Con la tecnología de Blogger.

martes, 18 de junio de 2019

Debate (A) - Convirtiendo la sobriedad en arma: Anarquismo straight-edge contra la cultura de la intoxicación



Flower Bomb

Fuimos inducid@s a beber, yo entre el resto, y cuando las vacaciones se acabaron tod@s nos tambaleamos por nuestra inmundicia y, revolcándonos, tomamos un largo respiro, y nos fuimos a nuestros diversos campos de trabajo, sobre todo sintiéndonos bastante encantad@s de ir a donde nuestros amos artísticamente nos habían engañado para ir, con la creencia de que eso era la libertad, de vuelta otra vez a los brazos de la esclavitud. No era lo que habíamos tomado para serlo, ni lo que habría sido si no hubiésemos abusado. Se trataba de que era igual ser esclavo de un amo que ser esclavo del whiskey y del ron. Cuando el esclavo estaba borracho el esclavista no tenía miedo de que pudiese planear una insurrección, o de que pudiese escapar hacia el Norte. Era el esclavo sobrio, pensativo, el que fue peligroso y necesitó la vigilancia de su amo para mantenerle como un esclavo. – Frederick Douglass

La cultura de la intoxicación proporciona un entorno social normalizado para el escape tóxico. Esta forma específica de escapismo se centra en el abuso de sustancias y la embriaguez como métodos preferidos para aliviar el estrés emocional. A medida que la miseria de la esclavitud asalariada y la monotonía de la sociedad industrial crean un deseo temporal de escapar, la adicción es explotada para ganar capital. Esta motivación de lucro fabrica un paisaje para el ánimo (ya sea a través de la publicidad de las corporaciones o de las tradiciones sociales) la cual refuerza la cultura de la intoxicación como una norma social.
 

Yo he visto cómo la cultura de la intoxicación expande su esfera de influencia con la ayuda de la presión de grupo y de la propagación de la intoxicación vista como una actividad social placentera. Las realidades de adicción y muerte son a menudo excusadas tras la fachada de la glorificación o descartadas como meros “casos extremos”. Además, la red interconectada de sobredosis de drogas, adicción a la nicotina y alcoholismo hace malos puntos de venta. Para aquell@s que más se lucran con los productos que conllevan unas tasas de adicción más altas, la cultura de la intoxicación es una tienda de comestibles del beneficio, con una variedad de productos y marcas. Sus miembros se multiplican por un deseo de escapar así como también animad@s por la intoxicación como una forma de actividad social positiva. Y porque la cultura de la intoxicación existe en la sociedad como una fuerza socialmente dominante, el aislamiento social se convierte en una condena para much@s que eligen permanecer sobri@s. Una prueba de ésto se puede ver en lo común que se ha vuelto la cultura de la intoxicación dentro del ambiente anarquista, y en que existan tan pocas redes de apoyo para personas sobrias. Esto hace que socializar sea más difícil para l@s anarquistas que están combatiendo la adicción personalmente, quienes luego recaen debido a un apoyo inadecuado a su sobriedad por parte de amigu@s y del entorno social. Aquell@s que intentan superar una adicción a menudo se encuentran escogiendo entre una recaída socializada o una recuperación aislada.

Como anarquista, reconozco la relación entre el capitalismo, la cultura de la intoxicación y el Estado que meramente existe como una agencia que busca su regulación y dominación más que su eliminación. La “guerra contra las drogas” [en Estados Unidos] demuestra no ser nada más que una excusa para encarcelar individu@s siguiendo criterios racistas [1]. La cultura de la intoxicación a menudo se convierte en un arma principal para desmantelar movimientos mientras que sirve sistemáticamente como una forma de control social y distracción. El capitalismo requiere la subyugación total de la sociedad de masas, empezando por el individuo. A nivel individual, esto incluye – pero no se limita a – el sentimiento de inferioridad interiorizado, la autodestrucción y el desempoderamiento.

Es por estas razones que permanezco sobrio como una forma individual de negación del orden social de la intoxicación. Como anarquista, veo el straight-edge como un arma contra el intento del Estado de hacerme caer en una trampa de distracciones y autodestrucción tóxica. Mi sobriedad significa anticapitalismo: un molotov lanzado contra un coche de policía que pasa, un incendio que engulle un distrito financiero, un disturbio más allá de toda mesura.

