Con la tecnología de Blogger.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Mujeres en los ejércitos: Un presente patriarcal y venenoso a la liberación femenina


Fernando Hernández H.

… La presencia femenina en un espacio tan tradicionalmente masculino ha sido vista por algunos como un logro, una conquista necesaria en el proceso de emancipación de las mujeres. Para la profesora del CSIC Valentina Fernández Vargas, por lo menos, se trata de una «conquista enorme», una verdadera ruptura sociológica que se ha traducido en «la desaparición del reparto de papeles del hombre como guerrero y la mujer como madre y esposa de guerreros. Una militar tiene la obligación, llegado el caso, de matar. Ésa es la gran ruptura».

Sin defender la imposición de barreras a la incorporación de las mujeres al ejército, cabe preguntarse, sin embargo, qué puede tener de positivo ingresar en una institución en la que el asesinato no sólo es legal, sino obligado, y que constituye el epítome de los valores patriarcales. Si más arriba Victoria Sau criticaba un modelo de masculinidad dominante definido por la agresividad, como parte de un sistema histórico patriarcal que ha llegado hasta nuestros días... ¿qué puede decirse de la principal institución legitimadora de la violencia? Una institución edificada sobre el concepto de Enemigo, de la exclusión violenta del Otro, regida por la lógica binaria del militarismo, tan amiga de disciplinas y jerarquías como hostil al diálogo y a las mediaciones. Una institución, en fin, culpable de las guerras de las que tan mal paradas han salido siempre las mujeres, en proporción inversa a su escasa participación en la organización y ejecución de las mismas.

Algunas lecturas de la actual presencia femenina en el ejército desvelan precisamente ese profundo carácter patriarcal mal que bien disimulado tras una fachada de progresía y aires nuevos. Reina Ruiz, del grupo de mujeres del Movimiento de Objeción de Conciencia, encontró en su día varios factores que explicaban la apertura del ejército a las mujeres —con el primer paso legal dado en 1988— que el tiempo ha ido verificando. Uno de ellos era el escaso prestigio social de la institución militar, de resonancias claramente franquistas, algo bastante evidente durante los primeros años de la democracia en España. Basta para ello repasar las diferentes citas del «manual de formación militar y moral» del soldado recogidas al principio de este capítulo, y pensar en que todavía en 1978 —en plena Transición— los soldados eran adoctrinados en semejante pensamiento. Un prestigio que se veía además erosionado por la incipiente contestación de objetores de conciencia e insumisos, que con el tiempo llegarían a cuestionar y hacer inviable el modelo de reclutamiento forzoso:
«En el intento por mejorar la dañada imagen, tanto de la profesión militar como del ejército en sí, éste no duda en utilizar a la mujer para ofrecer una nueva fachada, más democrática, más europea, más acorde con los tiempos que corren. Al mismo tiempo, abre sus puertas a un importante colectivo —el 52 por ciento de la población— que podría resolver el mencionado problema de la carencia de existencias.»

En el texto al que pertenece esta cita, publicado en 1990, Reina Ruiz no concedía demasiada importancia a un hipotético problema de carencia de efectivos en un futuro próximo para el ejército español. Normal. Ni ella ni nadie, y mucho menos los Gobiernos socialistas de aquel tiempo, podían imaginarse que apenas seis años después el servicio militar caería herido de muerte por el imparable aumento de objetores de conciencia e insumisos, como una expresión más del descrédito social en el que había caído por anacrónico e impopular. Una vez decidido el fin de la mili en 1996 por el primer Gobierno Aznar, se abrió un delicado período de transición durante el cual fue necesario compensar el drástico descenso de los mozos de reemplazo con la incorporación de tropa profesional. Y fue precisamente a partir de ese momento cuando el ingreso de las mujeres se tornó tan necesario como urgente. Hasta el punto de que, hacia 1998, no fueron pocas las voces que apuntaron que la afluencia femenina había salvado el proceso de profesionalización de las fuerzas armadas; en la tercera convocatoria de plazas de aquel año, casi el 20% de los solicitantes fueron mujeres, con un incremento del 61,8% respecto al año anterior.

