Con la tecnología de Blogger.

sábado, 9 de agosto de 2014

Relato desde una cárcel venezolana


Freddy Crespo

"Si en la próxima visita, tu mamá no tiene sexo conmigo, te mato". Le dijo el verde con un susurro muy cerca de su oreja, remarcando cada palabra con un soplido frágil y frío que parecía acentuar el verbo de aquella amenaza. Por unos minutos permaneció rígido, asimilando las palabras que se repetían una y otra vez mientras veía a sus familiares, donde también iba su madre, caminando hacia la salida del pabellón. Un trago de saliva lo hizo reaccionar, pero aún en su mente se escuchaba el eco de la frase, del aliento del verde saboreando el poder que ostentaba sobre él y sobre todos. Cuando Pablo lo vio, le preguntó por qué estaba tan pálido, pero él no dijo nada. Más tarde en la noche, mientras fumaba algo de marihuana para poder conciliar un poco de sueño en las largas y tensas madrugadas de la prisión, fue que empezó a recapacitar y a buscar una salida. La siguiente visita era la próxima semana, en siete u ocho días. Y aunque los días en la cárcel eran lentos, sabía que como consecuencia de aquella amenaza, todo pasaría muy rápido, así que debía actuar pronto.

Pero, ¿actuar en aquel lugar, limitado de tiempo, espacio y recursos? Sabía que el verde no hablaba en vano y a lo largo del tiempo vio muchas veces como cumplía sus amenazas. Además, el verde era un aliado de Pablo en la venta y distribución de muchas cosas en el pabellón y, por lo que había oído, estaba apoyando su rebelión para controlar los otros pabellones. Se venía una masacre. Esa podía ser la excusa para que su madre no volviera por un tiempo, pero tenía que suceder antes de la próxima visita. Sin embargo, al abordar a Pablo sobre el tema, éste lo esquivó, negando todo. No quiso insistir más, pues podía generar sospechas y hasta podía quedar como un sapo de otro pabellón. Cada vez su ansiedad aumentaba, dejó de comer y de hablar con los demás. Su conducta se volvió sospechosa y si no fuera por el fuerte control que Pablo ejercía en el pabellón, fácilmente alguien hubiera podido someterlo.

Los dos primeros días luego de la visita fueron largos, secos y ausentes, en los que no encontró refugio en nada, en los que nada importaba más allá de sus pensamientos, los cuales le llevaban a fronteras inverosímiles y a salidas cada vez menos sensatas. Ya el tercer día, en el conteo de la mañana, el verde lo buscó entre los demás y le dijo al oído que quedaban cuatro días. Pero no fue todo, el verde le dijo que fuera allí o en la calle, él violaría a su madre. La ansiedad aumentó. No tanto por la amenaza o el ultraje hacia la figura de la madre, a la cual no se le insulta ni con palabras ni actos, sino por la impotencia que le daba no poder partirle la boca a aquel pitufo verde, por la soberbia que emanaba aquel hombre que aprovechaba una arista de un contexto para beneficiarse más allá de lo que formalmente debía. Ojalá el mundo fuera al revés, es decir, como debería ser. Ojalá la cárcel no fuera una forma de penar al hombre más allá de su delito, en el que pagaba más de lo que le debía a la sociedad, porque el precio de la justicia no puede ser tan alto; tampoco el precio de la libertad.

Si las cosas fueran diferentes, el verde estaría a su servicio y la prisión no sería una jaula donde se imprime la ley del fuerte, sino un lugar en el que se trabaja con base en la ley, donde es suficiente castigo la privación de libertad por el delito cometido, donde los hombres sean literalmente iguales ante la ley y no literalmente iguales ante la depravación, la humillación y la muerte. De nada vale preguntarse cómo serían las cosas si todo fuera diferente, porque en realidad, todo era diferente a como debería ser. Y el ser era lo que era todo aquello, no más que un mundo de limitaciones físicas y psíquicas, en donde la explotación de la necesidad de muchos se convierte en el matiz de la riqueza de otros.

Ese tercer día debía ir a la sinfónica. Nunca Mozart sonó tan desafinado como esa vez. Sus serenatas parecían cantos de cotorras en medio de la noche y la flauta en su boca, que antes era dulce y serena, sonó como un agrio aroma que se mezcla con el sudor de la piel penetrando hasta lo más profundo de su cuerpo. Todos parecían ajenos a lo que le pasaba. Pero todos sabían que algo le pasaba. Así es la vida de la cárcel: la dinámica entre la ignorancia presunta y el conocimiento profundo de las cosas. Cuando volvió al pabellón, notó que el verde estaba a cargo de una de las garitas de vigilancia. Lo vio fumando en la entrada de ésta. A lo lejos, le hizo señas con la mano, saludándolo con un afecto que en realidad era una forma de presión más incisiva que las mismas palabras.

