Con la tecnología de Blogger.

martes, 13 de diciembre de 2016

La música rebelde y el poder que la reprime


Jesús Arteaga “Jipy”

La música, la danza y el canto llevan milenios canalizando nuestras alegrías y esperanzas, liberando nuestras amarguras y penurias, dando rienda suelta a nuestras fantasías y utopías, contribuyendo a dar vida a las luchas liberadoras de todos los pueblos. Es a veces tan vital como el aire que respiramos 13 veces por minuto. El pueblo siempre canta: cuando trabaja, de fiesta, en la lucha.

Por otra parte, siempre hay quien ha puesto sus habilidades artísticas al servicio de las grandes fortunas y las diversas formas de poder que hoy tienen en nómina a grandes ídolos prefabricados babeando romanticismo y sumisión, cuando no escupiendo ponzoña ideológica para contaminar los sentimientos y las emociones, vaya. Dos formas distintas de entender la vida y sus contenidos que a veces chocan, otras se rozan y muchas se confunden.

Pero no me voy a centrar en quienes endulzan o reverdecen unos valores que sirven para apuntalar de una forma u otra la desigualdad y la injusticia. Los hacedores del miedo, que se dedican a distribuir los palos y las hostias, no suelen tener como preferencia el dedicarse a cantar y bailar, excepto en las fiestas de las bodas o los himnos de los cuarteles, cuando rezan cantando o desfilan al ritmo de marchas militares.

Al reflexionar sobre estos dos conceptos, música y represión, en principio, me surgen distintos enfoques: ¿son antagónicos o son perfectamente complementarios?, ¿puede que las dos cosas a la vez o puede que ninguna?

Siempre he defendido que para cantar lo que nos venga en gana no tenemos que pedir permiso. Así que tampoco aceptaría censura previa alguna para quienes quieren usar la libertad de expresión para manipular o mentir. Ya sé que aparenta una contradicción y en ella me debato. Pero eso es otro debate.

Mi intención es resaltar cómo hoy se sigue aplicando el castigo y la persecución contra quien se sale del guión o se mueve en la foto, ya sea en el campo de la música o de cualquier otra faceta creativa o artística. No soy el primero que lo hace y no invento nada. Hoy existen iniciativas y expresiones que representan el malestar ante esas prácticas totalitarias que pasan por la coacción y el chantaje a nuestras formas de expresión. Se ha inoculado mucho miedo.

Hoy, como ayer, se intenta impedir la libertad de expresión, derecho éste que casposos mediáticos utilizan para acusar o poner en su diana a quien la pone en práctica. Se prohíbe o castiga y aunque se supone que estábamos libres de la censura, como siempre la represión recae sobre quien esgrime verdades incómodas, y no sobre quien vive de la deformación interesada de la realidad; terrible desventaja la nuestra.

Siempre hay quien ha encontrado las formas de sortear esas injerencias e imposiciones: desde el bufón hasta el contra-arte dadá la creatividad se bate en duelo permanente contra la apatía y la sumisión y el libre pensamiento contra el pensamiento único. No me siento con capacidad de juzgar a nadie ni nada pero pienso que cualquier forma de “actividad artística” debe ser libre y por lo tanto no concibo postrarlas a las tiranías ideológicas o comerciales que las contaminan.

Cómo dije, la música es aire que necesitamos respirar limpio y sano. Por eso es importante saber que lo que hacemos sirve, además de para hacernos “felices y divertirnos”, para buscar formas, espacios y escenas liberadas y liberadoras (dentro de un mundo opresivo) que sitúen nuestras actividades muy lejos de las facetas alienantes y lobotómicas de la música, tal y como la entienden nuestros opresores y gusta a la masa programada.

Es tiempo de incertidumbres, tiempo de riesgo, “tiempos nuevos, tiempos salvajes”. Y nuestras palabras se han convertido en amenazantes armas peligrosas para los poderes. Decía Elisa Serna: “Pobre del cantor de nuestros días que no arriesga las cuerdas por no arriesgar la vida”.

