Centeno. Concluye que, a partir de 2007, es posible que se haya reducido la deforestación, pues se han distribuido tierras entre campesinos —lo que impide que se talen más árboles para buscar espacio para la producción agrícola—, pero no existen datos oficiales que avalen esa idea.

A juicio de Centeno, se deben plantar 6 millones de hectáreas en los próximos 20 años. Y para eso, hay que invertir alrededor de 5.000 millones de dólares, lo que puede conseguirse al destinar 1 dólar por cada barril de petróleo —calculado a 100 dólares, antes de la caída del precio. “En los próximos 10 años se pudiera capturar buena parte del carbono que se produce en Venezuela. Esta propuesta la hicimos a Pdvsa, pero no respondieron. Sería un gran beneficio para las generaciones futuras y, además, pudiera mejorar la imagen del país en el ámbito internacional”, explica Centeno. También puede incrementarse la productividad de las tierras, de manera que no haya necesidad de talar árboles para buscar más áreas fértiles. “De las 34 millones de hectáreas de tierra agrícola y ganadera, 40% se ha declarado improductiva. En lugar de tumbar bosques, se pudiera aumentar la eficiencia de uso. En Brasil, por ejemplo, hay 10 vacas por hectárea, mientras que en Venezuela la proporción es de 1 vaca por cada 4 hectáreas”, suscribe el especialista. Las alternativas, entonces, existen. Lo que hace falta es voluntad para llevarlas a la realidad.

[Tomado de http://web.laclase.info/content/con-el-hacha-en-la-mano-menos-bosques-en-un-pais-biodiverso/.]

Una herramienta para que el Estado y el Capital no espíen tu tráfico en Internet


Genbeta

Después de declaraciones tan contundentes como las que suele hacer Edward Snowden, y de datos tan significativos como los que apuntan a que los gobiernos son los responsables del 87% del ciberespionaje, a más de uno se le habrá pasado por la cabeza la idea de que su ordenador también podría estar infectado con algún tipo de spyware gubernamental.

Para sacarnos de dudas ha sido lanzado Detekt, un nuevo software gratuito y de código abierto que protegerá nuestros equipos de los programas de spyware más utilizados por las agencias gubernamentales. La aplicación, desarrollada por el investigador de seguridad alemán Claudio Guarnieri, ha sido lanzada en asociación con Amnistía Internacional y diferentes organizaciones pro derechos civiles y de protección al consumidor.

La función de Detekt es la de escanear y analizar nuestros equipos para detectar si estamos infectados con alguno de los programas de ciberespionaje más utilizados por los gobiernos. Esta herramienta será de especial utilidad para todos los periodistas y activistas que, según Amnistía Internacional, son espiados en docenas de países alrededor del mundo.

Algunos de estos malwares espía, como el programa FinSpy desarrollado por la empresa FinFisher, son capaces de leer nuestros correos electrónicos, monitorizar nuestras conversaciones por Skype, extraer archivos de nuestros discos duros o sacarnos una foto utilizando la cámara web de nuestro ordenador.

Amnistía Internacional avisa de que lo más normal es que los desarrolladores de spyware reaccionen al lanzamiento de este programa, y que actualicen sus aplicaciones para evitar que sean detectadas. Por eso la asociación avisa de que, aunque los análisis de Detekt en nuestro equipo den negativo, podríamos igualmente estar infectados.

Para consultar y descargar el programa: https://resistsurveillance.org/#

[Tomado de http://www.genbeta.com/herramientas/los-gobiernos-te-vigilan-descubrelo-con-detekt-el-anti-spyware-de-amnistia-internacional.]

Sexología y anarquismo: Hartémonos de amor ya que no podemos hartarnos de pan



Layla Martínez

París, año 1900. Las ideas anarquistas y la reflexión científica sobre la sexualidad entran en contacto por primera vez en el piso que tiene en esa ciudad Francisco Ferrer Guardia, donde tiene lugar el primer Congreso Neomalthusiano Internacional. La Liga Neomalthusiana francesa se había creado cuatro años antes, pero es con ese primer congreso con el que se dará un impulso definitivo a las ideas neomalthusianas, en buena medida por la labor que desempeñan a partir de entonces algunos de los asistentes. Entre ellos, el médico holandés J. Rutgers, uno de los impulsores de la legalización de los métodos anticonceptivos en Holanda; Charles Drysdale, autor de la conocida obra neomalthusiana Elementos de ciencia social, reeditada varias veces y traducida a múltiples idiomas; Emma Goldman, cuyas reflexiones sobre el amor y la sexualidad serán claves para el movimiento anarquista, y el propio Ferrer Guardia, que cede su piso porque las autoridades habían prohibido expresamente que el congreso se celebrase de forma pública. Las ideas neomalthusianas eran demasiado peligrosas para el orden social.