Esa noche su madre lo llamó. Ella le hablaba de la forma indescriptible que una madre habla. Perdón, corrijo: de la forma indescriptible que la madre de un preso habla. Aquella forma que no tiene sentido ni medida, en la que las palabras son un mero formalismo para transmitir una empatía cónsona con el contexto y con su hijo. Esa forma que no tiene nombre, que va más allá del amor y que de manera inconmensurable reduce la existencia de Dios a un empirismo simple y sencillo que se conjuga en la bendición de la madre. Porque maldito el preso que moría sin la bendición de su madre. Él, del otro lado de la línea, le hablaba con voz seca, contestando a todo con frases cortas y frías. Su madre notó su distanciamiento y le preguntó si le sucedía algo. Él no respondió. ¿Cómo responder? Pues sabía que de contarle todo a su madre, ella era capaz de ceder a las intenciones del verde con tal y garantizarle la vida a su hijo. Sí, era capaz de eso y más, porque en realidad aquella mujer había perdido todo el encanto que se llama ser mujer y había adquirido un aura poderosa e inflexible: la de madre, la de un ser capaz de todo y el universo por su hijo, la de un ser que está más allá del entendimiento y de la razón. Porque así son las madres y, más aun, así son las madres de los presos.

Además, si le contaba y ella cedía, no había garantías que el verde lo iba a dejar en paz y lo que era peor, podía querer más y hacerse frecuente aquel tipo de cosas. Sabía que si cedía al verde, tendría que ceder a todos, incluyendo, ¿cómo quedaba ante los demás si su madre era la que solventaba un problema entre él y el verde? tenía que actuar. Cuando se despidió, le dijo a su madre que no volviera en un tiempo. Ella sorprendida y alterada protestó. Pero él cortó todo de un tajo: no pidas explicaciones, pero por favor, no vuelvas hasta que yo te avise. Su tono serio y severo alertó a su madre. Supo que algo iba a pasar. Y en lugar de tranquilizarse, empezó un nuevo calvario para aquella mujer, pues para una madre no hay peor muerte de un hijo que la incertidumbre de la vida de éste: el no saber nada.

El cuarto día posterior a la visita, cuando iba a la educativa, el verde le enseñó sus tres dedos de la mano. Las lecciones aquel día pasaron sin ser vistas. La geografía, la economía, la política e historia fueron susurros en sus oídos, mientras sentía el calor absorbiendo todo su cuerpo. En la tarde tuvo taller. A la mitad de la jornada se desmayó. Era algo inevitable, pues tenía más de tres días de comer vagamente, regalándole su ración a una que otra bruja que rondaba el pabellón. En la noche, luego que se hidrató con suero en la enfermería, volvió al pabellón. Durmió todo la noche. Gracias a la marihuana. Al otro día, su causa le comentó que la dosis se estaba acabando. Él busco el dinero en su caleta y le entregó lo que correspondía a su parte. Su causa le dijo que al mediodía iría a la garita a buscar el paquete que le tocaba a su letra. En esa garita estaba el verde. Él se ofreció a buscarla. Tenía que confrontar al verde. El mediodía llegó más rápido de lo esperado. Antes de ir a buscar el encargo, entró al taller privado de Pablo y le extrajo la guaya de freno a una bicicleta que había allí. Recorrió el camino, sabía todas las consecuencias negativas que todo aquello le podía traer, pero simplemente no pensó en ninguna: la decisión estaba tomada. Primero moriría antes que ceder y vender a su madre por su seguridad. Cuando llegó a la garita, el verde estaba en la entrada, de espalda a él, muy obnubilado por lo que había consumido. Se notaba que no esperaba a nadie. Sigilosamente se acercó sin que lo viera el verde que estaba en la parte superior de la garita. Cuando estuvo en paralelo a la espalda del verde, estiró la guaya, la pasó por el cuello de éste y empezó a ahorcarlo.