Oír con los pies, bailar con la cabeza y cantar con la conciencia

Por fortuna hoy están más vivas que nunca las iniciativas que contemplan que su creatividad no sólo es la otra cara de un negocio llamado música. Grupos que intentan no ser la otra cara de la misma moneda. Muchas formaciones suman su acción creativa a una corriente no definida pero sí palpable de la disidencia sonora, creadora y formadora de conciencias rebeldes. Conscientes o no sortean a las discográficas multinacionales, a las sociedades de autor, a los precios de los conciertos y de los discos. Luchan con sus propias contradicciones y obstáculos e intentan compartir sus creaciones con el mayor número de gente posible sin sucumbir a la “comercialidad de sus trabajos”. Son grupos que mantienen un pulso con una normalidad acosadora y devoradora, que hunden sus raíces en las luchas sociales, que les dan sentido.

Sabemos cómo nos ha influenciado una letra en especial, un concierto concreto del grupo preferido del estilo que más nos gusta. ¿Creéis que eso no lo sabe nadie más que nosotras? ¡Yo digo que no! Lo saben los negociantes, fabricantes del espectáculo y la aducción de la libertad de pensamiento.También los creadores del fenómeno fan y las modas y sus manías de crear tendencias de sintética diversidad uniformadoras y deformantes. Esos que se preocupan de plusvalizar la imaginación, apropiándose y negociando con eso que llaman propiedad intelectual y derechos de autor.

… Estilos como el ska y el reggae, el hip-hop, conviven y sobreviven con cantautores que hacen blues y soul, enraizados y fundidos en la protesta social en cada ciudad, barrio o pueblo. Desde ahí se hacen aportaciones para dar sabor y ritmos a nuestras luchas y creaciones, antagonistas a las ideologías deformantes y predominantes. Es donde se cocina la evolución más los sueños; es donde emerge lo nuevo y regenerador de la imaginación humana. Algo que ingerimos todas y que cada cual digiere de manera distinta: la música.

Sí, ya sé que hay mucho aprovechado y muchas “lentejuelas que brillan demasiado”.  Sé que del ocio al negocio hay una fina línea que muchos gustan saltarse, y también sé que hay quien se deja seducir por esa aureola artificial de sentirse diferente al resto de los mortales. Pero también sé que la música es un disparador de conciencias. Un elemento generador y a veces motor de los espacios donde se libran esas “batallas que no suelen aparecer en los mapas”.

Es un frente lleno de acción en un mundo llamado a la parálisis permanente de nuestra capacidad creativa. Como decían los compas del grupo de hard-core zaragozano El Corazón del Sapo: “Nuestra creatividad es su destrucción”.

A modo de manifiesto: yo canto... ¡¡Amnistía Social ya!!

Lo que está pasando [en la Península Ibérica] con los titiiteros del grupo “Títeres desde abajo”, la persecución de cantantes como César Strawberry, de los raperos Pablo Hasél y Volk GZ o la reciente detención de l@s cantantes de La Insurgencia, no es más que la continuación de lo que padecieron Soziedad Alkoholika, Muguruza o la Polla Records y antes también Javier Krahe y su “Cuervo Ingenuo” (entre muchos más), lo que confirma que nuestros cantos son un disparo en la oreja de los cabeza cuadrada que nos vigilan y reprimen. Conste que hay muchos más episodios de represión contra grupos de los que ni se habla. Las personas que llevan a la calle la música son un ejemplo de los cientos de casos de represión no mediáticos. Insisto en esto por justicia con quienes se me quedan en el tintero.

Estos casos evidencian que los aparatos de coacción y represión también se preocupan de acallar y someter la música que se encamina por senderos de rebeldía y protesta. Y eso pasa también con los CSA y okupaciones, espacios autogestionados que son el pilar de la contracultura y la acción sin intermediación contra el capitalismo y su primera esencia, la propiedad.