Durante aquellos primeros años, sin embargo, la incorporación femenina era todavía tan exigua, en términos absolutos, que poco pudo hacer para parchear el problema de la bajísima ratio de aspirantes por  plaza. Más efectividad tuvo si cabe la manipulación de sus imágenes con el fin de embellecer el aspecto de las nuevas fuerzas profesionales y estimular de esa forma el ingreso de los varones, una táctica patriarcal cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos. La abrumadora presencia de atractivas y sonrientes militares en carteles y folletos del Ministerio de Defensa —en los que dilapidó una fortuna— no podía contrastar más con su verdadero peso en la composición del contingente. La imagen de las mujeres, irónicamente, sirvió de cebo para atraer a unos potenciales soldados mayoritariamente masculinos, y sobre todo para maquillar la imagen del ejército y desembarazarlo de su aureola carca y franquista. La institución patriarcal por excelencia no sólo recurrió a las mujeres para parchear sus efectivos, sino que manipuló además su imagen con el mismo fin, reflejando con fidelidad, lejos de combatirla, la situación general de discriminación que socialmente seguían padeciendo.

Transcurrido un número suficiente de años para efectuar un balance, el resultado de todo este proceso no ha podido menos que decepcionar a sus impulsores. El boom de la incorporación de las mujeres al ejército parece haber tocado techo. Si en el año 2001 ingresaron unas dos mil mujeres, entre enero y septiembre del año siguiente sólo lo habían hecho poco más de la mitad. Fuentes militares atribuían el dato, entre otras razones, a la dificultad de conciliar la vida en el ejército con la maternidad. La teniente que en 1998 acudió a los tribunales para defender los derechos laborales que legalmente le correspondían como madre en período de lactancia, y cuyo caso saltó varios años después a la prensa, confirmaría sin duda esa versión. El general que representaba al Ministerio de Defensa, su oponente en el juicio, no dudó en acusarla de «falta de espíritu militar», señalando que por encima del derecho a la protección familiar —que consideraba de «segundo orden»— estaba «el derecho y el deber de defender a España». Además, cuando una vez agotada la vía judicial la teniente trasladó su problema a una diputada, el mismo general la acusó de «deslealtad»: como si hubiera traicionado el pacto de silencio de una mafia.

¿Una manifestación más del discurso patriarcal presente en una institución famosa por su insensibilidad y por su obsesión por la jerarquía y la disciplina? Ojalá todas fueran de ese tipo. En mayo de 2000, en el campamento de El Piornal, en Cáceres, la soldada de infantería Dolores Quiñoa fue obligada a desnudarse y violada por su teniente. Probablemente el suceso jamás habría trascendido si sus indignados compañeros de unidad, saltándose el reglamento militar, no se hubieran amotinado como protesta, dándose de baja uno a uno para solidarizarse con ella. Aquel acto de rebelión colectiva animó a Quiñoa a presentar una denuncia contra el oficial. Pese a todo, sólo la filtración del incidente a la televisión y a la prensa, en noviembre de 2002, con la consiguiente expectación suscitada, hizo posible la tramitación de la denuncia, que hasta entonces había quedado bloqueada por la burocracia judicial militar. Si algo demuestra este caso es que la propia estructura del ejército es el lugar ideal, en tanto compartimento estanco cerrado a la sociedad —a la mirada y a la crítica del público— para que se produzcan abusos de este tipo y para que sus perpetradores salgan impunes. Frente al silencio ordenado bajo amenazas por el teniente violador, invocando el sagrado deber de la disciplina y el acatamiento de la autoridad, la soldado Quiñoa sólo pudo contar con la desobediencia y la rebelión solidaria de sus propios compañeros, valores completamente ajenos al universo patriarcal y militarista.

Otro de los síntomas de que el proceso de incorporación femenina, por debajo de las triunfalistas declaraciones de los responsables de Defensa durante los primeros años, está acusando graves dificultades, es un preocupante dato que sólo se ha sabido en fechas muy recientes. Entre 1991 y 2000, 1.072 mujeres militares solicitaron baja por depresión, la gran mayoría en el Ejército de Tierra, en el que durante el período 1996-2000 llegaron a darse de baja hasta 897 mujeres.  Además, del total de bajas, 481 se dieron solamente en un año, el 2000: casi una de cada cinco. Las motivaciones son múltiples. La Oficina del Defensor del Soldado ha llamado la atención sobre las penosas condiciones laborales, a salvo de cualquier fiscalización. No por casualidad los militares carecen de los derechos de sindicación, manifestación y huelga, contradictorios con la sumisión y la disciplina como valores sumos del estamento. Otras bajas de mujeres están relacionadas con problemas de acoso sexual por parte de sus mandos, una órbita en la que son una ínfima minoría, con un 1,5% del total. Dado el carácter cerrado de la institución, no sería extraño que se estuviera produciendo algo parecido a lo ocurrido con el ejército belga, uno de los primeros en profesionalizarse en Europa, tras el británico. Un informe secreto publicado en el año 2000 desveló que nueve de cada diez mujeres militares sufrían acoso sexual. De las encuestadas, un 92,5% confesaba haber sufrido este tipo de acoso por parte de sus compañeros, un 36% declaraba haber sido víctima de tocamientos y un 1,3% denunciaba haber sido violada.