Mi straight-edge es anarquista, en el nivel individual de reclamar y convertir en armas mi mente y mi cuerpo. Esto incluye mi capacidad para comunicarme sin la mediación de la embriaguez o de otros estados alterados. Quiero explorar interacciones sociales que florezcan y desafían los obstáculos de la ansiedad social sin la mediación política de la intoxicación. En la sobriedad, el miedo que mantiene como rehenes a las emociones puras es un miedo socialmente condicionado por la desconexión social y la alienación civilizada. Por muchas razones diferentes contextuales a cada individue, la mayoría de las personas son tímidas cuando se reúnen o interactúan con otr@s por primera vez, pero ésto permite iniciar un proceso de construcción de confianza y de lazos, dos cosas que son acortadas o eliminadas cuando están presentes sustancias que alteran el estado mental. La intoxicación, entonces, se convierte en el mediador de las interacciones sociales, tergiversando a menudo los intereses (sobrios) de l@s individu@s y en muchos casos volviéndose una herramienta de manipulación.

Los lubricantes sociales como el alcohol u otras sustancias para alterar la mente proporcionan una liberación temporal de la tensión y de los sentimientos del cautiverio de la represión emocional. Un sentido de la libertad distorsionado sigue a esta liberación; la libertad es concebida a través de las elecciones de cada un@ de consumir sustancias que alteran su mente junto con la libertad de cada un@ de comprarlas. Bajo el capitalismo, el acceso al alcohol, por ejemplo, está determinado por la edad. La edad se convierte en un identificador numérico para el privilegio; una distinción entre aquell@s que tienen la libertad de consumir y comprarlo y aquell@s que no pueden hacerlo legalmente. Esto materializa una jerarquía que privilegia a aquell@s socialmente reconocid@s como “adult@s” con el derecho a comprar y consumir alcohol. Aquell@s que no cumplen ese requisito de edad cargan con la burla social de ser “demasiado jóvenes” y por lo tanto son menospreciad@s en una sociedad capitalista dominada por el constructo social de la “adultez”. Esta jerarquía proporciona el envalentonamiento social y psicológico necesario para mantener el negocio con futures clientes; en teoría, la misma juventud que eventualmente entra en la edad adulta.

Mi anarquismo straight-edge se posiciona contra la legitimidad asumida de la cultura de la intoxicación también como un marcador de un valor social basado en la edad. En la juventud hay anarquía en el valiente acto de convertirse en individualidad no definida por la cultura de la intoxicación. Para la juventud que rechaza asimilarla bajo la presión de grupo, hay anarquía en el incendio provocado en la jerarquía de valores sociales determinados por la cultura de la intoxicación. La anarquía comienza con el individuo, con la elección individual de conformarse con una cultura o desafiarla. El straight-edge es la negación individual de la cultura de la intoxicación, posicionándose por sí misma contra una sociedad de presión de grupo que ayuda al capitalismo en su búsqueda de beneficios a partir de las adicciones y del uso de sustancias. Desde esta perspectiva, mi straight-edge es un rechazo basado en mi juventud a ser asimilado en una madurez adulta definida por el derecho legal a consumir tóxicos. Desde un punto de vista anarquista, el straight-edge es una rebelión individual no gobernada por la cultura de la intoxicación.

Como el plástico y los dispositivos tecnológicos que nos cautivan con adicciones a las altas tecnologías, la cultura de la intoxicación infunde la adicción a la muerte. Los efectos entumecedores de la realidad artificial que nos distrae con pantallas retroiluminadas se parecen a los de las drogas que producen realidades y percepciones artificiales temporales en las cuales perdernos. La destrucción ecológica causada por la extracción de materias primas para mantener la sociedad tecnoindustrial va en paralelo al agotamiento de los nutrientes del suelo y al uso químico de pesticidas, fertilizantes y reguladores de crecimiento para la agricultura del tabaco. La muerte de los ecosistemas es el resultado de mercantilizar una demanda popular creciente motivada por la adicción, ya sea a través de la deforestación o la minería extrayendo, refinando y purificando metales o petróleo para hacer funcionar dispositivos tecnológicos, o a través del fuerte consumo de energía y agua, la contaminación y los residuos sólidos o disueltos en el agua, subproductos y emisiones tóxicas para fabricar bebidas alcóholicas.

