Con la tecnología de Blogger.

domingo, 26 de febrero de 2017

Pérdida de autonomía de los movimientos sociales y exclusión en el socialismo del siglo XXI en Venezuela



Mará P. García Guadilla

Me propongo compartir algunas ideas sobre “la inclusión de los excluidos y la  participación, que son los principales objetivos del Socialismo del Siglo XXI”; con ello, pretendo enriquecer el diagnóstico necesario sobre la coyuntura. Comenzaré señalando que en la medida que el modelo sociopolítico se va volviendo más excluyente y centralista, la pregunta básica a plantear es: ¿cuál es el potencial para incluir a todos los ciudadanos independientemente de su ideología y clase social que tiene el modelo constitucional, económico-político y organizativo actual?

Comenzaré señalando brevemente, que el “Puntofijismo” excluyó a los sectores populares de los pactos fundacionales de la democracia representativa a pesar de su importancia numérica y de sus luchas junto al movimiento ciudadano por la Reforma del Estado y por la “profundización de la democracia”. Después de 1989, los sectores populares rechazaron los programas de ajuste estructural propuestos. A partir de 1990, la resistencia frente al modelo neoliberal llevó a crear espacios organizativos en los barrios populares como las Asambleas de Barrio cuyos miembros, se reconformaron en algunas de las organizaciones posteriormente promovidas por el Presidente Chávez para incorporar a dichos sectores, como fue el caso de los Círculos Bolivarianos

En este contexto, entre 1999 y 2016, pueden identificarse, al menos tres modelos de incorporación de los sectores populares: a) el constituyente, b) el asistencialista-paralelo y el c) de inclusión excluyente y tutelada. Es preciso destacar que los movimientos sociales autónomos han rechazado y vienen resistiendo no solo estos modelos de incorporación, sino el modelo detrás de los mismos como lo es el desarrollismo-neorentista-neoextractivista.

I. Veamos el primer modelo de incorporación, el modelo constituyente a través del cual se intentó legitimar y darle protagonismo constitucional a los actores excluidos, así como también reconocer sus derechos. Si bien el proceso constituyente venía siendo promovido desde abajo por las organizaciones y movimientos sociales, la oportunidad política para implementarlo fue dada por la coyuntura chavista y por el propio presidente Chávez quien convocó tal proceso. Sin embargo, la existencia de este marco constitucional participativo e incluyente, que apoyó y todavía apoyan tanto la oposición como el gobierno y que por tanto, debería ser la base del diálogo y los compromisos entre las partes, no garantiza per se ni la inclusión ni la participación de todos los constituyentes, o del Soberano; es quizás, por esta razón, que en vez de la sociedad incluyente y participativa que plantea la Constitución Bolivariana de 1999, se observa una Inclusión- Excluyente y una participación tutorada en uno casos y cooptada, en otros

Quizás algunas razones se encuentran en el propio texto constitucional donde se definió un Soberano Único o un único sujeto de la democracia participativa y protagónica  en vez de definirse a un Soberano que reflejara la pluralidad de religiones, genero, etnicidad e intereses de clase social. Esto llevó a la creación de dos Sujetos o actores sociopolíticos distintos quienes han intentado asumir la representación y expresión de ese Soberano constitucional: UNO, el chavista quien apoya el proyecto propuesto por el presidente Chávez y el OTRO, la oposición quien lo rechaza. Por otro lado, en la praxis gubernamental y sobre todo después del golpe de Estado de 2002, este Único Soberano fue identificado por el gobierno o el presidente Chávez con los sectores excluidos, principalmente, los sectores populares a los que se identificó con el Pueblo, dejando afuera o excluyendo, a las clases media y altas.

Adicionalmente, estos dos Soberanos, supuestamente “ambos constitucionales” encarnaron dos proyectos sociopolíticos y modelos de democracia antagónicos y por tanto, mutuamente excluyentes: el liberal  basado en la democracia representativa y apoyado por la elite desplazada perteneciente básicamente a la clase media y alta y el radical o comunal  basado en la democracia protagónica que de acuerdo con el presidente Chávez sería el pilar para la transición al socialismo y el estado comunal como punto de llegada. Los dos proyectos son como dos trenes en marcha uno frente a otro.