¿Es posible un ejército sin discriminación sexual, sin acoso, sin violaciones dentro de sus propias filas? El hermetismo de la institución, impermeable a todo control público, hace pensar lo contrario. En todo caso, conviene no perder de vista la finalidad última del organismo militar, su proyección hacia fuera: la perpetuación de la cultura de la violencia como único medio de resolución de los conflictos, perjudicial tanto para los hombres como para las mujeres. Por lo que se refiere al joven ejército profesional español, cabe preguntarse quién ha salido realmente beneficiado de la «enorme conquista» que, según algunos, ha significado el ingreso de las mujeres en el mismo. De momento, esto es seguro, el propio ejército. En cuanto a las mujeres, y recogiendo la anterior cita de Valentina Fernández Vargas... ¿qué ventaja puede haber en adquirir el derecho a la obligación de matar? Ninguna. Ni para las mujeres ni para los hombres. Lo deseable sería no solamente que ellas no se incorporaran a una institución esencialmente patriarcal y militarista, sino que ellos , cuestionando y redefiniendo el modelo de masculinidad en que han sido educados, desertaran de la misma, la vaciaran por dentro.

[Texto extraído de la obra Miseria del militarismo. Una crítica del discurso de lla guerra, que en su edición completa está disponible en  https://dl.dropboxusercontent.com/u/76330204/Miseria%20del%20militarismo.pdf.]


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos interesa el debate, la confrontación de ideas y el disenso. Pero si tu comentario es sólo para descalificaciones sin argumentos, o mentiras falaces, no será publicado. Hay muchos sitios del gobierno venezolano donde gustosa y rápidamente publican ese tipo de comunicaciones.

Ser gobernado es...