La rendición del individuo a la homogenización del consumo tecnológico de masas comparte otro rasgo en común con la cultura de la intoxicación: la presión de grupo. Por ejemplo, con el fin de mantenerse comunicad@s con un círculo social de población general, ciertos dispositivos tecnológicos deben ser adquiridos y utilizados. Sin ellos, l@s individu@s cargancon el aislamiento social. El capitalismo requiere de la participación masiva con el fin de obtener el máximo beneficio posible con los productos vendidos, ya sean productos relacionados con la cultura de la intoxicación o con la tecnología. La sociedad tecnoindustrial que condiciona nuestras fijaciones con plásticos y dispositivos de alta tecnología está interconectada con la búsqueda capitalista de adicciones al mercado. Desde esta perspectiva, para mí el anarquismo straight-edge es un salvajismo hostil a las cualidades apaciguadoras de la adicción tecnológica, la intoxicación y el abuso de sustancias.

Mi anarquía es un rechazo feral a una sociedad capitalista en su lecho de muerte en la que la vida es convertida en una cultura de espectáculos e imaginarios en alta definición mercantilizada para su consumo. Rechazo ser sometido por la llamada de nuevos gadgets e intoxicaciones, ambos elementos para la ingeniería social de las jerarquías del status de clase y popularidad. Más que buscar la vida pura en momentos temporales de escape, yo prefiero la vida pura encontrada en la rebelión permanente, la destrucción material del mundo capitalista de miseria que crea el deseo por el escapismo tóxico y tecnológico.

Como anarquista, rechazo tranquilizar con la embriaguez el caos de mi placer. Exalto la vida con vehemencia contra las cualidades apaciguadoras de la marihuana, la cancerígena adicción al tabaco y la anestesia "correccional" de la medicación psiquiátrica [2]. Las realidades basadas en la intoxicación de la pobreza, la adicción y la muerte motivan mi deseo personal de permanecer sobrio y apoyando a aquellas personas que luchan. Mientras exista, mi sobriedad se mantendrá como un arma contra el capitalismo, un arma que no puede ser confiscada por la conformidad social esencial para una cultura de la intoxicación. Hacia la revuelta individual y una práctica straight-edge anarquista, ¡straight-edge significa ataque!

Notas

[1] Sobre la relación entre la "guerra contra las drogas" y la represión policial contra comunidades racializadas recomendamos el fanzine "Droga es Racismo: Recopilación de Textos de Personas No-Blancas Contra las Drogas" que se puedeencontrar en PDF aquí: https://distripolaris.noblogs.org/files/2016/08/Droga-es-racismo.pdf. Por otra parte, añadiríamos a la reflexión que creemos que los criterios no son sólo racistas sino también, evidentemente, de clase, pues ciertas drogas también se utilizaron históricamente (y se siguen utilizando) para criminalizara la pobreza, fomentar el canibalismo social desestructurando sus comunidades, anular su capacidad organizativa y justificar un incremento de la represión y el control allá donde unas contradicciones más agudas hacían más patente el conflicto de clases.