Lo que vengo a plantear y a poner sobre la mesa es que estas formas de represión y los objetivos que la fundamentan, no son muy distintas a la que sufren quienes un día participaron en un piquete de huelga o defendiendo a vecin@s en un desalojo de un piso embargado. No son distintos a la represión que supone el pobrecidio que padecemos o los centros para extranjeros (CIE).

Hoy más que nunca, las personas que creemos en la faceta liberadora y antirrepresiva de la music-acción debemos mostrar solidaridad con quienes sufren persecución por cantar lo que los poderosos no quieren oír. La represión a la gente que hacemos música y cantamos, sólo es un apartado más de una labor generalizada, un rostro más de un mal con miles de caras y un “hilo teledirigido que nos atraviesa a todxs a la vez” (Las Hormigas, Donde se habla).

Desde mi punto de vista, es necesario que estos casos de represión se enmarquen en un cuadro más completo, el de un sistema autoritario que aplica en tres niveles la represión (baja, media, alta) y al que hay que añadirle otras formas: la sofisticada y sutil, casi inapreciable pero está ahí, dosificada incluso en forma de bonitas canciones. En esto no podemos mantener la ambigüedad.

La gente que usamos la música dentro de esos aspectos liberadores y transformadores, que la vivimos como nuestro instrumento comunicador social y bien común y colectivo, debemos, por una parte, hacer lo imposible para mantener nuestras expresiones libres del miedo paralizante, y por otra parte, mostrarnos solidariamente activxs con quienes padecen y sufren la represión en cualquiera de sus variantes. Esta fragmentación artificial y difícil de apreciar cuando nos reprimen la tenemos que responder con claridad; todxs estamos en el mismo saco y en el centro de la diana.

Si por lo que hacemos y decimos se nos castiga, aunque seamos musicxs y cantantes, también somos o deberíamos ser Alfon, Bódalo y Nahuel. Piñata Pandora, Gamonal, Can Vies y Banc Expropiat. Somos quienes roban comida en el supermercado o cultivan su marihuana. Somos las muieres asesinadas por el terrorismo machista. Lxs inmigrantes y lxs manterxs. Somos lxs profesorxs y estudiantes encausados por ocupar la universidad. Los presos jóvenes de los barrios pobres.

Todxs necesitamos la libertad, menos quienes se ven amenazados por ella y alimentan la represión mirando para otro lado. Miremos de frente a nuestros opresores y señalemos su sinrazón. En nuestras canciones también anidan nuestras razones. Pongamos “la fuerza de la razón frente a la razón de la fuerza”.

¡¡AMNISTÍA SOCIAL PARA TODAS YA!!

La rebelión es mi ciencia

Quiero acabar lo escrito con una letra que siempre he tenido muy presente y que como otras canciones marcó mi rumbo como cantador no profesional. Son un extracto de las “Coplas del Payador Perseguido” de Jorge Cafrune basadas en las letras de Atahualpa Yupanqui:

“Yo vengo de muy abajo
y muy arriba no estoy,
al pobre mi canto doy
así lo paso contento,
porque estoy en mi elemento y
ahí valgo por lo que soy.

Cantor que cante a los pobres
Ni muerto se ha de callar,
pues ande vaya a parar
el canto de ese cristiano,
no ha de faltar el paisano
que lo haga resucitar.

Si alguna vuelta he cantado ante panzudos patrones,
he picaneado las razones profundas del pobrerío,
yo no traiciono a los míos por palmas ni patacones.

Si uno canta coplas de amor
de potros de domador
del cielo y las estrellas,
dicen “que cosa más bella
si canta que es un primor”,
pero si uno como Fierro por ahí se larga opinando,
el pobre se va acercando con las orejas alertas,
y el rico bicha la puerta
y se aleja reculando.

Tal vez, alguien haya rodado
Tanto como rodé yo,
pero le juro, créamelo
que vi tanta pobreza,
que yo pensé con tristeza
“Dios, por aquí y no paso”.