Si bien la constitución incorporó tanto la democracia representativa como la participativa, no quedó clara su articulación debido a la falta de tiempo de la Asamblea Constituyente ya que la presión de Chávez por terminar el proceso constitucional, dejó muchos cabos sueltos que hasta el día de hoy, son fuente de conflicto y llevaron a diferencias substantivas entre las dos proyecto sociopolíticos que ambas partes intentaron dirimir en la calle mediante movilizaciones. Ello dejó sin pautas a seguir sobre cómo lograr la articulación de estas dos formas de democracia en caso de conflictos y la interrogante acerca de ¿es en la Asamblea Nacional o es en las Comunas donde debe  debatirse y hacer propuestas para enfrentar la crisis?, ¿quién de estos dos Actores tiene la legitimidad?

Otra dificultad se vincula con el proceso de toma de decisiones a la hora de dirimir conflictos que envuelven diferentes tipos derechos constitucionales. El proyecto de democracia representativa hace énfasis en los derechos cívico-políticos mientras que el de democracia participativa enfatiza los derechos socioeconómicos y culturales lo que supone que cuando se enfrentan derechos liberales, como la propiedad privada y los derechos sociales como el derecho a la vivienda por ejemplo, resulta difícil de resolver el conflicto sin supeditar uno a otro. Si bien todos los derechos tienen el mismo rango y por tanto, todos deben ser satisfechos, la forma en que el gobierno viene resolviendo los conflictos que involucran derechos humanos ha sido supeditando los derechos cívico-políticos a los socio-económicos.

II. Un segundo modelo de incorporación es el  asistencialista-paralelo que se ha expresada en una gran diversidad de Misiones Sociales como La Misión Barrio Adentro o La Misión Sucre. Se trata de programas sociales paralelos (en salud, educación,..etc.) que a pesar de haberse definidos como programas “temporales”, han venido para quedarse y están contribuyendo a la desinstitucionalización y debilitando de la instituciones formales del Estado debido al solapamiento de funciones y a la competencia por financiamiento entre ambas. Este modelo vertical no escapa a las prácticas asistencialistas-populistas que estimulan el clientelismo, la cooptación política y sobre todo, la exclusión de los no afines ideológicamente.

III. El Tercer Modo de incorporación es la  inclusión excluyente y tutelado, quizás el más importante después del Constituyente. Lo defino como Tutelado porque se basa en la creación y promoción de organizaciones por parte del presidente Chávez para ejercer la democracia participativa o construir el poder popular. Tal modo de inclusión es también excluyente, porque los objetivos de control político y movilización llevaron a excluir a los no alineados ideológicamente, a la continuidad de las prácticas populistas y cooptadoras y a cercenar la democracia representativa a nivel local e intermedio y las autonomías de los movimientos sociales. Más aun, en algunos casos, estas modalidades de incorporación han comprometido la autonomía frente al Estado a través de la trasferencia de recursos económicos hacia las organizaciones como los consejos comunales o las comunas, o más recientemente, los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), a los que se les ha asignado para empezar 8.400 millones de bolívares. Además de la exclusión y cooptación, este modo de incorporación se caracteriza por la falta de transparencia y de rendición de cuentas de los recursos asignados y la corrupción.

Una de las paradojas del Poder Popular que constituye supuestamente esta red organizativa y que conforma el sujeto y objeto del proyecto chavista, es que se estaría promoviendo una red organizativa tutelada y cooptada sin capacidad de tomar decisiones más allá de lo micro-local y sin autonomía frente a un Estado que es quien toma unilateralmente las decisiones estratégicas o las políticas a nivel nacional en nombre del Pueblo-Soberano, equivalente, al menos en el discurso, al Poder Popular.