El verde empezó a gemir y a dar brazadas a todos lados, intentando liberarse de aquella presión. Él sacó fuerzas desde su interior, fuerzas tomadas más allá de sí mismo y apoyando la espalda del verde en su pecho se inclinó hacia atrás levantándolo por los aires para que la presión de la guaya fuera mayor y pudiera morir rápido. Un hilo de sangre empezó a salir del cuello del verde, mientras gemía con mayor fuerza intentando respirar a grandes bocanadas. Un tirón más fuerte lo hizo creer que el proceso estaba por concluir cuando un crujido a su espalda lo hizo detener. Atrás, Pablo le apuntaba con un revólver. Cuando soltó la guaya, el verde cayó moribundo al piso, tragándose el ambiente con la boca abierta e intentando consumir vida a cada bocanada. Pablo le preguntó por qué hacía aquello. Él no contestó. El verde se levantó del piso y quiso golpearlo, pero Pablo lo detuvo. Pidió explicaciones y él sabía que se las debía dar, así que lo hizo.

Pablo llamó a dos hombres más que lo acompañaban y les pidió que le llevaran al pabellón. Había pecado y tenía que purgar esa falta. Mientras caminaba, escuchó un disparo que retumbo en la malla metálica que contenía el ímpetu de su libertad. Entró al pabellón y levantó la cara para recibir su castigo. Pablo entró y lo miró directamente a sus ojos: la madre es importante, pero acá, manda Dios, y Dios soy Yo. Dos disparos más fueron la sentencia por su delito. Ahora su madre tendría certeza de lo que le pasó a su hijo. A partir de ese momento era libre, pues el hombre nació para morir, pero no para vivir sin libertad; y aunque su madre no le volvería a ver más, para ella en la próxima visita fue un alivio saber dónde y cómo estaba su hijo.

[Tomado del libro Tras las rejas de la libertad, pp. 86-91. El texto completo es accesible en http://observatoriodeviolencia.org.ve/ws/wp-content/uploads/2014/07/TRAS-LAS-REJAS-DE-LA-LIBERTAD.pdf.]

4 comentarios:

  1. Horror puro y duro. Hay muchas maneras de eliminar a la gente. Por eso, en rigor, estos centros no son cárceles, son auténticos campos de exterminio.

    Salud y anarquía!

    ResponderEliminar
  2. Es muy interesante e importante que se deje de lado la discriminación hacia nosotros los gay. Yo estoy muy feliz con mi pareja
    y vivimos excelentemente y cada fin de semana vamos a Hoteles Gay Melgar
    de Melgar donde la privacidad, la discreción y el respeto por tu identidad sexual es la mayor preocupación. Amo ser gay.

    ResponderEliminar
  3. lamentable relato, es duro actuar cuando tus brazos estan cruzados, quisiera saber mas del relato, cm se llamaba el joven nombre y apellido y el nombre del guardia y la carcel ? graciaz ante mano pero quiero transmitir una serie animada y esto me gusto GRACIA

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Nos interesa el debate, la confrontación de ideas y el disenso. Pero si tu comentario es sólo para descalificaciones sin argumentos, o mentiras falaces, no será publicado. Hay muchos sitios del gobierno venezolano donde gustosa y rápidamente publican ese tipo de comunicaciones.

Ser gobernado es...