[2] Aquí creemos necesarios algunos matices. En el texto, se trata la medicación psiquiátrica en unos términos que no compartimos del todo, y si bien estamos de acuerdo en que los psicofármacos han sido y son usados con fines represivos y "correctivos" dentro de las instituciones del autodenominado "sistema de salud mental" y somos conscientes del hecho de que, en general, la industria farmacéutica no es más que un cruel negocio que trafica con nuestra salud y que a menudo lejos de facilitarnos remedios reales lo que hace es rentabilizar nuestro malestar y obstaculizar la búsqueda de un autoconocimiento de los cuerpos que nos permita cuidar nuestra salud de manera natural y horizontal, tampoco podemos obviar que hemos tenido personas en nuestro entorno cuyo sufrimiento psíquico era mucho más complejo que los análisis simplistas que se suelen contraponer desde la anti psiquiatría al discurso biomédico oficial, y que en determinados momentos encontraron una gran ayuda en la medicación. No pretendemos glorificar los psicofármacos, como decimos compartimos en gran medida la crítica que hace el texto y también sabemos que con frecuencia si una persona acaba recurriendo a la medicación psiquiátrica es porque no existe una red de cuidados lo suficientemente fuerte y capacitada para acompañar y tratar sus problemas sin necesidad de pastillas (y aquí también urge hacer autocrítica), pero pensamos que es el individuo sufriente quien en todo caso debe decidir si medicarse o no, porque es quien ha de convivir con lo que sucede en su cabeza, sin que juzguemos sus decisiones, sus límites o sus capacidades.

[Tomado de la edición del texto en formato de folleto, accesible en https://distripolaris.noblogs.org/files/2018/11/Sobriedad-Arma.pdf.]


1 comentario:

  1. Jamás había leído ni escuchado una declaración tan coherente y representativa de estas ideas que vagaban inconexas en mi pensamiento. Comparto y aplaudo estas fuertes declaraciones.

    ResponderEliminar

Nos interesa el debate, la confrontación de ideas y el disenso. Pero si tu comentario es sólo para descalificaciones sin argumentos, o mentiras falaces, no será publicado. Hay muchos sitios del gobierno venezolano donde gustosa y rápidamente publican ese tipo de comunicaciones.

Ser gobernado es...