La construcción de la red organizativo de consejos comunales y comunas (organizaciones base del utópico Estado Comunal) ha sido facilitada, como ya se ha señalado, por las trasferencia de cuantiosos recursos económicos que se utilizan, al igual que en las misiones sociales, de forma clientelar y sirven para la cooptación de los no alineados ideológicamente; tampoco existe un sistema transparente de rendición de cuentas. Por tanto, este poder Popular es profundamente excluyente y no tiene la capacidad para incentivar nuevas formas de ciudadanía y la construcción de hegemonía para la transformación social, condiciones necesarias para hacer realidad el Poder Popular visionado en la Constitución. El ejemplo más reciente de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) creados según Decreto No. 6227 (Decreto de Estado de Excepción y de la Emergencia Económica), extraordinario, del 13 de mayo/2016). Los CLAP se vinculan con el Ministerio del Poder Popular para la Alimentación y están compuestos por un responsable de UNAMUJER, Unidades de Batalla Bolívar-Chávez (UBCHs), Frente Francisco de Miranda, y Consejos Comunales. Adicionalmente, pueden contar con el apoyo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para encargarse del Sistema Popular de Distribución de Alimentos al que el presidente Maduro otorgó, para comenzar, 10.000 millones de bolívares. ¿Qué esperar de estas instancias que se imbrican en organizaciones politizadas como las UBCHs, o en instancias sesgadas ideológicamente a favor del gobierno como el Frente Francisco de Miranda o que se encuentran cooptadas y carecen de falta de transparencia como es el caso de los consejos comunales constituidos bajo la Ley de los Consejos Comunales de 1999 que los declaró socialistas y la cual substituyó a la Ley Orgánica de 2007 que no se pronunció ideológicamente sobre la naturaleza de tales consejos comunales?

En teoría, e incluso, en los discursos gubernamentales, estas organizaciones sociales que llamamos bolivarianas, deberían enriquecer el concepto de ciudadanía y estimular la emergencia de subjetividades sociales asociadas con identidades socio-territoriales basadas en la diversidad cultural, la democratización de la sociedad y nuevas dimensiones como la inclusión en los aspectos materiales y post-materiales, la igualdad dentro de las diferencias y pluralidad cultural, y la participación en los procesos de toma de decisiones. En la práctica, sin embargo, se observan exclusiones por razones ideológicas, no solo de los opositores políticos pertenecientes mayormente a las clases medias y alta, sino también de aquellos sectores populares que no concuerdan ideológicamente con el proyecto chavista.

Los modos de incorporación del Socialismo del Siglo XXI implican la existencia de fuertes tensiones entre los objetivos de hacer realidad los preceptos constitucionales de la  inclusión, la equidad y la participación y la constatación empírica del autoritarismo y la exclusión por razones políticas. También existen tensiones entre los objetivos de autogobierno y autonomía de las organizaciones y los requerimientos de control, apoyo y movilización partidaria que llevan al gobierno a estimular la cooptación política y las prácticas clientelares. En tiempos de crisis económica y de escasez de recursos como los que atravesamos, se acentúa el uso de las vías clientelares para amedrentar a los más necesitados y excluir a todos aquellos no alineados ideológicamente con el Proyecto Revolucionario Bolivariano así sean los sectores populares. Un ejemplo ya señalado son los CLAP los cuales resultan profundamente excluyentes por razones ideológicas las cuales, además, se solapan con la exclusión por clase social.

En consecuencia, los modos de incorporación de los sectores populares han reflejado una inclusión que implica la satisfacción de las necesidades básicas y materiales (y que hoy en día, tampoco puede satisfacerse) pero que no contempla las necesidades post- materiales y que además excluye a aquellos grupos de la población que no sean afines ideológicamente al gobierno, una equidad identificada con la igualdad formal difícil de concretar; decisiones asamblearias que en ocasiones vulneran el principio de la minorías, y una participación que al concentrarse en lo local no permite trascender a niveles superiores.

Hasta aquí sobre los modos de incorporación propuestos por el Socialismo del Siglo XXI para lograr la inclusión y participación. Ahora deseo referirme brevemente a las organizaciones y movimientos sociales que han rechazado estos modo se incorporación verticales y promovidos por el gobierno bajo el argumento de la autonomía. Se trata de aquellos organizaciones y movimientos sociales que para ser incluidos, debieron construir desde abajo la constitución bolivariana y que a pesar de ser parte importante de los actores previamente excluidos, por haberse resistido a estos modos de incorporación y defendido su autonomía frente al estado, incluso si apoyan ideológicamente los objetivos del proyecto chavista, están siendo, de nuevo, excluidos. Excluidos por ser minorías (la democracias asamblearias donde minorías terminan tomando la decisión no las reconocen) y excluidos por ser críticos a las políticas del gobierno como les corresponde dada su definición como movimientos sociales.