Charla: El Anarquismo en América Latina

Seguidores

Etiquetas

@kRata (comic) `Sabino Romero 10deLuluncoto 18 años El Libertario 1º de Mayo 27 de febrero 4 de febrero Aana Wainjirawa abajo los muros de las prisiones Abdicación del rey de España abolicionismo Aborto abstencion Abstención abstención electoral abuso militar en Venezuela abuso policial abuso sexual niños Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat acampada Acampadas acción directa anarquista Acción Directa Autogestiva Accion directa no violenta Acción Ecológica Acción Libertaria actividades activismo actualidad del anarquismo Acuerdo Venezuela China adecos chavistas agresiones en Venezuela agresiones a sindicalistas en Venezuela agroecología Agustín García Calvo Alan Furth Alan Moore Albert Camus Alberto Acosta Alcedo Mora Alejandro Álvarez Alentuy Alexander Luzardo Alfonso "el Set@" Alfredo Bonanno Alfredo Vallota Alí Moshiri Alí Primera Alí Rodríguez Araque alternativa Alternativa Antimilitarista Alto costo de la vida Alvaro García Linera Amador Fernández-Savater América Latina Américo Alejandro Balbuena Aministía Internacional Amnistía Internacional Amnistía Internacional Venezuela Amor amor libre Amor y Rabia análisis análisis anarquista sobre Venezuela análisis asamblea nacional análisis conflicto con Colombia análisis de izquierda Venezuela análisis de la revolución bolivariana análisis económico análisis reformas en Cuba análisis sobre Venezuela anarchico anarchism anarchism kurdistan anarchism venezuela anarcofeminismo anarcopunk venezuela anarquismo a la venezolana anarquismo básico anarquismo caracas Anarquismo en América Latina anarquismo en Argentina anarquismo en barquisimeto anarquismo en Francia Anarquismo en México anarquismo en Perú anarquismo en rusia anarquismo en Uruguay Anarquismo en Venezuela Anarquismo es movimiento anarquismo hoy anarquismo ilegalista Anarquismo social anarquismo suiza anarquismo venezuela anarquismo vs. Estado anarquismo y cárceles anarquismo y comunicación anarquismo y derecho anarquismo y ecología anarquismo y educación anarquismo y literatura anarquismo y luchas sociales anarquismo y marxismo anarquismo y nacionalismo anarquismo y planificación urbana Anarquismo y política Anarquismo y Postestructuralismo anarquismo y religión anarquismo y violencia anarquismo zulia anarquistas anarquistas caracas Anarquistas contra el muro anarquistas de Alemania anarquistas de Brasil anarquistas de Chile anarquistas de Cuba anarquistas de México Anarquistas de Temuco anarquistas de Turquía anarquistas en Bolivia anarquistas en Colombia anarquistas en Costa Rica anarquistas en Cuba anarquistas en El Salvador anarquistas en Paraguay anarquistas en Venezuela anarquistas presos anarquistas solidarios con los yukpa anarquistas ucv anarquistas y prisiones Andreas Speck Ángel Cappelletti anonymous venezuela antiimperialismo antimilitarismo antimilitarismo anarquista Antonio Ledezma Antonio Pasquali Antonio Serrano antropología Antulio Rosales Anzoátegui apagones apoyo a El Libertario apoyo internacional al chavismo apoyo internacional al madurismo APPO Archivo Histórico del Anarquismo en Venezuela armamentismo Armando Chaguaceda Armando Guerra Armando Investiga Armando la Resistencia arte callejero arte y anarquismo artistas asesinato de estudiantes asesinatos de manifestantes Asier Guridi Asilo y refugio ataques contra defensores de derechos humanos ataques contra defensores de derechos humanos en Venezuela ataques contra el movimiento anarquista ataques contra el movimiento popular en Venezuela ataques libertad de expresión autodefensa autogestion autogestión Autonomía autonomía de los movimientos sociales autonomía universitaria autoritarismo burocratico en Cuba Barquisimeto Bernhard Heidbreder biblioteca anarquista bicentenario bakunin bicicletas biciescuela urbana bienes comunes brutalidad policial Buenaventura Durruti Buenos Aires calentamiento global Cambiar el mundo sin tomar el poder Cambio Climático cambio social Campaña contra la Criminalización del Anarquismo capitalismo y medio ambiente caracas Carlos Crespo Carlos Crespo Flores Carmen García Guadilla Casa de la Mujer "Juana la Avanzadora" de Maracay Casa de la Mujer Juana la Avanzadora de Maracay Centro de Derechos Humanos UCAB chavismo y religiosidad popular chile ciberactivismo ciclismo urbano ciclo guerrilla urbana ciencia y tecnología en Venezuela Civetchi CNT Coalicion Anarquista y Libertaria de Porto Alegre Coalición Venezolana de Organizaciones LGBTI Colombia comercio de armas comic comics comida vegetariana Comitê Popular da Copa 2014 Comites de Defensa de la Revolución compra de armas concretera caracas concretera de chuao Concretera la