Charla: El Anarquismo en América Latina

Seguidores

Etiquetas

@kRata (comic) `Sabino Romero 10deLuluncoto 18 años El Libertario 1º de Mayo 27 de febrero 4 de febrero Aana Wainjirawa abajo los muros de las prisiones Abdicación del rey de España abolicionismo Aborto abstencion Abstención abstención electoral abuso militar en Venezuela abuso policial abuso sexual niños Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat acampada Acampadas acción directa anarquista Acción Directa Autogestiva Accion directa no violenta Acción Ecológica Acción Libertaria actividades activismo actualidad del anarquismo Acuerdo Venezuela China adecos chavistas agresiones en Venezuela agresiones a sindicalistas en Venezuela agroecología Agustín García Calvo Alan Furth Alan Moore Albert Camus Alberto Acosta Alcedo Mora Alejandro Álvarez Alentuy Alexander Luzardo Alfonso "el Set@" Alfredo Bonanno Alfredo Vallota Alí Moshiri Alí Primera Alí Rodríguez Araque alternativa Alternativa Antimilitarista Alto costo de la vida Alvaro García Linera Amador Fernández-Savater América Latina Américo Alejandro Balbuena Aministía Internacional Amnistía Internacional Amnistía Internacional Venezuela Amor amor libre Amor y Rabia análisis análisis anarquista sobre Venezuela análisis asamblea nacional análisis conflicto con Colombia análisis de izquierda Venezuela análisis de la revolución bolivariana análisis económico análisis reformas en Cuba análisis sobre Venezuela anarchico anarchism anarchism kurdistan anarchism venezuela anarcofeminismo anarcopunk venezuela anarquismo a la venezolana anarquismo básico anarquismo caracas Anarquismo en América Latina anarquismo en Argentina anarquismo en barquisimeto anarquismo en Francia Anarquismo en México anarquismo en Perú anarquismo en rusia anarquismo en Uruguay Anarquismo en Venezuela Anarquismo es movimiento anarquismo hoy anarquismo ilegalista Anarquismo social anarquismo suiza anarquismo venezuela anarquismo vs. Estado anarquismo y cárceles anarquismo y comunicación anarquismo y derecho anarquismo y ecología anarquismo y educación anarquismo y literatura anarquismo y luchas sociales anarquismo y marxismo anarquismo y nacionalismo anarquismo y planificación urbana Anarquismo y política Anarquismo y Postestructuralismo anarquismo y religión anarquismo y violencia anarquismo zulia anarquistas anarquistas caracas Anarquistas contra el muro anarquistas de Alemania anarquistas de Brasil anarquistas de Chile anarquistas de Cuba anarquistas de México Anarquistas de Temuco anarquistas de Turquía anarquistas en Bolivia anarquistas en Colombia anarquistas en Costa Rica anarquistas en Cuba anarquistas en El Salvador anarquistas en Paraguay anarquistas en Venezuela anarquistas presos anarquistas solidarios con los yukpa anarquistas ucv anarquistas y prisiones Andreas Speck Ángel Cappelletti anonymous venezuela antiimperialismo antimilitarismo antimilitarismo anarquista Antonio Ledezma Antonio Pasquali Antonio Serrano antropología Antulio Rosales Anzoátegui apagones apoyo a El Libertario apoyo internacional al chavismo apoyo internacional al madurismo APPO Archivo Histórico del Anarquismo en Venezuela armamentismo Armando Chaguaceda Armando Guerra Armando Investiga Armando la Resistencia arte callejero arte y anarquismo artistas asesinato de estudiantes asesinatos de manifestantes Asier Guridi Asilo y refugio ataques contra defensores de derechos humanos ataques contra defensores de derechos humanos en Venezuela ataques contra el movimiento anarquista ataques contra el movimiento popular en Venezuela ataques libertad de expresión autodefensa autogestion autogestión Autonomía autonomía de los movimientos sociales autonomía universitaria autoritarismo burocratico en Cuba Barquisimeto Bernhard Heidbreder biblioteca anarquista bicentenario bakunin bicicletas biciescuela urbana bienes comunes brutalidad policial Buenaventura Durruti Buenos Aires calentamiento global Cambiar el mundo sin tomar el poder Cambio Climático cambio social Campaña contra la Criminalización del Anarquismo capitalismo y medio ambiente caracas Carlos Crespo Carlos Crespo Flores Carmen García Guadilla Casa de la Mujer "Juana la Avanzadora" de Maracay Casa de la Mujer Juana la Avanzadora de Maracay Centro de Derechos Humanos UCAB chavismo y religiosidad popular chile ciberactivismo ciclismo urbano ciclo guerrilla urbana ciencia y tecnología en Venezuela Civetchi CNT Coalicion Anarquista y Libertaria de Porto Alegre Coalición Venezolana de Organizaciones LGBTI Colombia comercio de armas comic comics comida vegetariana Comitê Popular da Copa 2014 Comites de Defensa de la Revolución compra de armas concretera caracas concretera de chuao Concretera la