Estos movimientos sociales se han pronunciado contra el modelo económico que sustenta el modelo de incorporación o de bienestar social implícito en los planes de desarrollo de la nación como lo es el Plan de la Patria que supuestamente debe orientar el desarrollo económico y social para el periodo 2013-2017. Se trata de un modelo desarrollista-extractivista-rentista, diseñado verticalmente o desde arriba, sin la participación ciudadana, que paradójicamente ha sido definido como la clave para “incluir a los excluidos” a través de la generación de la renta petrolera o rentismo, hoy en crisis. La renta petrolera o el Petróleo Revolucionario Rojo, como lo llama el gobierno, es el principal motor que alimenta las Misiones Sociales y que financia a la diversa y compleja red de las organizaciones sociales bolivarianas.

El modelo extractivista vulnera los derechos ambientales, indígenas y sociales debido a los graves impactos negativos que genera. No obstante, la propuesta frente a la baja de los precios del petróleo y la aguda crisis económica que atraviesa Venezuela, es la acentuación del modelo vía la política de Apertura Minera como lo es el Arco Minero lo que implica el desconocimiento constitucional de los derechos ambientales e indígenas entre otros. Sorprendentemente, el Decreto de Excepción y Emergencia Económica 6227 (clausula 16) señala la necesidad de “ Dictar medidas de protección de zonas boscosas para evitar la deforestación, la tala y la quema que contribuyen a la disminución de las precipitaciones, alteran los ciclos hidrológicos e impactan de forma negativa amenazando los ciclos agroproductivos y cosechas, mermando los niveles de producción  y afectando el acceso del pueblo venezolano a bienes y servicios, cuya vigilancia estará a cargo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”.

De acuerdo con esta cláusula, la culpa de los problemas ambientales y del fenómeno del  Niño, son la “quema y tala” responsabilizando así, incluso, a las comunidades indígenas PEMON,  por ejemplo, quienes como parte del ciclo de producción del conuco utilizan la “quema controlada” sobre la que no hay argumentos científicos contundentes de si es beneficiosa o no. En contraste, nada se dice de la minería a gran escala como la denominada Apertura del Arco Minero que además de implicar la pérdida de soberanía frente a las trasnacionales chinas, canadienses y de otras nacionalidades de una parte importante del territorio, contamina y destruye la cuenca de nuestros principales ríos y las zonas de mayor biodiversidad que se encuentran protegidas en nuestros parques nacionales y donde, además, se vulneran los derechos constitucionales de las comunidades indígenas como lo son, el derecho a su identidad y a la propiedad de sus tierras ancestrales.

Contradictoriamente con la democracia participativa, los movimientos sociales, quienes fueron los actores de la incorporación constitucional y apoyaron desde sus inicios el proyecto discursivo anti-neoliberal bolivariano, están siendo divididos por las políticas del estado y aquellos que son críticos de tales políticas, están siendo excluidos. Esta exclusión implica, además, su “substitución” en los Foros Mundiales, Cumbres y organismos internacionales (ALBA, UNASUR) por para-movimientos afines al proceso, los cuales son financiados por el gobierno y son su vocería oficial”  mientras que los movimientos autónomas quedan desplazados por falta de recursos para atender estas cumbres (esto paso con las reuniones preparatorias del convenio de cambio climático aquí en Margarita, luego en Perú y finalmente, en Paris donde se firmó el Acuerdo.