En 1798 el economista inglés T.R. Malthus publica su famoso libro Ensayo sobre el principio de la población, en el que predice un aumento de la población muy superior al de los recursos. Durante todo el siglo XIX, esta obra será usada por la burguesía, la Iglesia y los diferentes Estados europeos para justificar la desigualdad social en la que se hallaba el cada vez más numeroso proletariado. Sin embargo, a finales de siglo surge una nueva corriente que readapta la obra de Malthus y la hace útil a unos intereses completamente diferentes: los de la clase obrera. Desde entonces, el neomaltusianismo equivale a procreación consciente, separación entre placer y reproducción, derecho de las mujeres a decidir libremente sobre su embarazo y rechazo de las políticas natalistas promovidas por el Estado y la Iglesia. Es decir, se empieza a pensar en la sexualidad humana desde un punto de vista científico, alejada de los preceptos religiosos que la habían dominado hasta entonces. Aunque el nacimiento oficial de la Sexología como ciencia tiene lugar en 1907 con la publicación del libro La vida sexual contemporánea, de Iwan Bloch, es el neomaltusianismo el que sienta las bases para que esto sea posible, ya que empieza a elaborar un discurso propio sobre la sexualidad que la saca de las manos de los eclesiásticos.

En esta elaboración de un discurso propio será clave la participación anarquista, que está presente en el neomalthusianismo desde sus inicios como movimiento en el domicilio de Ferrer Guardia. De hecho, a partir de ese momento, el anarquismo será el que lleve la iniciativa en el pensamiento y la práctica sexológica en su conjunto, en el que el neomalthusianismo será un elemento clave pero no el único en el que los anarquistas participarán. Esta toma de la iniciativa del movimiento libertario tendrá especial relevancia en lo que se considera propiamente la labor de un sexólogo: la educación, el asesoramiento y la terapia sexual.

Seguramente el mejor ejemplo de ello sea el trabajo del médico anarquista Luis Bulffi, que ya en 1904 abrió en Barcelona el primer centro de planificación familiar. Además, ese mismo año crea la sección neomalthusiana ibérica, que nace de un ciclo de conferencias impartidas un año antes en esa ciudad y que había supuesto la entrada oficial de esta corriente en España, aunque Ferrer Guardia ya había publicado algunos artículos sobre el tema en el Boletín de la Escuela Moderna. Pero además del trabajo de asesoramiento y difusión, Bulffi iniciará una labor clave en el ámbito de la educación sexual, con la publicación a partir de ese mismo año de la revista Salud y Fuerza y la distribución gratuita de 50.000 ejemplares del folleto Exposición de doctrinas neomalthusianas, en el que se dan a conocer distintos métodos anticonceptivos.

En 1905, solo un año después de la creación de la primera sección en Barcelona, se contabilizan un total de treinta y seis secciones distribuidas por todo el territorio nacional. Estas secciones se coordinarán en la Liga Neomalthusiana Ibérica y en ellas se realizarán labores de educación sexual y de difusión de las tesis de la procreación consciente, poniendo especial énfasis en los métodos anticonceptivos y en la necesidad de que las mujeres decidan sobre sus embarazos. Además, estas secciones se hicieron cargo de extender la revista Salud y Fuerza, que en los primeros meses de su existencia ya editaba alrededor de 4.000 ejemplares, un número muy alto pero que resultaba insuficiente para la gran demanda que había. De hecho, esta revista se convertirá en una publicación clave para el anarquismo español, no solo por sus contenidos –referidos fundamentalmente a temas de salud, alimentación y sexualidad–, sino además porque abrirá el paso a la aparición de otras publicaciones de una relevancia aún mayor para el movimiento libertario, como la Revista Blanca y Generación Consciente, que luego cambiará su nombre por el de Estudios.

Estas publicaciones no tendrán como único interés los temas relacionados con la sexualidad, pero realizarán una contribución determinante en cuestiones que tienen que ver con ella. Especialmente en Estudios, se publicaron artículos fundamentales para el pensamiento anarquista sobre esta temática, que abarcaban desde los métodos anticonceptivos hasta la maternidad, la pareja, la masturbación o la ruptura de la asociación entre el sexo y la reproducción. De hecho, el nivel de discurso alcanzado en estos artículos no se ha vuelto a conseguir ni siquiera en la actualidad, a pesar de la aparente libertad sexual en la que vivimos. Un buen ejemplo es el tratamiento que se hace de los celos dentro de la pareja, a los que se considera un sentimiento autoritario basado en el control y el dominio, mientras que hoy lo más común es considerarlos un sentimiento normal, del que solo hay que preocuparse cuando alcanza límites obsesivos. Otro buen ejemplo es la traducción de artículos de autores como Émile Armand y Enrico Malatesta, que abrieron el debate sobre el amor libre.