Charla: El Anarquismo en América Latina

Seguidores

Etiquetas

@kRata (comic) `Sabino Romero 10deLuluncoto 18 años El Libertario 1º de Mayo 27 de febrero 4 de febrero Aana Wainjirawa abajo los muros de las prisiones Abdicación del rey de España abolicionismo Aborto abstencion Abstención abstención electoral abuso militar en Venezuela abuso policial abuso sexual niños Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat acampada Acampadas acción directa anarquista Acción Directa Autogestiva Accion directa no violenta Acción Ecológica Acción Libertaria actividades activismo actualidad del anarquismo Acuerdo Venezuela China adecos chavistas agresiones en Venezuela agresiones a sindicalistas en Venezuela agroecología Agustín García Calvo Alan Furth Alan Moore Albert Camus Alberto Acosta Alcedo Mora Alejandro Álvarez Alentuy Alexander Luzardo Alfonso "el Set@" Alfredo Bonanno Alfredo Vallota Alí Moshiri Alí Primera Alí Rodríguez Araque alternativa Alternativa Antimilitarista Alto costo de la vida Alvaro García Linera Amador Fernández-Savater América Latina Américo Alejandro Balbuena Aministía Internacional Amnistía Internacional Amnistía Internacional Venezuela Amor amor libre Amor y Rabia análisis análisis anarquista sobre Venezuela análisis asamblea nacional análisis conflicto con Colombia análisis de izquierda Venezuela análisis de la revolución bolivariana análisis económico análisis reformas en Cuba análisis sobre Venezuela anarchico anarchism anarchism kurdistan anarchism venezuela anarcofeminismo anarcopunk venezuela anarquismo a la venezolana anarquismo básico anarquismo caracas Anarquismo en América Latina anarquismo en Argentina anarquismo en barquisimeto anarquismo en Francia Anarquismo en México anarquismo en Perú anarquismo en rusia anarquismo en Uruguay Anarquismo en Venezuela Anarquismo es movimiento anarquismo hoy anarquismo ilegalista Anarquismo social anarquismo suiza anarquismo venezuela anarquismo vs. Estado anarquismo y cárceles anarquismo y comunicación anarquismo y derecho anarquismo y ecología anarquismo y educación anarquismo y literatura anarquismo y luchas sociales anarquismo y marxismo anarquismo y nacionalismo anarquismo y planificación urbana Anarquismo y política Anarquismo y Postestructuralismo anarquismo y religión anarquismo y violencia anarquismo zulia anarquistas anarquistas caracas Anarquistas contra el muro anarquistas de Alemania anarquistas de Brasil anarquistas de Chile anarquistas de Cuba anarquistas de México Anarquistas de Temuco anarquistas de Turquía anarquistas en Bolivia anarquistas en Colombia anarquistas en Costa Rica anarquistas en Cuba anarquistas en El Salvador anarquistas en Paraguay anarquistas en Venezuela anarquistas presos anarquistas solidarios con los yukpa anarquistas ucv anarquistas y prisiones Andreas Speck Ángel Cappelletti anonymous venezuela antiimperialismo antimilitarismo antimilitarismo anarquista Antonio Ledezma Antonio Pasquali Antonio Serrano antropología Antulio Rosales Anzoátegui apagones apoyo a El Libertario apoyo internacional al chavismo apoyo internacional al madurismo APPO Archivo Histórico del Anarquismo en Venezuela armamentismo Armando Chaguaceda Armando Guerra Armando Investiga Armando la Resistencia arte callejero arte y anarquismo artistas asesinato de estudiantes asesinatos de manifestantes Asier Guridi Asilo y refugio ataques contra defensores de derechos humanos ataques contra defensores de derechos humanos en Venezuela ataques contra el movimiento anarquista ataques contra el movimiento popular en Venezuela ataques libertad de expresión autodefensa autogestion autogestión Autonomía autonomía de los movimientos sociales autonomía universitaria autoritarismo burocratico en Cuba Barquisimeto Bernhard Heidbreder biblioteca anarquista bicentenario bakunin bicicletas biciescuela urbana bienes comunes brutalidad policial Buenaventura Durruti Buenos Aires calentamiento global Cambiar el mundo sin tomar el poder Cambio Climático cambio social Campaña contra la Criminalización del Anarquismo capitalismo y medio ambiente caracas Carlos Crespo Carlos Crespo Flores Carmen García Guadilla Casa de la Mujer "Juana la Avanzadora" de Maracay Casa de la Mujer Juana la Avanzadora de Maracay Centro de Derechos Humanos UCAB chavismo y religiosidad popular chile ciberactivismo ciclismo urbano ciclo guerrilla urbana ciencia y tecnología en Venezuela Civetchi CNT Coalicion Anarquista y Libertaria de Porto Alegre Coalición Venezolana de Organizaciones LGBTI Colombia comercio de armas comic comics comida vegetariana Comitê Popular da Copa 2014 Comites de Defensa de la Revolución compra de armas concretera caracas concretera de chuao Concretera la