carlota conflicto universitario conflicto yukpa consecuencias ambientales explotación petrolera en Venezuela contaminación ambiental contaminación PDVSA Cooperativismo cooptación de movimientos sociales cooptación medios alternativos Venezuela CORPOELEC Correo A coyuntura mexicana 2012 coyuntura venezolana 2010 coyuntura venezolana 2012 coyuntura venezolana 2013 coyuntura venezolana 2014 coyuntura venezolana 2015 coyuntura venezolana 2016 criminalización de la protesta en Colombia criminalización de la protesta en Venezuela Criminalización de los pueblos indígenas crisis agropecuaria en Venezuela crisis económica en Venezuela crisis economica venezuela crítica anarquista al marxismo crítica de izquierda al chavismo críticas de izquierda al madurismo críticas revolucionarias a Rafael Ramírez Cuba Libertaria Cuba Libertaria 22 Daniel Ortega Daniel Pinos deforestación delimitación de tierras indígenas demarcación de territorios indígenas demarcación de tierras en Venezuela deporte y anarquia deporte y capitalismo derecho a la manifestación derecho a la protesta desabastecimiento desaparecidos en Argentina desaparecidos en México desaparecidos en Venezuela desarrollo científico-tecnológico desencanto en el chavismo despidos injustificados detenciones difusión anarquista Douglas Bravo ecologismo ecologismo en Venezuela economía educación en Venezuela Ejército Venezolano Eliseo Reclus Emma Goldman endeudamiento Enfermedad Hugo Chávez equidad de género en Venezuela Erick Benítez Escritos de Domingo Alberto Rangel Espacio Público Estado y corrupción en Venezuela Estado y economía en Venezuela Esteban Emilio Mosonyi ética y práctica médica Europa Eva Golinger Evo Morales extractivismo EZLN falso socialismo Fanzine Exilio Interior FARC fascismo Federación Anarquista Centroamericana y Caribeña Federación Anarquista Centroamericana y del Caribe Federación Anarquista de México Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) Felipe Pérez Martí Feria del libro anarquista Feria del Libro Independiente y Autogestionario Ferrominera Ferrominera Orinoco FIFA Filosofía Filosofía en la Ciudad Francisco Flaco Prada Frente Clasista Argimiro Gabaldón futbol brasil Gadafi Galsic Género Genocidio GLBIT Global Voices globalizacion en Venezuela golpe de Estado en Venezuela Grupo de Estudio y Trabajo Jesús Alberto Márquez Finol Guardia Nacional Bolivariana Guardianas de Chávez Gustavo Godoy Gustavo Rodríguez hacktivismo Heinz Dieterich Henrique Capriles hiperinflación Historia de Venezuela historia del anarquismo homicidios Homofobia Humano Derecho Humberto Decarli Humberto Márquez Humor ilustraciones imágen El Libertario indigenas ecuador indígenas en Argentina indígenas en Bolivia indígenas en Brasil indígenas en México indígenas en Perú indigenas en venezuela indígenas en Venezuela indígenas presos en Venezuela Indígenas Venezuela indìgenas y revolución bolivariana individualismo y anarquismo industria forestal en Chile industria petrolera inflación en Venezuela informática libertaria Informe situación indígenas en Venezuela Inseguridad Ciudadana en Venezuela Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela Irak Iris Varela Isbel Díaz Torres Israel izquierda antiautoritaria en Cuba izquierda antichavista izquierda en Venezuela James C. Scott Javier Gárate John Holloway Jorell Meléndez Jorge Videla jornadas de diversidad sexual Jornadas Magonistas Jose Manuel Delmoral Jose María Korta José María Korta José Quintero Weir José Rafael López Padrino Juan Carlos La Rosa la Justicia y los Derechos Humanos Laura Vicente LEEME CARACAS legado del chavismo Lexys Rendón Ley Antiterrorista Liber Forti Líber Forti liberacion animal liberación animal liberación humana libertad a los presos anarquistas libertad Bernhard Heidbreder libertad de expresión libertad de expresión en Venezuela libertad para detenidos en Lulea los Salarios y los Sindicatos lucha indígena en Colombia lucha indígena en Venezuela lucha revolucionaria lucha socio-ambiental luchas ambientales Venezuela luchas de los pueblos indígenas luchas de los trabajadores luchas de los trabajadores Venezuela luchas de mujeres luchas estudiantiles luchas indígenas en Venezuela luchas obreras luchas populares en Venezuela luciano pitronello Luis Carlos Díaz Luis Fuenmayor Toro Luis Rafael Escobar Ugas Luis Reyes Reyes Madres de Plaza de Mayo Madrid madurismo maestros manifestaciones manifestaciones en Venezuela manipulación mediática manipulación religiosa Manuales Manuel Castells Marc Saint-Upéry Marcela Masperó Marea Socialista María Esperanza Hermida Mario Antonio López mario gonzalez masa crítica Masacre de Cantaura Masacre de El Amparo Masacre de Haximú Masacre de Loma