Nadie podrá señalarme
que canto por amargao,
si he pasado las que he pasado
quiero servir de advertencia,
el rodar no será ciencia
pero tampoco es pecado”.

[Artículo publicado originalmente en el periódico Rojo y Negro # 307, Madrid, diciembre 2016. Número completo accesible en http://rojoynegro.info/sites/default/files/rojoynegro307diciembre.qxd_.pdf.]


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos interesa el debate, la confrontación de ideas y el disenso. Pero si tu comentario es sólo para descalificaciones sin argumentos, o mentiras falaces, no será publicado. Hay muchos sitios del gobierno venezolano donde gustosa y rápidamente publican ese tipo de comunicaciones.

Ser gobernado es...

Charla: El Anarquismo en América Latina

Seguidores

Etiquetas

@kRata (comic) `Sabino Romero 10deLuluncoto 18 años El Libertario 1º de Mayo 27 de febrero 4 de febrero Aana Wainjirawa abajo los muros de las prisiones Abdicación del rey de España abolicionismo Aborto abstencion Abstención abstención electoral abuso militar en Venezuela abuso policial abuso sexual niños Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat acampada Acampadas acción directa anarquista Acción Directa Autogestiva Accion directa no violenta Acción Ecológica Acción Libertaria actividades activismo actualidad del anarquismo Acuerdo Venezuela China adecos chavistas agresiones en Venezuela agresiones a sindicalistas en Venezuela agroecología Agustín García Calvo Alan Furth Alan Moore Albert Camus Alberto Acosta Alcedo Mora Alejandro Álvarez Alentuy Alexander Luzardo Alfonso "el Set@" Alfredo Bonanno Alfredo Vallota Alí Moshiri Alí Primera Alí Rodríguez Araque alternativa Alternativa Antimilitarista Alto costo de la vida Alvaro García Linera Amador Fernández-Savater América Latina Américo Alejandro Balbuena Aministía Internacional Amnistía Internacional Amnistía Internacional Venezuela Amor amor libre Amor y Rabia análisis análisis anarquista sobre Venezuela análisis asamblea nacional análisis conflicto con Colombia análisis de izquierda Venezuela análisis de la revolución bolivariana análisis económico análisis reformas en Cuba análisis sobre Venezuela anarchico anarchism anarchism kurdistan anarchism venezuela anarcofeminismo anarcopunk venezuela anarquismo a la venezolana anarquismo básico anarquismo caracas Anarquismo en América Latina anarquismo en Argentina anarquismo en barquisimeto anarquismo en Francia Anarquismo en México anarquismo en Perú anarquismo en rusia anarquismo en Uruguay Anarquismo en Venezuela Anarquismo es movimiento anarquismo hoy anarquismo ilegalista Anarquismo social anarquismo suiza anarquismo venezuela anarquismo vs. Estado anarquismo y cárceles anarquismo y comunicación anarquismo y derecho anarquismo y ecología anarquismo y educación anarquismo y literatura anarquismo y luchas sociales anarquismo y marxismo anarquismo y nacionalismo anarquismo y planificación urbana Anarquismo y política Anarquismo y Postestructuralismo anarquismo y religión anarquismo y violencia anarquismo zulia anarquistas anarquistas caracas Anarquistas contra el muro anarquistas de Alemania anarquistas de Brasil anarquistas de Chile anarquistas de Cuba anarquistas de México Anarquistas de Temuco anarquistas de Turquía anarquistas en Bolivia anarquistas en Colombia anarquistas en Costa Rica anarquistas en Cuba anarquistas en El Salvador anarquistas en Paraguay anarquistas en Venezuela anarquistas presos anarquistas solidarios con los yukpa anarquistas ucv anarquistas y prisiones Andreas Speck Ángel Cappelletti anonymous venezuela antiimperialismo antimilitarismo antimilitarismo anarquista Antonio Ledezma Antonio Pasquali Antonio Serrano antropología Antulio