carlota conflicto universitario conflicto yukpa consecuencias ambientales explotación petrolera en Venezuela contaminación ambiental contaminación PDVSA Cooperativismo cooptación de movimientos sociales cooptación medios alternativos Venezuela CORPOELEC Correo A coyuntura mexicana 2012 coyuntura venezolana 2010 coyuntura venezolana 2012 coyuntura venezolana 2013 coyuntura venezolana 2014 coyuntura venezolana 2015 coyuntura venezolana 2016 criminalización de la protesta en Colombia criminalización de la protesta en Venezuela Criminalización de los pueblos indígenas crisis agropecuaria en Venezuela crisis económica en Venezuela crisis economica venezuela crítica anarquista al marxismo crítica de izquierda al chavismo críticas de izquierda al madurismo críticas revolucionarias a Rafael Ramírez Cuba Libertaria Cuba Libertaria 22 Daniel Ortega Daniel Pinos deforestación delimitación de tierras indígenas demarcación de territorios indígenas demarcación de tierras en Venezuela deporte y anarquia deporte y capitalismo derecho a la manifestación derecho a la protesta desabastecimiento desaparecidos en Argentina desaparecidos en México desaparecidos en Venezuela desarrollo científico-tecnológico desencanto en el chavismo despidos injustificados detenciones difusión anarquista Douglas Bravo ecologismo ecologismo en Venezuela economía educación en Venezuela Ejército Venezolano Eliseo Reclus Emma Goldman endeudamiento Enfermedad Hugo Chávez equidad de género en Venezuela Erick Benítez Escritos de Domingo Alberto Rangel Espacio Público Estado y corrupción en Venezuela Estado y economía en Venezuela Esteban Emilio Mosonyi ética y práctica médica Europa Eva Golinger Evo Morales extractivismo EZLN falso socialismo Fanzine Exilio Interior FARC fascismo Federación Anarquista Centroamericana y Caribeña Federación Anarquista Centroamericana y del Caribe Federación Anarquista de México Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) Felipe Pérez Martí Feria del libro anarquista Feria del Libro Independiente y Autogestionario Ferrominera Ferrominera Orinoco FIFA Filosofía Filosofía en la Ciudad Francisco Flaco Prada Frente Clasista Argimiro Gabaldón futbol brasil Gadafi Galsic Género Genocidio GLBIT Global Voices globalizacion en Venezuela golpe de Estado en Venezuela Grupo de Estudio y Trabajo Jesús Alberto Márquez Finol Guardia Nacional Bolivariana Guardianas de Chávez Gustavo Godoy Gustavo Rodríguez hacktivismo Heinz Dieterich Henrique Capriles hiperinflación Historia de Venezuela historia del anarquismo homicidios Homofobia Humano Derecho Humberto Decarli Humberto Márquez Humor ilustraciones imágen El Libertario indigenas ecuador indígenas en Argentina indígenas en Bolivia indígenas en Brasil indígenas en México indígenas en Perú indigenas en venezuela indígenas en Venezuela indígenas presos en Venezuela Indígenas Venezuela indìgenas y revolución bolivariana individualismo y anarquismo industria forestal en Chile industria petrolera inflación en Venezuela informática libertaria Informe situación indígenas en Venezuela Inseguridad Ciudadana en Venezuela Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela Irak Iris Varela Isbel Díaz Torres Israel izquierda antiautoritaria en Cuba izquierda antichavista izquierda en Venezuela James C. Scott Javier Gárate John Holloway Jorell Meléndez Jorge Videla jornadas de diversidad sexual Jornadas Magonistas Jose Manuel Delmoral Jose María Korta José María Korta José Quintero Weir José Rafael López Padrino Juan Carlos La Rosa la Justicia y los Derechos Humanos Laura Vicente LEEME CARACAS legado del chavismo Lexys Rendón Ley Antiterrorista Liber Forti Líber Forti liberacion animal liberación animal liberación humana libertad a los presos anarquistas libertad Bernhard Heidbreder libertad de expresión libertad de expresión en Venezuela libertad para detenidos en Lulea los Salarios y los Sindicatos lucha indígena en Colombia lucha indígena en Venezuela lucha revolucionaria lucha socio-ambiental luchas ambientales Venezuela luchas de los pueblos indígenas luchas de los trabajadores luchas de los trabajadores Venezuela luchas de mujeres luchas estudiantiles luchas indígenas en Venezuela luchas obreras luchas populares en Venezuela luciano pitronello Luis Carlos Díaz Luis Fuenmayor Toro Luis Rafael Escobar Ugas Luis Reyes Reyes Madres de Plaza de Mayo Madrid madurismo maestros manifestaciones manifestaciones en Venezuela manipulación mediática manipulación religiosa Manuales Manuel Castells Marc Saint-Upéry Marcela Masperó Marea Socialista María Esperanza Hermida Mario Antonio López mario gonzalez masa crítica Masacre de Cantaura Masacre de El Amparo Masacre de Haximú Masacre de Loma