domingo, 10 de marzo de 2013

Chavismo vs Socialismo


Grupo Clotario Blest

Claramente desde la trinchera proletaria y antiimperialista, contra toda la reacción de los "Capriles", creemos que es necesario abrir un debate sobre el real contenido de la llamada "Revolución Bolivariana". Tomamos aquí una nota de los compañeros del Cordón De Estudiantes Revolucionarios, que puntualiza la situación de la clase obrera venezolana bajo el régimen chavista.

Siendo una perspectiva bastante esquemática, creemos que ayuda a la comprensión de las tareas quel proceso venezolano, plantea a los revolucionario de América Latina. Los retrocesos que el régimen de Chávez ha importado a los trabajadores son los siguientes:

1º) Liquidación de la libertad sindical, con el artículo introducido en la Constitución de 1999 -”la mejor del mundo”, Chávez dixit-, que permite al Consejo Nacional Electoral (CNE) regir las elecciones sindicales y gremiales en todo el país. El CNE, en complicidad con el Ministerio del Trabajo, manipuló durante 14 años las elecciones sindicales como le dio la gana, creando innumerables sindicatos de maletín, logrando la atomización de las organizaciones del movimiento obrero venezolano. Existe una regimentación estatal de las centrales obreras creadas artificialmente.

2º) Eliminó las convenciones colectivas en casi todos las instituciones estatales (ministerios, empresas, etc.) Hubo una convención colectiva famosa, de los trabajadores del Metro de Caracas, ya acordada y firmada, que Chávez, manu militari, mandó a parar, eliminándola de un plumazo.

3º) En PDVSA, por ejemplo, los trabajadores petroleros pasaron de ser los mejores pagados del país -debido a conquistas logradas desde hace décadas mediante luchas sindicales durísimas-, a ser de los peor pagados del movimiento obrero venezolano. Y esto desde el año 2003, cuando el régimen echó a más de 20.000 trabajadores petroleros. Después de ese año, perdieron prácticamente todas las conquistas.

Es importante destacar que en movilizaciones importantes del movimiento obrero de las empresas básicas de Guayana, por reivindicaciones muy concretas, Chávez amenazó públicamente a los trabajadores, en cadenas de televisión y radio, con aplicarles la misma “medicina” que le aplicó a los trabajadores de PDVSA, sin que le “tiemble la mano”, y con “gas del bueno” -gas lacrimógeno de la “mejor calidad”-.


Han pasado nueve años y el régimen no les ha pagado las prestaciones sociales a los trabajadores echados de PDVSA, llegando al extremo de apropiarse del fondo de ahorro, de varios millones de dólares, propiedad de los trabajadores. Según el régimen se lo tienen bien merecido por “golpistas” y “traidores a la patria”.

4º) Introducción de la tercerización, mediante cooperativas -sin ningún derecho a prestaciones sociales y otros derechos laborales-, en muchas instituciones del Estado.

5º) En Venezuela existe el sicariato sindical y popular desde hace años. Para más detalles se puede buscar información en Internet. Por ejemplo, el PSL de Orlando Chirino ha sufrido el asesinato de ocho de sus dirigentes, mártires de la clase obrera venezolana.

6º) El régimen bonapartista ha formado grupos de choque, sicarios, en las empresas del estado, que en muchísimas oportunidades ha disuelto asambleas obreras a tiro limpio, con heridos y muertos.

7º) El régimen ha introducido artículos dentro del Código Procesal Penal que permite criminalizar las protestas obreras y populares. Hay varias centenas de dirigentes obreros con causas penales. El extremo de la criminalización fue la condena a prisión por siete años y medio del dirigente obrero Rubén González, de Ferrominera, por dirigir una huelga en defensa del Convenio Colectivo, incumplido hasta el infinito por la dirección de la empresa.

8º) El famoso “control obrero” de las empresas de Guayana, aplaudido por muchas organizaciones de la izquierda nacional e internacional, en realidad es un plan del régimen para lograr “obreros controlados”, como afirma Rubén González.

9º) En el plan de desarrollo de un “Estado Comunal”, el régimen propone acabar con los sindicatos, creando los “Consejos de trabajadores”, con control absoluto por parte del Estado.

Finalmente, queremos apuntar que el desarrollo de la revolución en Venezuela, dependerá de la capacidad de la clase obrera de expulsar del poder y expropiar a la burguesía. El llamado "socialismo" de Chávez, se acerca al de Perón o al iraní, vale decir alude a la fuerte presencia estatal en el aparato productivo, pero en modo alguno soslaya el carácter de clase, burgués, del régimen de que expresa. Mientras la burguesía venezolana siga en el poder, como sigue hasta hoy, la posiblidad de un golpe contrarrevolucionario y de una contraofensiva imperialista, seguirá a la orden del día.

1 comentario:

  1. Este libro me ayudó a entender hacia donde vamos y como debe ser nuestra lucha http://www.librosdeauno.com.ar/america-latina-y-el-caribe-construyendo-posiciones-comunes-en-politica-exterior.html

    ResponderEliminar

Nos interesa el debate, la confrontación de ideas y el disenso. Pero si tu comentario es sólo para descalificaciones sin argumentos, o mentiras falaces, no será publicado. Hay muchos sitios del gobierno venezolano donde gustosa y rápidamente publican ese tipo de comunicaciones