Una paradoja a reflexionar es que sea un gobierno quien se autodenomina de  Izquierda, quien tomó prestada su agenda para ascender al poder y quien constitucionalmente reconoció al movimiento social, quien los excluya, “criminalice” sus protestas y cree organizaciones paralelas cuando éstos mantienen una posición crítica y de autonomía para exigir los derechos constitucionales. Para terminar, deseo comentar una medida que en mi opinión, acentuará la criminalización de las ONG y movimientos sociales que son críticos (el movimiento de derechos humanos, por ejemplo). Se trata de la cláusula 18 del citado Decreto 6227, de Estado de Excepción y Emergencia Económica, donde se destaca: “Instruir al Ministerio de Relaciones Exteriores la auditoria e inspección de convenios firmados por personas naturales o jurídicas nacionales con entidades u organismos extranjeros para la ejecución de proyectos en el país, y ordenar la suspensión de los financiamientos relacionados a dichos convenios cuando se presuma su utilización con fines políticos o de desestabilización de la República (subrayado nuestro) ”Esta medida, semejante al proyecto de Ley de Financiamiento Internacional  que ni el propio presidente Chávez se atrevió a implementar en su momento, atenta contra la esencia misma de los movimientos y organizaciones sociales críticos como lo son las organizaciones de derechos humanos, de mujeres, ambientales e indígenas entre otros al dejarlas sin financiamiento autónomo del gobierno y al criminalizar a aquellas organizaciones que lo reciban.

La interrogante final que deseo dejar planteada es, ¿cómo resolver los conflictos vinculados con la inclusión y la participación si se van cercenando en primer lugar, la vía de la democracia representativa a través de los intentos por deslegitimizar a la Asamblea Nacional elegida en diciembre de 2015 donde la oposición política representa la mayoría y en segundo lugar, la vía de la democracia participativa como lo puede ser el Referéndum Revocatorio que está planteando la oposición?. Mientras tanto, se siguen imponiendo, verticalmente, políticas y figuras organizativas que acentuarán aún más la exclusión y los conflictos sociopolíticos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos interesa el debate, la confrontación de ideas y el disenso. Pero si tu comentario es sólo para descalificaciones sin argumentos, o mentiras falaces, no será publicado. Hay muchos sitios del gobierno venezolano donde gustosa y rápidamente publican ese tipo de comunicaciones.

Ser gobernado es...