Rosales Anzoátegui apagones apoyo a El Libertario apoyo internacional al chavismo apoyo internacional al madurismo APPO Archivo Histórico del Anarquismo en Venezuela armamentismo Armando Chaguaceda Armando Guerra Armando Investiga Armando la Resistencia arte callejero arte y anarquismo artistas asesinato de estudiantes asesinatos de manifestantes Asier Guridi Asilo y refugio ataques contra defensores de derechos humanos ataques contra defensores de derechos humanos en Venezuela ataques contra el movimiento anarquista ataques contra el movimiento popular en Venezuela ataques libertad de expresión autodefensa autogestion autogestión Autonomía autonomía de los movimientos sociales autonomía universitaria autoritarismo burocratico en Cuba Barquisimeto Bernhard Heidbreder biblioteca anarquista bicentenario bakunin bicicletas biciescuela urbana bienes comunes brutalidad policial Buenaventura Durruti Buenos Aires calentamiento global Cambiar el mundo sin tomar el poder Cambio Climático cambio social Campaña contra la Criminalización del Anarquismo capitalismo y medio ambiente caracas Carlos Crespo Carlos Crespo Flores Carmen García Guadilla Casa de la Mujer "Juana la Avanzadora" de Maracay Casa de la Mujer Juana la Avanzadora de Maracay Centro de Derechos Humanos UCAB chavismo y religiosidad popular chile ciberactivismo ciclismo urbano ciclo guerrilla urbana ciencia y tecnología en Venezuela Civetchi CNT Coalicion Anarquista y Libertaria de Porto Alegre Coalición Venezolana de Organizaciones LGBTI Colombia comercio de armas comic comics comida vegetariana Comitê Popular da Copa 2014 Comites de Defensa de la Revolución compra de armas concretera caracas concretera de chuao Concretera la carlota conflicto universitario conflicto yukpa consecuencias ambientales explotación petrolera en Venezuela contaminación ambiental contaminación PDVSA Cooperativismo cooptación de movimientos sociales cooptación medios alternativos Venezuela CORPOELEC Correo A coyuntura mexicana 2012 coyuntura venezolana 2010 coyuntura venezolana 2012 coyuntura venezolana 2013 coyuntura venezolana 2014 coyuntura venezolana 2015 coyuntura venezolana 2016 criminalización de la protesta en Colombia criminalización de la protesta en Venezuela Criminalización de los pueblos indígenas crisis agropecuaria en Venezuela crisis económica en Venezuela crisis economica venezuela crítica anarquista al marxismo crítica de izquierda al chavismo críticas de izquierda al madurismo críticas revolucionarias a Rafael Ramírez Cuba Libertaria Cuba Libertaria 22 Daniel Ortega Daniel Pinos deforestación delimitación de tierras indígenas demarcación de territorios indígenas demarcación de tierras en Venezuela deporte y anarquia deporte y capitalismo derecho a la manifestación derecho a la protesta desabastecimiento desaparecidos en Argentina desaparecidos en México desaparecidos en Venezuela desarrollo científico-tecnológico desencanto en el chavismo despidos injustificados detenciones difusión anarquista Douglas Bravo ecologismo ecologismo en Venezuela economía educación en Venezuela Ejército Venezolano Eliseo Reclus Emma Goldman endeudamiento Enfermedad Hugo Chávez equidad de género en Venezuela Erick Benítez Escritos de Domingo Alberto Rangel Espacio Público Estado y corrupción en Venezuela Estado y economía en Venezuela Esteban Emilio Mosonyi ética y práctica médica Europa Eva Golinger Evo Morales extractivismo EZLN falso socialismo Fanzine Exilio Interior FARC fascismo Federación Anarquista Centroamericana y Caribeña Federación Anarquista Centroamericana y del Caribe Federación Anarquista de México Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) Felipe Pérez Martí Feria del libro