Por otra parte, el interés de Estudios por las temáticas relacionadas con la sexualidad no fue algo puntual o secundario, sino que estuvo siempre entre las principales líneas de trabajo de la revista. Esto puede verse con claridad en la cantidad de artículos sobre estos temas que había en los sucesivos números, que frecuentemente llegan a suponer la mitad del total del contenido. Esta gran cantidad de artículos hacía que no todos ellos defendiesen unas mismas ideas, sino que hubiese discusión y debate en torno a temas como la masturbación o la homosexualidad. No obstante, a pesar de este debate, existían unas líneas comunes de pensamiento que giraban en torno a la necesidad de acabar con el control de la sexualidad por parte del Estado, el Capitalismo y la Iglesia, y de luchar por que cada persona sea la que tome las decisiones sobre su cuerpo.

Estas líneas comunes de pensamiento serán las que permitan al anarquismo elaborar un discurso propio sobre la sexualidad que le hará llevar la iniciativa en el pensamiento sexológico durante casi cuarenta años. Por supuesto, hubo otras figuras relevantes en la Sexología de la época en nuestro país –basta con citar a Gregorio Marañón, Hildegart Rodríguez o la organización de las primeras jornadas sexológicas en 1932–, pero lo cierto es que fue un movimiento posterior en el tiempo, como demuestra la tardía fecha de celebración de las jornadas, y limitado a un plano teórico, sin que se pusiesen en marcha otras iniciativas de educación o asesoramiento sexual. Esta labor fue realizada únicamente por el movimiento anarquista, que vio en la sexualidad un ámbito fundamental para conseguir la completa libertad del ser humano.

Sexología y anarquismo en la actualidad

El fin de la guerra civil en 1939 acaba con el movimiento libertario español, que es prácticamente aniquilado. Los anarquistas que no acaban en el exilio, luchan contra el régimen franquista con todas las armas de que disponen durante casi dos décadas, pero en un contexto de represión brutal, el movimiento carece de fuerza para generar debate o pensamiento. En Europa, el escenario tampoco será muy propicio. Aunque la Segunda Guerra Mundial acaba con el triunfo de los aliados, el continente está devastado social y económicamente, y el movimiento obrero necesitará un tiempo para reconstruirse. La hegemonía internacional está ahora en Estados Unidos, que juega un importante papel no solo en el plano económico, sino también en el ideológico. Para el movimiento obrero, incluyendo al anarquismo, esto implicará un importante retroceso, ya que en el contexto de la Guerra Fría todas las ideologías de izquierda serán vigiladas y perseguidas. Para la Sexología supondrá un fuerte cambio de rumbo que le hará perder en gran medida su capacidad emancipatoria y la reducirá a una serie de estudios estadísticos sobre las costumbres sexuales de los americanos y a un conjunto de técnicas para gestionar la vida en pareja. La profunda reflexión sociológica y filosófica de la Sexología europea es sustituida por un pensamiento mucho más pragmático, que pierde la capacidad de entender la sexualidad como un campo de batalla clave para la lucha por la emancipación y la libertad.

Esta forma de entender la sexualidad no volverá a surgir hasta los años setenta, cuando el feminismo cobre fuerza como movimiento y luche por convertir lo personal en político. Las reivindicaciones en torno a la sexualidad vuelven entonces a estar encima de la mesa, y el feminismo comienza a generar un discurso propio sobre cuestiones como el aborto, la maternidad o las relaciones de pareja. Sin embargo, salvo excepciones puntuales, este discurso no conecta con el anarquismo hasta los años noventa, cuando los sectores más radicales del feminismo comienzan a reflexionar sobre la sexualidad, no ya solo desde el punto de vista de reivindicación de los derechos, sino desde el ámbito de la identidad. Se produce entonces una confluencia entre el anarcofeminismo y los sectores más radicalizados del movimiento LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales), que hará surgir un discurso propio sobre la sexualidad, en lo que se conocerá como la teoría queer. Aunque esta teoría tendrá una vertiente puramente académica, también habrá otra que se desarrollará en ambientes mucho más alternativos, como centros sociales y edificios okupados, y que se difundirá a través de blogs y fanzines.

Se construye así un discurso sobre la sexualidad en el que se considera que todo es construido, no solo el género, sino también el sexo, y que, por tanto, todo puede ser destruido y vuelto a construir. Si a esto le unimos las tesis de Foucault, que será uno de los pilares de la teoría queer, y el pensamiento anarquista, conseguimos un discurso de una potencialidad emancipatoria brutal, porque no solo tenemos un análisis brillante sobre cómo la dominación se inserta en los cuerpos, sino además sabemos que esto es social y no biológicamente construido, y disponemos de una ideología –el anarquismo– que nos permite identificar a los responsables de esa dominación y nos da las armas para cambiar las cosas. Tenemos así que el anarquismo y el pensamiento de la izquierda más radical están volviendo a aportar herramientas para crear un discurso propio sobre la sexualidad, capaz de volver a recuperar la iniciativa en este terreno. Esto coincide además con un momento de escasa profundidad teórica en el pensamiento sexológico, en el que la Sexología ha quedado prácticamente limitada a charlas sobre prevención de enfermedades de trasmisión sexual en los institutos. En este sentido, es especialmente importante continuar en ese camino de recuperación de la iniciativa, ya que el anarquismo tiene la oportunidad de dotarse de una herramienta teórica fundamental en la lucha contra la dominación.