Charla: El Anarquismo en América Latina

Seguidores

Etiquetas

@kRata (comic) `Sabino Romero 10deLuluncoto 18 años El Libertario 1º de Mayo 27 de febrero 4 de febrero Aana Wainjirawa abajo los muros de las prisiones Abdicación del rey de España abolicionismo Aborto abstencion Abstención abstención electoral abuso militar en Venezuela abuso policial abuso sexual niños Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat acampada Acampadas acción directa anarquista Acción Directa Autogestiva Accion directa no violenta Acción Ecológica Acción Libertaria actividades activismo actualidad del anarquismo Acuerdo Venezuela China adecos chavistas agresiones en Venezuela agresiones a sindicalistas en Venezuela agroecología Agustín García Calvo Alan Furth Alan Moore Albert Camus Alberto Acosta Alcedo Mora Alejandro Álvarez Alentuy Alexander Luzardo Alfonso "el Set@" Alfredo Bonanno Alfredo Vallota Alí Moshiri Alí Primera Alí Rodríguez Araque alternativa Alternativa Antimilitarista Alto costo de la vida Alvaro García Linera Amador Fernández-Savater América Latina Américo Alejandro Balbuena Aministía Internacional Amnistía Internacional Amnistía Internacional Venezuela Amor amor libre Amor y Rabia análisis análisis anarquista sobre Venezuela análisis asamblea nacional análisis conflicto con Colombia análisis de izquierda Venezuela análisis de la revolución bolivariana análisis económico análisis reformas en Cuba análisis sobre Venezuela anarchico anarchism anarchism kurdistan anarchism venezuela anarcofeminismo anarcopunk venezuela anarquismo a la venezolana anarquismo básico anarquismo caracas Anarquismo en América Latina anarquismo en Argentina anarquismo en barquisimeto anarquismo en Francia Anarquismo en México anarquismo en Perú anarquismo en rusia anarquismo en Uruguay Anarquismo en Venezuela Anarquismo es movimiento anarquismo hoy anarquismo ilegalista Anarquismo social anarquismo suiza anarquismo venezuela anarquismo vs. Estado anarquismo y cárceles anarquismo y comunicación anarquismo y derecho anarquismo y ecología anarquismo y educación anarquismo y literatura anarquismo y luchas sociales anarquismo y marxismo anarquismo y nacionalismo anarquismo y planificación urbana Anarquismo y política Anarquismo y Postestructuralismo anarquismo y religión anarquismo y violencia anarquismo zulia anarquistas anarquistas caracas Anarquistas contra el muro anarquistas de Alemania anarquistas de Brasil anarquistas de Chile anarquistas de Cuba anarquistas de México Anarquistas de Temuco anarquistas de Turquía anarquistas en Bolivia anarquistas en Colombia anarquistas en Costa Rica anarquistas en Cuba anarquistas en El Salvador anarquistas en Paraguay anarquistas en Venezuela anarquistas presos anarquistas solidarios con los yukpa anarquistas ucv anarquistas y prisiones Andreas Speck Ángel Cappelletti anonymous venezuela antiimperialismo antimilitarismo antimilitarismo anarquista Antonio Ledezma Antonio Pasquali Antonio Serrano antropología Antulio Rosales Anzoátegui apagones apoyo a El Libertario apoyo internacional al chavismo apoyo internacional al madurismo APPO Archivo Histórico del Anarquismo en Venezuela armamentismo Armando Chaguaceda Armando Guerra Armando Investiga Armando la Resistencia arte callejero arte y anarquismo artistas asesinato de estudiantes asesinatos de manifestantes Asier Guridi Asilo y refugio ataques contra defensores de derechos humanos ataques contra defensores de derechos humanos en Venezuela ataques contra el movimiento anarquista ataques contra el movimiento popular en Venezuela ataques libertad de expresión autodefensa autogestion autogestión Autonomía autonomía de los movimientos sociales autonomía universitaria autoritarismo burocratico en Cuba Barquisimeto Bernhard Heidbreder biblioteca anarquista bicentenario bakunin bicicletas biciescuela urbana bienes comunes brutalidad policial Buenaventura Durruti Buenos Aires calentamiento global Cambiar el mundo sin tomar el poder Cambio Climático cambio social Campaña contra la Criminalización del Anarquismo capitalismo y medio ambiente caracas Carlos Crespo Carlos Crespo Flores Carmen García Guadilla Casa de la Mujer "Juana la Avanzadora" de Maracay Casa de la Mujer Juana la Avanzadora de Maracay Centro de Derechos Humanos UCAB chavismo y religiosidad popular chile ciberactivismo ciclismo urbano ciclo guerrilla urbana ciencia y tecnología en Venezuela Civetchi CNT Coalicion Anarquista y Libertaria de Porto Alegre Coalición Venezolana de Organizaciones LGBTI Colombia comercio de armas comic comics comida vegetariana Comitê Popular da Copa 2014 Comites de Defensa de la Revolución compra de armas concretera caracas concretera de chuao Concretera la