carlota conflicto universitario conflicto yukpa consecuencias ambientales explotación petrolera en Venezuela contaminación ambiental contaminación PDVSA Cooperativismo cooptación de movimientos sociales cooptación medios alternativos Venezuela CORPOELEC Correo A coyuntura mexicana 2012 coyuntura venezolana 2010 coyuntura venezolana 2012 coyuntura venezolana 2013 coyuntura venezolana 2014 coyuntura venezolana 2015 coyuntura venezolana 2016 criminalización de la protesta en Colombia criminalización de la protesta en Venezuela Criminalización de los pueblos indígenas crisis agropecuaria en Venezuela crisis económica en Venezuela crisis economica venezuela crítica anarquista al marxismo crítica de izquierda al chavismo críticas de izquierda al madurismo críticas revolucionarias a Rafael Ramírez Cuba Libertaria Cuba Libertaria 22 Daniel Ortega Daniel Pinos deforestación delimitación de tierras indígenas demarcación de territorios indígenas demarcación de tierras en Venezuela deporte y anarquia deporte y capitalismo derecho a la manifestación derecho a la protesta desabastecimiento desaparecidos en Argentina desaparecidos en México desaparecidos en Venezuela desarrollo científico-tecnológico desencanto en el chavismo despidos injustificados detenciones difusión anarquista Douglas Bravo ecologismo ecologismo en Venezuela economía educación en Venezuela Ejército Venezolano Eliseo Reclus Emma Goldman endeudamiento Enfermedad Hugo Chávez equidad de género en Venezuela Erick Benítez Escritos de Domingo Alberto Rangel Espacio Público Estado y corrupción en Venezuela Estado y economía en Venezuela Esteban Emilio Mosonyi ética y práctica médica Europa Eva Golinger Evo Morales extractivismo EZLN falso socialismo Fanzine Exilio Interior FARC fascismo Federación Anarquista Centroamericana y Caribeña Federación Anarquista Centroamericana y del Caribe Federación Anarquista de México Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) Felipe Pérez Martí Feria del libro anarquista Feria del Libro Independiente y Autogestionario Ferrominera Ferrominera Orinoco FIFA Filosofía Filosofía en la Ciudad Francisco Flaco Prada Frente Clasista Argimiro Gabaldón futbol brasil Gadafi Galsic Género Genocidio GLBIT Global Voices globalizacion en Venezuela golpe de Estado en Venezuela Grupo de Estudio y Trabajo Jesús Alberto Márquez Finol Guardia Nacional Bolivariana Guardianas de Chávez Gustavo Godoy Gustavo Rodríguez hacktivismo Heinz Dieterich Henrique Capriles hiperinflación Historia de Venezuela historia del anarquismo homicidios Homofobia Humano Derecho Humberto Decarli Humberto Márquez Humor ilustraciones imágen El Libertario indigenas ecuador indígenas en Argentina indígenas en Bolivia indígenas en Brasil indígenas en México indígenas en Perú indigenas en venezuela indígenas en Venezuela indígenas presos en Venezuela Indígenas Venezuela indìgenas y revolución bolivariana individualismo y anarquismo industria forestal en Chile industria petrolera inflación en Venezuela informática libertaria Informe situación indígenas en Venezuela Inseguridad Ciudadana en Venezuela Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela Irak Iris Varela Isbel Díaz Torres Israel izquierda antiautoritaria en Cuba izquierda antichavista izquierda en Venezuela James C. Scott Javier Gárate John Holloway Jorell Meléndez Jorge Videla jornadas de diversidad sexual Jornadas Magonistas Jose Manuel Delmoral Jose María Korta José María Korta José Quintero Weir José Rafael López Padrino Juan Carlos La Rosa la Justicia y los Derechos Humanos Laura Vicente LEEME CARACAS legado del chavismo Lexys Rendón Ley Antiterrorista Liber Forti Líber Forti liberacion animal liberación animal liberación humana libertad a los presos anarquistas libertad Bernhard Heidbreder libertad de expresión libertad de expresión en Venezuela libertad para detenidos en Lulea los Salarios y los Sindicatos lucha indígena en Colombia lucha indígena en Venezuela lucha revolucionaria lucha socio-ambiental luchas ambientales Venezuela luchas de los pueblos indígenas luchas de los trabajadores luchas de los trabajadores Venezuela luchas de mujeres luchas estudiantiles luchas indígenas en Venezuela luchas obreras luchas populares en Venezuela luciano pitronello Luis Carlos Díaz Luis Fuenmayor Toro Luis Rafael Escobar Ugas Luis Reyes Reyes Madres de Plaza de Mayo Madrid madurismo maestros manifestaciones manifestaciones en Venezuela manipulación mediática manipulación religiosa Manuales Manuel Castells Marc Saint-Upéry Marcela Masperó Marea Socialista María Esperanza Hermida Mario Antonio López mario gonzalez masa crítica Masacre de Cantaura Masacre de El Amparo Masacre de Haximú Masacre de Loma