El control y la dominación sobre los cuerpos

Desde sus inicios, una de las estrategias fundamentales de dominación del capitalismo ha sido el control sobre los cuerpos. Este control se inicia ya en el tránsito del feudalismo al capitalismo, cuando se desposee a la población de los saberes y las prácticas tradicionales de cuidado del cuerpo, iniciando una ofensiva planificada contra las mujeres que las realizaban, que son acusadas de brujería. Sin embargo, en este momento, las estrategias de control de los cuerpos son todavía incipientes, ya que el Estado, que será el encargado de llevarlas a cabo, está todavía en proceso de construcción. Más que el control, la estrategia generalizada de este periodo será la desposesión, tanto en el plano cultural como en el material. Cientos de miles de campesinos de toda Europa son despojados de sus derechos tradicionales sobre la tierra y obligados a convertirse en mano de obra asalariada, tanto en el campo como en la industria que comenzará a desarrollarse. Expulsados de sus tierras, masas de campesinos se desplazarán de una ciudad a otra, intentando conseguir trabajo en campos y talleres. El capitalismo consigue así la acumulación originaria de cuerpos que necesita para funcionar.

Y una vez que se tienen los cuerpos, deben ser disciplinados para hacerlos funcionales a las necesidades del nuevo sistema de producción que está empezando a aparecer. El encargado de ello será el Estado, que a partir de la Ilustración comienza a crear las instituciones necesarias para ello. La escuela, el hospital y la prisión se convierten en las fábricas perfectas de cuerpos disciplinados, perfectamente adaptados a las condiciones de trabajo existentes en un capitalismo que va desarrollándose cada vez más. Será un proceso que durará casi dos siglos, pero que estará siempre guiado por una misma línea de actuación: el control y el disciplinamiento de los cuerpos en función de las necesidades de la clase dominante.

Este proceso se intensificará especialmente a partir de mediados del siglo XIX, cuando las necesidades de obreros dóciles capaces de aguantar las condiciones de trabajo en las fábricas aumenten exponencialmente por la extensión de este sistema de producción. Es entonces cuando la burguesía victoriana comienza a prestar una especial atención a la sexualidad, desplegando una ingente cantidad de dispositivos de control sobre cualquier manifestación erótica o sexual. El uso de estos dispositivos se irá extendiendo poco a poco a la clase obrera, a través de las instituciones de control del Estado, sobre todo la escuela y el hospital. Sin embargo, se trata todavía de unos dispositivos de control externos, que disciplinan al cuerpo desde fuera, como los castigos corporales, el internamiento en cárceles y psiquiátricos, los corsés o los aparatos metálicos para evitar la masturbación.

Pero al sistema le queda aún un paso más que dar en esa estrategia de dominación, el último hasta la actualidad: los dispositivos de control internos. A partir de mediados del siglo XX, una vez que el movimiento obrero se encuentra bastante deshecho respecto a las épocas anteriores, el sistema ha aprendido la lección, y pone en marcha unas técnicas de control que generan menos oposición porque actúan dentro de los cuerpos, y no fuera de ellos. Comienzan a desplegarse entonces una serie de dispositivos de dominación que actúan desde dentro, por debajo de la piel, y que serán administrados fundamentalmente por el sistema médico: prótesis, tranquilizantes, antidepresivos, biotecnología, cirugía estética, ingeniería genética. Si antes el símbolo era el corsé, ahora será la prótesis de silicona. Si antes se administraban electroshocks, ahora se darán cantidades ingentes de ansiolíticos y antidepresivos.

Se trata de un avance cualitativo muy importante, porque ahora la dominación no solo se ejercerá desde fuera, sino también desde dentro de los cuerpos, lo que hace mucho más difícil identificar al enemigo y luchar contra él. Además, se trata de una desposesión absoluta, porque ya ni siquiera tu cuerpo te pertenece, sino que está intervenido y atravesado por el sistema. No es solo que te hayan quitado las decisiones sobre él o la capacidad de alimentarlo o cuidarlo de una forma adecuada, sino que además tienes al sistema debajo de la piel.