carlota conflicto universitario conflicto yukpa consecuencias ambientales explotación petrolera en Venezuela contaminación ambiental contaminación PDVSA Cooperativismo cooptación de movimientos sociales cooptación medios alternativos Venezuela CORPOELEC Correo A coyuntura mexicana 2012 coyuntura venezolana 2010 coyuntura venezolana 2012 coyuntura venezolana 2013 coyuntura venezolana 2014 coyuntura venezolana 2015 coyuntura venezolana 2016 criminalización de la protesta en Colombia criminalización de la protesta en Venezuela Criminalización de los pueblos indígenas crisis agropecuaria en Venezuela crisis económica en Venezuela crisis economica venezuela crítica anarquista al marxismo crítica de izquierda al chavismo críticas de izquierda al madurismo críticas revolucionarias a Rafael Ramírez Cuba Libertaria Cuba Libertaria 22 Daniel Ortega Daniel Pinos deforestación delimitación de tierras indígenas demarcación de territorios indígenas demarcación de tierras en Venezuela deporte y anarquia deporte y capitalismo derecho a la manifestación derecho a la protesta desabastecimiento desaparecidos en Argentina desaparecidos en México desaparecidos en Venezuela desarrollo científico-tecnológico desencanto en el chavismo despidos injustificados detenciones difusión anarquista Douglas Bravo ecologismo ecologismo en Venezuela economía educación en Venezuela Ejército Venezolano Eliseo Reclus Emma Goldman endeudamiento Enfermedad Hugo Chávez equidad de género en Venezuela Erick Benítez Escritos de Domingo Alberto Rangel Espacio Público Estado y corrupción en Venezuela Estado y economía en Venezuela Esteban Emilio Mosonyi ética y práctica médica Europa Eva Golinger Evo Morales extractivismo EZLN falso socialismo Fanzine Exilio Interior FARC fascismo Federación Anarquista Centroamericana y Caribeña Federación Anarquista Centroamericana y del Caribe Federación Anarquista de México Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) Felipe Pérez Martí Feria del libro anarquista Feria del Libro Independiente y Autogestionario Ferrominera Ferrominera Orinoco FIFA Filosofía Filosofía en la Ciudad Francisco Flaco Prada Frente Clasista Argimiro Gabaldón futbol brasil Gadafi Galsic Género Genocidio GLBIT Global Voices globalizacion en Venezuela golpe de Estado en Venezuela Grupo de Estudio y Trabajo Jesús Alberto Márquez Finol Guardia Nacional Bolivariana Guardianas de Chávez Gustavo Godoy Gustavo Rodríguez hacktivismo Heinz Dieterich Henrique Capriles hiperinflación Historia de Venezuela historia del anarquismo homicidios Homofobia Humano Derecho Humberto Decarli Humberto Márquez Humor ilustraciones imágen El Libertario indigenas ecuador indígenas en Argentina indígenas en Bolivia indígenas en Brasil indígenas en México indígenas en Perú indigenas en venezuela indígenas en Venezuela indígenas presos en Venezuela Indígenas Venezuela indìgenas y revolución bolivariana individualismo y anarquismo industria forestal en Chile industria petrolera inflación en Venezuela informática libertaria Informe situación indígenas en Venezuela Inseguridad Ciudadana en Venezuela Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela Irak Iris Varela Isbel Díaz Torres Israel izquierda antiautoritaria en Cuba izquierda antichavista izquierda en Venezuela James C. Scott Javier Gárate John Holloway Jorell Meléndez Jorge Videla jornadas de diversidad sexual Jornadas Magonistas Jose Manuel Delmoral Jose María Korta José María Korta José Quintero Weir José Rafael López Padrino Juan Carlos La Rosa la Justicia y los Derechos Humanos Laura Vicente LEEME CARACAS legado del chavismo Lexys Rendón Ley Antiterrorista Liber Forti Líber Forti liberacion animal liberación animal liberación humana libertad a los presos anarquistas libertad Bernhard Heidbreder libertad de expresión libertad de expresión en Venezuela libertad para detenidos en Lulea los Salarios y los Sindicatos lucha indígena en Colombia lucha indígena en Venezuela lucha revolucionaria lucha socio-ambiental luchas ambientales Venezuela luchas de los pueblos indígenas luchas de los trabajadores luchas de los trabajadores Venezuela luchas de mujeres luchas estudiantiles luchas indígenas en Venezuela luchas obreras luchas populares en Venezuela luciano pitronello Luis Carlos Díaz Luis Fuenmayor Toro Luis Rafael Escobar Ugas Luis Reyes Reyes Madres de Plaza de Mayo Madrid madurismo maestros manifestaciones manifestaciones en Venezuela manipulación mediática manipulación religiosa Manuales Manuel Castells Marc Saint-Upéry Marcela Masperó Marea Socialista María Esperanza Hermida Mario Antonio López mario gonzalez masa crítica Masacre de Cantaura Masacre de El Amparo Masacre de Haximú Masacre de Loma