anarquista Feria del Libro Independiente y Autogestionario Ferrominera Ferrominera Orinoco FIFA Filosofía Filosofía en la Ciudad Francisco Flaco Prada Frente Clasista Argimiro Gabaldón futbol brasil Gadafi Galsic Género Genocidio GLBIT Global Voices globalizacion en Venezuela golpe de Estado en Venezuela Grupo de Estudio y Trabajo Jesús Alberto Márquez Finol Guardia Nacional Bolivariana Guardianas de Chávez Gustavo Godoy Gustavo Rodríguez hacktivismo Heinz Dieterich Henrique Capriles hiperinflación Historia de Venezuela historia del anarquismo homicidios Homofobia Humano Derecho Humberto Decarli Humberto Márquez Humor ilustraciones imágen El Libertario indigenas ecuador indígenas en Argentina indígenas en Bolivia indígenas en Brasil indígenas en México indígenas en Perú indigenas en venezuela indígenas en Venezuela indígenas presos en Venezuela Indígenas Venezuela indìgenas y revolución bolivariana individualismo y anarquismo industria forestal en Chile industria petrolera inflación en Venezuela informática libertaria Informe situación indígenas en Venezuela Inseguridad Ciudadana en Venezuela Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela Irak Iris Varela Isbel Díaz Torres Israel izquierda antiautoritaria en Cuba izquierda antichavista izquierda en Venezuela James C. Scott Javier Gárate John Holloway Jorell Meléndez Jorge Videla jornadas de diversidad sexual Jornadas Magonistas Jose Manuel Delmoral Jose María Korta José María Korta José Quintero Weir José Rafael López Padrino Juan Carlos La Rosa la Justicia y los Derechos Humanos Laura Vicente LEEME CARACAS legado del chavismo Lexys Rendón Ley Antiterrorista Liber Forti Líber Forti liberacion animal liberación animal liberación humana libertad a los presos anarquistas libertad Bernhard Heidbreder libertad de expresión libertad de expresión en Venezuela libertad para detenidos en Lulea los Salarios y los Sindicatos lucha indígena en Colombia lucha indígena en Venezuela lucha revolucionaria lucha socio-ambiental luchas ambientales Venezuela luchas de los pueblos indígenas luchas de los trabajadores luchas de los trabajadores Venezuela luchas de mujeres luchas estudiantiles luchas indígenas en Venezuela luchas obreras luchas populares en Venezuela luciano pitronello Luis Carlos Díaz Luis Fuenmayor Toro Luis Rafael Escobar Ugas Luis Reyes Reyes Madres de Plaza de Mayo Madrid madurismo maestros manifestaciones manifestaciones en Venezuela manipulación mediática manipulación religiosa Manuales Manuel Castells Marc Saint-Upéry Marcela Masperó Marea Socialista María Esperanza Hermida Mario Antonio López mario gonzalez masa crítica Masacre de Cantaura Masacre de El Amparo Masacre de Haximú Masacre de Loma de León Masacre de Monte Oscuro masacre de San Vicente Masacre de Uribana medio ambiente medios comunitarios y alternativos de Venezuela medios de transporte alternativos megaminería Mercosur Mérida Mijaíl Martínez minería mineria en Venezuela minería en Venezuela Misiones Sociales MOC movilizacion en la planta muerte de neonatos en Venezuela mujeres anarquistas Mujeres Libres Mundial de Fútbol 2014 narcotráfico neoliberalismo Nicaragua nicolas maduro Nicolás Maduro Niñas y Adolescentes no a la concretera no a la extradicion de Bernhard Heidbreder no a las corridas de toros Nu-Sol objeción de conciencia Observatorio Venezolano de Conflictividad Social Occupy Wall Street Octavio Alberola organizacion nelson garrido Organización Nelson Garrido Origen de las Fuerzas Armadas en Venezuela Orlando Chirino Pablo Hernández Parra Paquete económico paramilitarismo paro universitario Parque Verde La Carlota patriarcado patriotismo Pedro Pablo Peñaloza Pelao Carvallo pelea de almohadas periódico