En esta estrategia de control de los cuerpos, la sexualidad en un sentido amplio es un elemento clave, porque no solo determina la forma de relacionarnos con los demás, sino también lo que somos, nuestra propia configuración como hombres y mujeres. Desde que nacemos, nuestro sexo –o más bien la construcción social que se hace en torno a él– determina nuestra forma de ver el mundo y de relacionarnos con él, y la forma en que vamos construyendo y viviendo nuestra sexualidad marca las relaciones que establecemos con los demás, tanto de uno como de otro sexo. De ahí el interés del sistema por controlar este ámbito, ya que si puedes disciplinar la sexualidad, puedes disciplinarlo todo.

Propuestas

La sexualidad es una cuestión política que se construye discursivamente, es decir, a partir de los discursos hegemónicos y contrahegemónicos que se crean en torno a ella. Obviamente, no todos los discursos tienen el mismo peso en esa construcción, pero todos muestran cómo nuestro sexo y nuestra sexualidad no son previos a los discursos sobre ellos, cómo son productos culturales y no biológicos. Esto no quiere decir que no haya una base biológica, pero esa base es modificada y utilizada en función de los discursos construidos socialmente, y eso es lo fundamental, porque es lo que permite que podamos usarla para ser dominados o para ser libres. La libertad requiere la emancipación en todos los aspectos, y no podemos ser libres con unos cuerpos disciplinados en función de las necesidades del sistema. Por ello, el anarquismo necesita recuperar la iniciativa en el pensamiento sobre la sexualidad, volver a construir un discurso propio que tenga como objetivo la lucha contra el disciplinamiento de los cuerpos y el fin de todas las formas de dominación. Sin ello, sin un pensamiento contrahegemónico capaz de hacer frente al discurso del sistema, careceremos de herramientas teóricas para luchar por la emancipación, y ya sabemos que, a decir de Soledad Gustavo, "las revoluciones no son hijas del estómago, son hijas del pensamiento".

Por ello, debemos aumentar la reflexión y el debate sobre nuestra sexualidad y nuestros cuerpos desde dentro del movimiento anarquista, especialmente en un momento en el que no hacerlo implica que la iniciativa en este ámbito la lleven los grupos antiabortistas o la propaganda de Hollywood, en la que se normalizan situaciones de control dentro de la pareja y en la que se refuerza constantemente la idea de que ésta implica una entrega total a la otra persona por la que debemos renunciar a nuestras propias ideas y deseos, sobre todo en el caso de las mujeres. Además, en este debate es importante tender puentes y construir alianzas con el anarcofeminismo y los sectores más radicales del movimiento queer, que ya han sentado las bases de una reflexión que debe hacerse extensiva a todo el pensamiento libertario y no únicamente a un sector de él. En ocasiones, el feminismo y las tesis queer parecen encontrar resistencias en el movimiento anarquista más convencional, que las considera unas cuestiones secundarias respecto a temas laborales o económicos. Sin embargo, la riqueza del anarquismo está precisamente en que nunca fue como el marxismo, nunca fue solo una teoría económica, sino que es una filosofía de vida, una ideología que lucha contra la dominación en todas sus manifestaciones, y no únicamente en el plano económico. Por eso, el anarquismo siempre entendió que no era suficiente con tomar los medios de producción, sino que la libertad era mucho más que eso y que empezaba precisamente en el fin de la domesticación sobre los cuerpos. A partir de este debate, el anarquismo deberá pasar a la práctica y construir movimiento mucho más allá del plano teórico, en la calle, pero para ello el primer paso debe ser la reflexión.

[Publicado originalmente en Estudios (revista teórica de la CNT) # 2, 2012. Número completo accesible en http://dialnet.unirioja.es/servlet/ejemplar?codigo=322310.]


Cacería de brujas y de anarquistas


Atzak

El Estado entra en crisis y necesita de "las brujas”

Aparentemente la maquinaria Estatal, el sistema político, económico, judicial, educativo, etc, han funcionado durante muchos siglos, “sin embargo, como todo proceso, existen fracturas en la linea de tiempo y sucesión del poder, cismas y malas decisiones, entre las clases dominantes, que llevan a generar una crisis política y económica que se refleja en la inestabilidad del Estado, sus instituciones y finalmente generan problemas sociales, económicos, educativos, de alimentación y salud entre la población en general, la cual comienza a ver con recelo al Estado mismo, sus instituciones y las clases políticas y sus partidos”; es en este momento cuando aparecen estos otros seres que no encajan dentro del modelo economico-politico-social-y-cultural del Estado, es, también aquí, que entran en juego los aparatos represivos del Estado, que deben, al igual que con las brujas del siglo XV, señalar al otro, al diferente, para identificarlo, estigmatizarlo, y criminalizarlo, para que la población “civil” tenga miedo de ese otro, y finalmente así poder justificar su eliminación, ya no en una hoguera, sino en una cárcel o fosa común.