de León Masacre de Monte Oscuro masacre de San Vicente Masacre de Uribana medio ambiente medios comunitarios y alternativos de Venezuela medios de transporte alternativos megaminería Mercosur Mérida Mijaíl Martínez minería mineria en Venezuela minería en Venezuela Misiones Sociales MOC movilizacion en la planta muerte de neonatos en Venezuela mujeres anarquistas Mujeres Libres Mundial de Fútbol 2014 narcotráfico neoliberalismo Nicaragua nicolas maduro Nicolás Maduro Niñas y Adolescentes no a la concretera no a la extradicion de Bernhard Heidbreder no a las corridas de toros Nu-Sol objeción de conciencia Observatorio Venezolano de Conflictividad Social Occupy Wall Street Octavio Alberola organizacion nelson garrido Organización Nelson Garrido Origen de las Fuerzas Armadas en Venezuela Orlando Chirino Pablo Hernández Parra Paquete económico paramilitarismo paro universitario Parque Verde La Carlota patriarcado patriotismo Pedro Pablo Peñaloza Pelao Carvallo pelea de almohadas periódico anarquista Periódico Apoyo Mutuo periodico Bandera Negra periódico CNT Periódico El Amanecer Periódico El Libertario periódicos petróleo venezolano Picnic urbano poder y política en Latinoamérica poder y política en Venezuela poesía libertaria polarización en Venezuela Policía Nacional Bolivariana policías corruptos en Venezuela práctica anarquista prensa anarquista preso anarquista presos anarquistas presos políticos en Venezuela prision venezuela prisiones en venezuela proceso bolivariano producción agrícola protesta creativa protesta pacífica protestas contra el Mundial 2014 protestas en venezuela proyecto de reforma de la Ley de Conscripción y Alistamiento Militar pueblos originarios pugnas internas del chavismo Punk Latinoamericano punk veneziuela Quiteria Franco Rafael Ramírez Rafael Uzcátegui Raisa Urribarri Ramón Álvarez Ramón Carrizales Ramón Rodríguez Chacín Raúl Zibechi rebelion en venezuela recursos Red Latinoamericana Antimilitarista red Observatorio Crítico Red por los Derechos Humanos de Niños Red Protagónica Observatorio Crítico (OC) de la Revolución Cubana Regeneración Radio relaciones Cuba-EE.UU. relaciones de Venezuela con China relaciones de Venezuela con Colombia relaciones de Venezuela con Cuba relaciones de Venezuela con U$A relaciones entre la banca y chávez represión represión antianarquista represión en Colombia Represión en Cuba represion en Venezuela represión en Venezuela represión policial represion policial en Venezuela Repsol YPF resistencia indígena resistencia venezuela revista AL MARGEN revolución bolivariana Revolución ciudadana robert serra Roberto Yépez Rodolfo Montes de Oca Rodolfo Rico Roger Cordero Lara Rubén González Rubèn González Rusia Sacudón salario en venezuela salario mínimo en Venezuela San Cristóbal sanciones sancocho Santiago de Chile secuestro seguridad industrial semana pro presos anarquistas 2014 Servicio Militar Obligatorio sexismo sexualidad libre sicariato Sidor Sierra de Perijá Simón Rodríguez Porras sindicalismo situación agraria latinoamericana situación de la salud situación de los trabajadores en Venezuela situación del periodismo en Venezuela situación del sindicalismo en Argentina situación del sindicalismo en Venezuela situación político-social en Brasil situación político-social en la península ibérica situación político-social mexicana situación venezolana situation in Venezuela 2014 soberanía alimentaria en Venezuela Soberanía energética bolivariana Sociedad Homo et Natura Sociedad Homoetnatura Sofía Comuniello Sofía Esteves software libre solidaridad con Cuba Subcomandante Marcos Taller Libertario Alfredo López Tamoa Calzadilla Tarek William Saab tercerización en Venezuela terrorismo terrorismo cotidiano terrorismo de Estado en Colombia Testimonio represión Testimonios de la revolución cubana Todo por Hacer toma yukpa del TSJ Tomás Ibáñez torturas en Venezuela totalitarismo Trabajadores de la Chrysler trabajadores del Estado trabajadores en Argentina Transexuales Transfobia Transformando información en acción transición transnacionales chinas Transparencia Venezuela Transportes Camila Trasnacionales Tribunal Supremo de Justicia turquia Turquía tweets anarquistas Twitter UBV UCV ULA UNETE UNEY universidad central de venezuela Uribana Uruguay utopía Valles del Tuy Vaticano vegetarianismo Venevisión venezuela Venezuela bolivariana Venezuela protests in February 2014 Víctor Muñoz vidas anarquistas viento sin fronteras vigilia frente al TSJ violaciones a los derechos humanos violencia contra la mujer violencia contra niños Vivienda Vladimir Aguilar Williams Sanguino Wladimir Pérez Yaracuy Yendri Sánchez Zaida García Zapatistas Zara zona temporalmente autónoma Zulia