de León Masacre de Monte Oscuro masacre de San Vicente Masacre de Uribana medio ambiente medios comunitarios y alternativos de Venezuela medios de transporte alternativos megaminería Mercosur Mérida Mijaíl Martínez minería mineria en Venezuela minería en Venezuela Misiones Sociales MOC movilizacion en la planta muerte de neonatos en Venezuela mujeres anarquistas Mujeres Libres Mundial de Fútbol 2014 narcotráfico neoliberalismo Nicaragua nicolas maduro Nicolás Maduro Niñas y Adolescentes no a la concretera no a la extradicion de Bernhard Heidbreder no a las corridas de toros Nu-Sol objeción de conciencia Observatorio Venezolano de Conflictividad Social Occupy Wall Street Octavio Alberola organizacion nelson garrido Organización Nelson Garrido Origen de las Fuerzas Armadas en Venezuela Orlando Chirino Pablo Hernández Parra Paquete económico paramilitarismo paro universitario Parque Verde La Carlota patriarcado patriotismo Pedro Pablo Peñaloza Pelao Carvallo pelea de almohadas periódico anarquista Periódico Apoyo Mutuo periodico Bandera Negra periódico CNT Periódico El Amanecer Periódico El Libertario periódicos petróleo venezolano Picnic urbano poder y política en Latinoamérica poder y política en Venezuela poesía libertaria polarización en Venezuela Policía Nacional Bolivariana policías corruptos en Venezuela práctica anarquista prensa anarquista preso anarquista presos anarquistas presos políticos en Venezuela prision venezuela prisiones en venezuela proceso bolivariano producción agrícola protesta creativa protesta pacífica protestas contra el Mundial 2014 protestas en venezuela proyecto de reforma de la Ley de Conscripción y Alistamiento Militar pueblos originarios pugnas internas del chavismo Punk Latinoamericano punk veneziuela Quiteria Franco Rafael Ramírez Rafael Uzcátegui Raisa Urribarri Ramón Álvarez Ramón Carrizales Ramón Rodríguez Chacín Raúl Zibechi rebelion en venezuela recursos Red Latinoamericana Antimilitarista red Observatorio Crítico Red por los Derechos Humanos de Niños Red Protagónica Observatorio Crítico (OC) de la Revolución Cubana Regeneración Radio relaciones Cuba-EE.UU. relaciones de Venezuela con China relaciones de Venezuela con Colombia relaciones de Venezuela con Cuba relaciones de Venezuela con U$A relaciones entre la banca y chávez represión represión antianarquista represión en Colombia Represión en Cuba represion en Venezuela represión en Venezuela represión policial represion policial en Venezuela Repsol YPF resistencia indígena resistencia venezuela revista AL MARGEN revolución bolivariana Revolución ciudadana robert serra Roberto Yépez Rodolfo Montes de Oca Rodolfo Rico Roger Cordero Lara Rubén González Rubèn González Rusia Sacudón salario en venezuela salario mínimo en Venezuela San Cristóbal sanciones sancocho Santiago de Chile secuestro seguridad industrial semana pro presos anarquistas 2014 Servicio Militar Obligatorio sexismo sexualidad libre sicariato Sidor Sierra de Perijá Simón Rodríguez Porras sindicalismo situación agraria latinoamericana situación de la salud situación de los trabajadores en Venezuela situación del periodismo en Venezuela situación del sindicalismo en Argentina situación del sindicalismo en Venezuela situación político-social en Brasil situación político-social en la península ibérica situación político-social mexicana situación venezolana situation in Venezuela 2014 soberanía alimentaria en Venezuela Soberanía energética bolivariana Sociedad Homo et Natura Sociedad Homoetnatura Sofía Comuniello Sofía Esteves software libre solidaridad con Cuba Subcomandante Marcos Taller Libertario Alfredo López Tamoa Calzadilla Tarek William Saab tercerización en Venezuela terrorismo terrorismo cotidiano terrorismo de Estado en Colombia Testimonio represión Testimonios de la revolución cubana Todo por Hacer toma yukpa del TSJ Tomás Ibáñez torturas en Venezuela totalitarismo Trabajadores de la Chrysler trabajadores del Estado trabajadores en Argentina Transexuales Transfobia Transformando información en acción transición transnacionales chinas Transparencia Venezuela Transportes Camila Trasnacionales Tribunal Supremo de Justicia turquia Turquía tweets anarquistas Twitter UBV UCV ULA UNETE UNEY universidad central de venezuela Uribana Uruguay utopía Valles del Tuy Vaticano vegetarianismo Venevisión venezuela Venezuela bolivariana Venezuela protests in February 2014 Víctor Muñoz vidas anarquistas viento sin fronteras vigilia frente al TSJ violaciones a los derechos humanos violencia contra la mujer violencia contra niños Vivienda Vladimir Aguilar Williams Sanguino Wladimir Pérez Yaracuy Yendri Sánchez Zaida García Zapatistas Zara zona temporalmente autónoma Zulia