de León Masacre de Monte Oscuro masacre de San Vicente Masacre de Uribana medio ambiente medios comunitarios y alternativos de Venezuela medios de transporte alternativos megaminería Mercosur Mérida Mijaíl Martínez minería mineria en Venezuela minería en Venezuela Misiones Sociales MOC movilizacion en la planta muerte de neonatos en Venezuela mujeres anarquistas Mujeres Libres Mundial de Fútbol 2014 narcotráfico neoliberalismo Nicaragua nicolas maduro Nicolás Maduro Niñas y Adolescentes no a la concretera no a la extradicion de Bernhard Heidbreder no a las corridas de toros Nu-Sol objeción de conciencia Observatorio Venezolano de Conflictividad Social Occupy Wall Street Octavio Alberola organizacion nelson garrido Organización Nelson Garrido Origen de las Fuerzas Armadas en Venezuela Orlando Chirino Pablo Hernández Parra Paquete económico paramilitarismo paro universitario Parque Verde La Carlota patriarcado patriotismo Pedro Pablo Peñaloza Pelao Carvallo pelea de almohadas periódico anarquista Periódico Apoyo Mutuo periodico Bandera Negra periódico CNT Periódico El Amanecer Periódico El Libertario periódicos petróleo venezolano Picnic urbano poder y política en Latinoamérica poder y política en Venezuela poesía libertaria polarización en Venezuela Policía Nacional Bolivariana policías corruptos en Venezuela práctica anarquista prensa anarquista preso anarquista presos anarquistas presos políticos en Venezuela prision venezuela prisiones en venezuela proceso bolivariano producción agrícola protesta creativa protesta pacífica protestas contra el Mundial 2014 protestas en venezuela proyecto de reforma de la Ley de Conscripción y Alistamiento Militar pueblos originarios pugnas internas del chavismo Punk Latinoamericano punk veneziuela Quiteria Franco Rafael Ramírez Rafael Uzcátegui Raisa Urribarri Ramón Álvarez Ramón Carrizales Ramón Rodríguez Chacín Raúl Zibechi rebelion en venezuela recursos Red Latinoamericana Antimilitarista red Observatorio Crítico Red por los Derechos Humanos de Niños Red Protagónica Observatorio Crítico (OC) de la Revolución Cubana Regeneración Radio relaciones Cuba-EE.UU. relaciones de Venezuela con China relaciones de Venezuela con Colombia relaciones de Venezuela con Cuba relaciones de Venezuela con U$A relaciones entre la banca y chávez represión represión antianarquista represión en Colombia Represión en Cuba represion en Venezuela represión en Venezuela represión policial represion policial en Venezuela Repsol YPF resistencia indígena resistencia venezuela revista AL MARGEN revolución bolivariana Revolución ciudadana robert serra Roberto Yépez Rodolfo Montes de Oca Rodolfo Rico Roger Cordero Lara Rubén González Rubèn González Rusia Sacudón salario en venezuela salario mínimo en Venezuela San Cristóbal sanciones sancocho Santiago de Chile secuestro seguridad industrial semana pro presos anarquistas 2014 Servicio Militar Obligatorio sexismo sexualidad libre sicariato Sidor Sierra de Perijá Simón Rodríguez Porras sindicalismo situación agraria latinoamericana situación de la salud situación de los trabajadores en Venezuela situación del periodismo en Venezuela situación del sindicalismo en Argentina situación del sindicalismo en Venezuela situación político-social en Brasil situación político-social en la península ibérica situación político-social mexicana situación venezolana situation in Venezuela 2014 soberanía alimentaria en Venezuela Soberanía energética bolivariana Sociedad Homo et Natura Sociedad Homoetnatura Sofía Comuniello Sofía Esteves software libre solidaridad con Cuba Subcomandante Marcos Taller Libertario Alfredo López Tamoa Calzadilla Tarek William Saab tercerización en Venezuela terrorismo terrorismo cotidiano terrorismo de Estado en Colombia Testimonio represión Testimonios de la revolución cubana Todo por Hacer toma yukpa del TSJ Tomás Ibáñez torturas en Venezuela totalitarismo Trabajadores de la Chrysler trabajadores del Estado trabajadores en Argentina Transexuales Transfobia Transformando información en acción transición transnacionales chinas Transparencia Venezuela Transportes Camila Trasnacionales Tribunal Supremo de Justicia turquia Turquía tweets anarquistas Twitter UBV UCV ULA UNETE UNEY universidad central de venezuela Uribana Uruguay utopía Valles del Tuy Vaticano vegetarianismo Venevisión venezuela Venezuela bolivariana Venezuela protests in February 2014 Víctor Muñoz vidas anarquistas viento sin fronteras vigilia frente al TSJ violaciones a los derechos humanos violencia contra la mujer violencia contra niños Vivienda Vladimir Aguilar Williams Sanguino Wladimir Pérez Yaracuy Yendri Sánchez Zaida García Zapatistas Zara zona temporalmente autónoma Zulia