martes, 27 de agosto de 2013

USA: Una breve historia de las okupas de Nueva York

Arun Gupta
Traducción: Clayton Conn
Desinformemonos.org

El Museo del Espacio Urbano Retomado narra décadas de las okupas del Lower East Side. Ubicado en un local de la C-Squat, es una de las once okupas sobrevivientes que han hecho la paz con la ciudad.

Nueva York, Estados Unidos. Él me había advertido que no apareciera sin previo aviso, pero es fácil racionalizar estas cosas cuando estás tan ansiosa. Era 1999. Me quedé fuera de la okupa en el Lower East Side bramando “Laaaarrrreeee”. La molestia me valió la admisión en el edificio, aunque los ocupantes ilegales agrupados al frente me miraron con expresiones que decían “¿quién es este idiota?”.

Larry se puso lívido cuando entré en su apartamento. “¡No vuelvas a hacer eso otra vez, mierda!”, rugió. Pero en un instante aparecieron sus ojos sonrientes y dulcemente preguntó: “Ahora, ¿en qué puedo ayudarte?”.

Antes que Rudy Giuliani se convirtiera en alcalde en 1994, el barrio era seductoramente salvaje. La retirada de los servicios públicos, la epidemia del crimen y el abandono durante décadas de vivienda anteriores habían generado un movimiento multirracial de las asociaciones de vecinos, la construcción de tomas de posesión, jardines comunitarios y las instituciones pujantes como el Nuyorican Poets Cafe, el punk-céntrica ABC No Rio y las organizaciones de derechos de vivienda Good Old Lower East Side.


Nadie echa de menos a los ladrones, vendedores de drogas, o adictos que abiertamente se clavan agujas en sus brazos. Patologías sociales eran la última línea de defensa contra el capital, hasta que Giuliani utilizó su campaña de “calidad de vida” en contra de las personas sin hogar, potsmokers, los ciclistas y los pobres.

La transformación de los traficantes de heroína a traficantes de ostiones se ha completado, pero el pasado todavía se asoma a través del paisaje actual de las tabernas de imitación, fin-de-siecle bistros y gastronómico-bucólico.

El Museo de Espacio Urbano Retomado (Morus), ubicado en un local de la C-Squat, es una de las once okupas sobrevivientes que han hecho la paz con la ciudad. El museo pequeño, un homenaje al activismo local, contiene un viaje fotográfico a través de décadas de okupas, los jardines, la Masa Crítica, Reclaim the Streets y Occupy Wall Street. El co-fundador Bill DiPaolo lo llama “historia viva”, y evoca fielmente décadas de resistencia a un mercado oculto y su puño visible.

El tono es establecido por una de las primeras fotos, una imagen de un vehículo policial blindado con orugas de los tanques desplegados para desalojar a dos okupas en 1995. Como las fotos progresan, un reparto cambiante se enfrenta a la policía: las personas sin hogar que viven en Tompkins Square Park a principios de los años 80, su expresión desafiante, los punks de la calle y los ocupantes ilegales de los últimos años ochenta, Reclaim the Streets protestas de baile improvisado y la defensa del jardín comunitario en los años 90.

Los artefactos se agrupan temáticamente. Un cartón de huevos de bombas de semillas (12 dólares por docena), diseñados para ser lanzados en lotes abandonados para la guerrilla cosechadora, acompaña las fotos de la campaña que salvó a decenas de jardines de las excavadoras de Giuliani. La escalera cuenta la historia de la Masa Crítica, que popularizó el ciclismo en la ciudad de Nueva York dibujando miles de pedales pulsadores en las calles para los paseos mensuales, antes de ser aplastado por la policía en 2004. La sección de Occupy Wall Street cuenta con un signo liberado del Parque Zuccotti anunciando actividades ahora prohibidos -patinar, camping y acostarse. Cascos y uniformes de color azul oscuro adornados con parches “Squat Team” (juego de palabras de “SWAT Team” una unidad policial) cuelgan en la ventana delantera.

Las imágenes más cautivadoras son el arte y la gente: Jardinería pionera Adam Purple de pie encima de su “Jardín del Edén”, de árboles y plantas comestibles dispuestas en círculos concéntricos alrededor de un símbolo yin-yang en flor; una pareja negra a medio vestir en la Avenida A, acostada en un futón bajo una bandera de Estados Unidos; un coche abandonado cubierto con un graffiti en un lote abandonado con una alfombrada de follaje.

Aun teniendo en cuenta las limitaciones de espacio del museo, hay omisiones curiosas. La vivienda fue la lucha central, pero hay poca explicación de cómo los banqueros y los terratenientes utilizaron las finanzas y la zonificación para iniciar la desinversión, y a continuación, la gentrificación. El museo selecciona la Guerrilla Verde en 1978 como punto de partida y, además de una sección para honrar el trabajo de Chino García y Armando Pérez, excluye a los activistas de Puerto Rico de los años 60 y 70 que protagonizaron las primeras adquisiciones de construcción y crearon jardines, asociaciones de inquilinos, un revival de artes y de la comunidad y organizaciones ambientalistas. Algo de eso se trata en las visitas guiadas del barrio del Morus, pero la exposición parece reflejar la propia historia de DiPaolo. Él es el fundador y director de Times Up!, Una organización ambientalista de acción directa que dio lugar a una masa crítica, participó en Reclaim the Streets y Occupy Wall Street, y en la acción directa no violenta que conserva los jardines.

Aunque intenta presentar un cuadro de protesta eterna, el museo muestra la cambiante dinámica del Lower East Side. A través de las fotos pasan los años, las personas se vuelven más blancas, los espacios recuperados cambian de casas a jardines, de las ocupaciones a las protestas callejeras ambulantes y los manifestantes son cada vez más viejos y de clase media. Al final, los visionarios que proclamaron: “Vamos a construir una nueva sociedad en las cáscaras de lo viejo”, defienden soportes frágiles de bohemia, adaptándose a la monocultura invasiva de condominios, clubes y cafés. MoRUS paga 2 mil dólares de alquiler, una suma simbólica en comparación con los 15 mil o 20 mil dólares de renta de un hombre cercano al Yippie Cafe.

Desafortunadamente, MoRUS disminuye importancia a la vida cotidiana. La creatividad y la política sin ley atrae a los jóvenes que huyen de una sociedad de consumo hacia un semillero de escritores radicales, artistas, músicos y poetas, estudios y casas de juego, espectáculos punk y periódicos clandestinos, fiestas y festivales en parques y okupas

Los especuladores inmobiliarios sellaron el destino del Lower East Side capitalizando el potencial de comercialización de su propia cultura. Por otra parte, los esfuerzos para preservar esta cultura única fueron socavados por los punks y anarquistas que se oponían a los esfuerzos para domar los excesos, porque ese es “puto autoritario, hombre,” que permite bocazas, holgazanes y su consumo autodestructivo para enajenar aliados potenciales en las comunidades locales y los movimientos.

El Museo del Espacio Urbano Recuperado refleja la dualidad de un movimiento que tuvo su lucha como la única lucha, lo que limita su visión y audiencia, pero a pesar de todo logró ganarse espacio recuperado en el corazón del 1%.


Publicado el 26 de agosto de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos interesa el debate, la confrontación de ideas y el disenso. Pero si tu comentario es sólo para descalificaciones sin argumentos, o mentiras falaces, no será publicado. Hay muchos sitios del gobierno venezolano donde gustosa y rápidamente publican ese tipo de comunicaciones