de León Masacre de Monte Oscuro masacre de San Vicente Masacre de Uribana medio ambiente medios comunitarios y alternativos de Venezuela medios de transporte alternativos megaminería Mercosur Mérida Mijaíl Martínez minería mineria en Venezuela minería en Venezuela Misiones Sociales MOC movilizacion en la planta muerte de neonatos en Venezuela mujeres anarquistas Mujeres Libres Mundial de Fútbol 2014 narcotráfico neoliberalismo Nicaragua nicolas maduro Nicolás Maduro Niñas y Adolescentes no a la concretera no a la extradicion de Bernhard Heidbreder no a las corridas de toros Nu-Sol objeción de conciencia Observatorio Venezolano de Conflictividad Social Occupy Wall Street Octavio Alberola organizacion nelson garrido Organización Nelson Garrido Origen de las Fuerzas Armadas en Venezuela Orlando Chirino Pablo Hernández Parra Paquete económico paramilitarismo paro universitario Parque Verde La Carlota patriarcado patriotismo Pedro Pablo Peñaloza Pelao Carvallo pelea de almohadas periódico anarquista Periódico Apoyo Mutuo periodico Bandera Negra periódico CNT Periódico El Amanecer Periódico El Libertario periódicos petróleo venezolano Picnic urbano poder y política en Latinoamérica poder y política en Venezuela poesía libertaria polarización en Venezuela Policía Nacional Bolivariana policías corruptos en Venezuela práctica anarquista prensa anarquista preso anarquista presos anarquistas presos políticos en Venezuela prision venezuela prisiones en venezuela proceso bolivariano producción agrícola protesta creativa protesta pacífica protestas contra el Mundial 2014 protestas en venezuela proyecto de reforma de la Ley de Conscripción y Alistamiento Militar pueblos originarios pugnas internas del chavismo Punk Latinoamericano punk veneziuela Quiteria Franco Rafael Ramírez Rafael Uzcátegui Raisa Urribarri Ramón Álvarez Ramón Carrizales Ramón Rodríguez Chacín Raúl Zibechi rebelion en venezuela recursos Red Latinoamericana Antimilitarista red Observatorio Crítico Red por los Derechos Humanos de Niños Red Protagónica Observatorio Crítico (OC) de la Revolución Cubana Regeneración Radio relaciones Cuba-EE.UU. relaciones de Venezuela con China relaciones de Venezuela con Colombia relaciones de Venezuela con Cuba relaciones de Venezuela con U$A relaciones entre la banca y chávez represión represión antianarquista represión en Colombia Represión en Cuba represion en Venezuela represión en Venezuela represión policial represion policial en Venezuela Repsol YPF resistencia indígena resistencia venezuela revista AL MARGEN revolución bolivariana Revolución ciudadana robert serra Roberto Yépez Rodolfo Montes de Oca Rodolfo Rico Roger Cordero Lara Rubén González Rubèn González Rusia Sacudón salario en venezuela salario mínimo en Venezuela San Cristóbal sanciones sancocho Santiago de Chile secuestro seguridad industrial semana pro presos anarquistas 2014 Servicio Militar Obligatorio sexismo sexualidad libre sicariato Sidor Sierra de Perijá Simón Rodríguez Porras sindicalismo situación agraria latinoamericana situación de la salud situación de los trabajadores en Venezuela situación del periodismo en Venezuela situación del sindicalismo en Argentina situación del sindicalismo en Venezuela situación político-social en Brasil situación político-social en la península ibérica situación político-social mexicana situación venezolana situation in Venezuela 2014 soberanía alimentaria en Venezuela Soberanía energética bolivariana Sociedad Homo et Natura Sociedad Homoetnatura Sofía Comuniello Sofía Esteves software libre solidaridad con Cuba Subcomandante Marcos Taller Libertario Alfredo López Tamoa Calzadilla Tarek William Saab tercerización en Venezuela terrorismo terrorismo cotidiano terrorismo de Estado en Colombia Testimonio represión Testimonios de la revolución cubana Todo por Hacer toma yukpa del TSJ Tomás Ibáñez torturas en Venezuela totalitarismo Trabajadores de la Chrysler trabajadores del Estado trabajadores en Argentina Transexuales Transfobia Transformando información en acción transición transnacionales chinas Transparencia Venezuela Transportes Camila Trasnacionales Tribunal Supremo de Justicia turquia Turquía tweets anarquistas Twitter UBV UCV ULA UNETE UNEY universidad central de venezuela Uribana Uruguay utopía Valles del Tuy Vaticano vegetarianismo Venevisión venezuela Venezuela bolivariana Venezuela protests in February 2014 Víctor Muñoz vidas anarquistas viento sin fronteras vigilia frente al TSJ violaciones a los derechos humanos violencia contra la mujer violencia contra niños Vivienda Vladimir Aguilar Williams Sanguino Wladimir Pérez Yaracuy Yendri Sánchez Zaida García Zapatistas Zara zona temporalmente autónoma Zulia