Los y las anarquistas no son los únicos enemigos del Estado, existen otras fuerzas sociales dentro de sus mismas instituciones, agrupadas en los partidos políticos de la democracia burguesa, grupos y organizaciones de “izquierda”, e incluso grupos de la clase dominante que constantemente se disputan el poder del Estado, ante esto, las clases dominantes han ido creando una serie de medidas de contención que ayuden a sobrevivir al Estado mismo y a las clases dominantes, estás medidas Louis Althusser, decíamos, las denomina aparatos ideológicos del estado, los cuales tiene como objetivo el poder reproducirse a sí mismos, reproducir y mantener las condiciones y modelos de producción y crear dentro de la población del Estado Nación el sentimiento de alineación, identificación y preservación del orden establecido, a través de la trasmisión de mensajes cívicos, patrióticos, nacionalistas o recreando situaciones de miedo e indefención que justifiquen la existencia del Estado protector; estos mensajes se trasmiten y reproducen constantemente en las escuelas, las iglesias, la cultura, los medios de información, en los centros laborales, etc. La idea es que sean tan cotidianos que no percibamos que están ahí, que asumamos que son parte de nuestra vida y por lo tanto nuestra vida misma.

Los aparatos ideológicos de Estado y el aparato represivo, en este caso, han sufrido una serie de trasformaciones que les permiten responder de forma inmediata a situaciones de crisis, esta evolución puede ser observada en el desarrollo de operaciones “represivas” cada vez más sofisticadas y mejor planeadas, elaborando fases de pre-contongencia, acción durante el operativo e impacto de las misiones antes, durante y después de la represión. Un ejemplo de lo anterior son los Manuales de Campo o Manual Field que elaboran las fuerzas armadas de los Estados Unidos de Norte América y que con el paso del tiempo, su uso y adecuación a diferentes escenarios han probado su efectividad en la lucha contra “fuerzas insurgentes” que amenazan la existencia del Estado.

Uno de los objetivos de estos manuales es crear un escenario mediático, al igual que el “Martillo de las Brujas” de Sprenger y Kraemer, que distorsione la imagen pública del disidente, haga que se cree un temor entre a población “ante la probabilidad de que la propiedad privada y la seguridad de las personas esta en juego”, y también, que dicha imagen cree la necesidad de ser “salvados” de la amenaza en cuestión.

Aparentemente y gracias a los Estados Unidos de Norte América y sus aparatos represivos es que desde 1961 se conocen los Manual Field, es decir los Manuales Operativos, en los cuales se detalla el accionar de las fuerzas represivas contra la población civil y el grupo “insurgente”.

Uno de estos manuales, el FM 3-05-30 de Abril del 2005, es el de Operaciones Psicológicas (PSYOP por sus siglas en inglés) en el cual se detalla la estrategia de guerra psicológica cuyo objetivo es que la población civil tenga una percepción hacia determinado grupo (los anarquistas en este caso):

La misión de las PSYOP es influir en el comportamiento de la mente de las audiencias [...]. Las PSYOP logran esto mediante la trasmisión de información seleccionada y/o asesorando sobre acciones que influyan sobre las emociones, motivos, razonamiento objetivo y en última instancia en el comportamiento de la población [...] El cambio de comportamiento es el objetivo de las misión PSYOP.

El desarrollo de estas misiones pasa por las siguientes etapas:

    Inteligencia y recolección de datos: análisis de la zona, población y medios de difusión.
    Análisis de la audiencia objetivo, desarrollo de la producción y selección de medios
    Ejecución: Producción y trasmisión a través de medios de información (TV, radio, prensa, etc).

Segun Gilberto López y Rivas en el Manual de Contrainsurgencia 3-24 de las Fuerzas Armadas estadounidenses el papel de la inteligencia y recolección de datos así como el uso de antropologos militares es de vital importancia para definir

[...]conceptos como sociedad, grupo étnico, tribu, redes, instituciones, roles y estatus, estructura y normas sociales, cultura, identidad, sistema de creencias, valores, actitudes y percepciones, lenguaje, poder y autoridad, fuerza coercitiva, capital social, participación política, entre otros. Todo ello para conocer lo que realmente interesa a los militares: los insurgentes, sus objetivos, motivaciones, apoyo o tolerancia de la población hacia ellos, sus capacidades y vulnerabilidades, formas de organización, líderes y personalidades claves, actividades y relaciones políticas, libertad de movimiento, sustentos logísticos, financieros y de inteligencia, nuevos reclutas, armamento y capacidades militares, entrenamiento, etcétera. Especial atención merece la estructura organizativa de los insurgentes: si es jerárquica o no, si los miembros están especializados, si los lideres ejercen un control centralizado, o se permite acción autónoma e iniciativa propia, si el movimiento opera independientemente, o tiene relaciones con otras redes y organizaciones, si los insurgentes le dan más peso a la acción política, o a la violenta.

También, cada dirigente es motivo de un escrutinio detallado: su papel en la organización, actividades conocidas y asociadas, historia personal y trayectoria, creencias, motivaciones e ideología, educación y entrenamiento, temperamento (“por ejemplo, cuidadoso, impulsivo, pensativo, o violento”), importancia en la organización, popularidad fuera de ella .