anarquista Periódico Apoyo Mutuo periodico Bandera Negra periódico CNT Periódico El Amanecer Periódico El Libertario periódicos petróleo venezolano Picnic urbano poder y política en Latinoamérica poder y política en Venezuela poesía libertaria polarización en Venezuela Policía Nacional Bolivariana policías corruptos en Venezuela práctica anarquista prensa anarquista preso anarquista presos anarquistas presos políticos en Venezuela prision venezuela prisiones en venezuela proceso bolivariano producción agrícola protesta creativa protesta pacífica protestas contra el Mundial 2014 protestas en venezuela proyecto de reforma de la Ley de Conscripción y Alistamiento Militar pueblos originarios pugnas internas del chavismo Punk Latinoamericano punk veneziuela Quiteria Franco Rafael Ramírez Rafael Uzcátegui Raisa Urribarri Ramón Álvarez Ramón Carrizales Ramón Rodríguez Chacín Raúl Zibechi rebelion en venezuela recursos Red Latinoamericana Antimilitarista red Observatorio Crítico Red por los Derechos Humanos de Niños Red Protagónica Observatorio Crítico (OC) de la Revolución Cubana Regeneración Radio relaciones Cuba-EE.UU. relaciones de Venezuela con China relaciones de Venezuela con Colombia relaciones de Venezuela con Cuba relaciones de Venezuela con U$A relaciones entre la banca y chávez represión represión antianarquista represión en Colombia Represión en Cuba represion en Venezuela represión en Venezuela represión policial represion policial en Venezuela Repsol YPF resistencia indígena resistencia venezuela revista AL MARGEN revolución bolivariana Revolución ciudadana robert serra Roberto Yépez Rodolfo Montes de Oca Rodolfo Rico Roger Cordero Lara Rubén González Rubèn González Rusia Sacudón salario en venezuela salario mínimo en Venezuela San Cristóbal sanciones sancocho Santiago de Chile secuestro seguridad industrial semana pro presos anarquistas 2014 Servicio Militar Obligatorio sexismo sexualidad libre sicariato Sidor Sierra de Perijá Simón Rodríguez Porras sindicalismo situación agraria latinoamericana situación de la salud situación de los trabajadores en Venezuela situación del periodismo en Venezuela situación del sindicalismo en Argentina situación del sindicalismo en Venezuela situación político-social en Brasil situación político-social en la península ibérica situación político-social mexicana situación venezolana situation in Venezuela 2014 soberanía alimentaria en Venezuela Soberanía energética bolivariana Sociedad Homo et Natura Sociedad Homoetnatura Sofía Comuniello Sofía Esteves software libre solidaridad con Cuba Subcomandante Marcos Taller Libertario Alfredo López Tamoa Calzadilla Tarek William Saab tercerización en Venezuela terrorismo terrorismo cotidiano terrorismo de Estado en Colombia Testimonio represión Testimonios de la revolución cubana Todo por Hacer toma yukpa del TSJ Tomás Ibáñez torturas en Venezuela totalitarismo Trabajadores de la Chrysler trabajadores del Estado trabajadores en Argentina Transexuales Transfobia Transformando información en acción transición transnacionales chinas Transparencia Venezuela Transportes Camila Trasnacionales Tribunal Supremo de Justicia turquia Turquía tweets anarquistas Twitter UBV UCV ULA UNETE UNEY universidad central de venezuela Uribana Uruguay utopía Valles del Tuy Vaticano vegetarianismo Venevisión venezuela Venezuela bolivariana Venezuela protests in February 2014 Víctor Muñoz vidas anarquistas viento sin fronteras vigilia frente al TSJ violaciones a los derechos humanos violencia contra la mujer violencia contra niños Vivienda Vladimir Aguilar Williams Sanguino Wladimir Pérez Yaracuy Yendri Sánchez Zaida García Zapatistas Zara zona temporalmente autónoma Zulia