Esta maquinaria estatal se pone en marcha ante cualquier amenaza “real” a su existencia llámese organización indígena, campesina, obrera, magisterial, etc.

En este momento es necesario preguntar ¿Porqué en fechas recientes, en México (y en varías partes del mundo) las baterías represivas del Estado se han enfocado contra los y las anarquistas?

Como decíamos el anarquismo ha tenido presencia desde hace mucho tiempo en diferentes partes del mundo, sin embargo desde las protestas contra la Organización Mundial del Comercio en l999 es que el anarquismo ha resurgido con mucha vitalidad, desde Genova hasta Grecía y, de Oaxaca a Guadalajara, y en la Ciudad de México en los últimos años han reaparecido grupos de viejos y nuevos anarquistas los cuales al expresar sus mensajes, sus reivindicaciones y en acciones, han sido inmediatamente señalados por el Estado como los causantes del mal, de los destrozos y del caos; y como si se tratase de las brujas del siglo XV han sido nombrados, evidenciados, estigmatizados y criminalizados con el objetivo de eliminarlos.

Iniciemos la cacería


En este apartado, se exponen extractos de reportajes y artículos de opinión aparecidos en periódicos y revistas especializados, que probablemente siguiendo una línea editorial, previamente estudiada y dictada han hecho del anarquismo y de los anarquistas blanco de señalamientos, criminalización y estigmatización.

Marco Appel . Reportaje Especial: Alarma en Europa por los anarquistas mexicanos. Revista Proceso. 29 De Abril De 2013.

El pasado 4 de octubre el Consejo de la UE aprobó que la Europol comience las negociaciones del acuerdo con el gobierno mexicano. El principal componente del mismo sería la lucha contra el narcotráfico, pero no el único.

Esa eventual colaboración de las policías mexicana y europea contra los anarquistas (tendencia a la que automáticamente califican de terrorista) se enmarcaría en la política europea de combate al terrorismo, señala un documento de la Europol fechado el 4 de abril de 2012 y cuya copia tiene Proceso.

Sicilia Javier. Análisis: UNAM ¿anarquía o nihilismo? Proceso No. 1914.

Los muchachos que tomaron la Rectoría rompiendo vidrios y exigiendo la reinstalación de quienes en el CCH habían delinquido –al igual que los maestros que en Guerrero incendiaron la Contraloría y las sedes de los partidos– son, en este sentido, nihilistas. Su dolor, incuestionable, les ha hecho perder bajo el peso del resentimiento los contornos de una lucha libertaria.

Mosso Rubén, Torres Alejandro. Indaga PGR relación entre magonistas y anarquistas. Milenio Política. 3 de Diciembre 2012.

Ciudad de México • La Procuraduría General de la República tomó conocimiento de la aparición del denominado Ejército Popular Magonista de Liberación Nacional (EPM-LN) e indaga si tiene relación con los grupos anarquistas que cometieron actos vandálicos el pasado 1 de diciembre en la Ciudad de México.

Funcionarios de la dependencia federal indicaron que la Unidad de Especializada en Investigación de Terrorismo, Acopio y Tráfico de Armas, de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, comenzó el rastreo de dicha organización, la cual difundió un comunicado.

Winfield Nicole, Gatopulos Drek. El renacimiento del anarquismo europeo . Milenio Tendencias. 29 Diciembre 2010.

Roma.-Tras décadas de generar poca atención, un movimiento medianamente organizado de anarquistas europeos que quieren dañar a las instituciones estatales y financieras se está volviendo cada vez más violento y coordinado, y podría estar sacando provecho de las tensiones sociales generadas por la crisis financiera del continente, afirmaron expertos en seguridad.

Uribares Eric. En nombre del caos . Letras Libres. 1 de Julio de 2011.

El mes pasado, la madrugada del 23 de mayo, las Células Autónomas De Revolución Inmediata Praxedis G. Guerrero conmemoraron el segundo aniversario luctuoso de Punky Mauri, haciendo explotar un par de artefactos hechos con tanques de gas butano; uno de ellos en una sucursal bancaria, y el otro en una cafetería Starbucks, ambos en el Distrito Federal.

[...]

Las acciones de los anarcoecologistas mexicanos han aumentado año con año -4 en 2007, 120 en 2008, 240 de enero a septiembre de 2009-. Pero ganar visibilidad a punta de cohetones caseros, en un país metido de lleno en la guerra contra el narco, parece una broma de chicos.

Fernández Santillán José. La otra cara de la barbarie. El Universal. 14 de diciembre de 2012 .

No obstante, el caso es que hoy la opinión pública ha puesto interés no tanto en el narcotráfico, sino en estos actos de agitación porque, como lo dijo el jefe de gobierno saliente, Marcelo Ebrard, la ciudad de México nunca se había enfrentado a provocaciones de tal magnitud que “no tienen nada que ver con una protesta políticamente aceptable”.

Los vándalos, efectivamente, destruyeron propiedades públicas y privadas con una saña inaudita.

[...]

El anarquismo es una vertiente de la familia de corrientes de izquierda. Rivalizó, desde un inicio, con la socialdemocracia y con el comunismo sobre todo en cuanto al concepto del poder. Lo que el anarquismo pretende no es tomarlo, sino destruirlo: “¡Fuego insurreccional y antiautoritario contra toda autoridad!”.

Y la siguiente es la joya de la corona en cuanto a desinformación sobre anarquismo en México.

Jiménez Alejandro. Una radiografía de los anarquistas en México. El Universal. 4 de Diciembre de 2012.

De hecho 2009 y 2010 fueron los años de mayor actividad anarquista en el país, con más de 200 acciones registradas por la prensa, llevadas a cabo por grupos como el Frente de Liberación de la Tierra, Frente de Liberación Animal, la Célula contra la dominación salvaje, Rabia y Acción, la Coordinadora Informal Anarquista, Acción Anarquista Anónima, la Brigada de Sitios Relacionados: Eco Saboteadores por la Venganza Nunca Olvidada, y la llamada Individualidades Tendientes a lo Salvaje, entre otros.

Se integran por células de jóvenes semiurbanos, habitantes de zonas periféricas de las ciudades. De baja condición social, con nulas oportunidades de tener un trabajo y con escaso acceso a estudios superiores, aunque los suficientes para hacerse de las herramientas teóricas de la ideología anarquista bajo la que amparan sus actos. (las negritas son mías)

[...]

Están influenciados y mantienen comunicación cibernética con células anarquistas europeas —griegas, italianas y españolas, principalmente— y sudamericanas —de Chile y Argentina—, donde las células de este tipo actúan de la misma manera. No todos los anarquistas mexicanos son partidarios de la acción directa, o la violencia en contra del enemigo de clase. Los hay teóricos, pacíficos, que hacen proselitismo a la luz pública. Algunos son adherentes a la Otra Campaña, del EZLN. Hay un grupo más radical; se autodenomina grupo guerrillero en forma: las Milicias Insurgentes Ricardo Flores Magón.

Se puede observar una clara y misma “línea editorial”, a pesar de ser revistas y periódicos de diferentes tendencias, donde el objetivo es crear y orientar la percepción de sus lectores sobre la imagen violenta del anarquista, el cual, también, ataca las instituciones, no reconoce la ley ni la autoridad y es capaz de asesinar; debido a que es “un resentido social”, por ser pobre, no vestirse bien y es cuasi analfabeta; este tipo de palabras, ideas y conceptos de los medios de información para crear miedo en la población hacia el anarquismo

Conclusión

Es evidente que el Estado y las clases dominantes en el poder en diferentes épocas han encontrado la forma de señalar a ese otro interlocutor cuyas palabras o acciones no comprenden y que sin embargo temen, porque en el fondo saben que atentan contra la existencia de las normas establecidas, que invitan a otros a unirse al carnaval de la disidencia y la libertad; y quieren callar, en consecuencia, esas palabras y acciones a través del castigo corporal y el escarnio social.

En este caso, tomando con reserva la comparación entre los procesos de enjuiciamiento contra las brujas y los anarquistas, debido al tiempo y al discurso de los actores, y la acción politico-organizativa -inexistente entre las brujas-y fuente de acción de los anarquistas es que, tal vez el único punto en común, es el proceso de criminalización que vivieron las mujeres del siglo XV y los hombres y mujeres de los siglos posteriores llámense anarquistas, socialistas, maestros, indígenas, campesinos o ciudadanos comunes, que fueron y son objeto de la represión del Estado a través de la estigmatización, señalamento y eliminación sistemática, por el simple hecho de ser diferentes.

Desde la cacería de brujas del Medioevo hasta los anarquistas contemporáneos, pasando por Seattle y Génova, el EZLN, el CGH-UNAM, la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, San Salvador Atenco, los movimientos magisteriales y tantos otros movimientos nacionales o internacionales que han sido criminalizados, estigmatizados y reprimidos, previo montaje mediático que justifica su detención, encarcelamiento, procesamiento y sentencia, es evidente que el Estado siempre está alerta, buscando acallar las voces disidentes, sin embargo, también es evidente que siempre habrá algún otro u otra, alguien diferente que recuerde la miseria, el hambre, la pobreza y la injusticia que el Estado y el capitalismo han creado y que busque, en consecuencia, cambiar el orden de las cosas.

[Párrafos extraídos de un trabajo que, en versión completa, puede leerse en https://laotrasalud.files.wordpress.com/2011/01/cacerc3ada-de-brujas-y-anarquistas.pdf.]