Con la tecnología de Blogger.

jueves, 10 de noviembre de 2016

El voto y el sufragio universal vistos desde el anarquismo



Eduardo Colombo

Veamos primero qué es votar.

I. El voto es un procedimiento que permite expresar una [Topinión o una voluntad. Según la  etimología latina, votum  es el participio pasado de vovere: invocar (Littré), hacer voto de, dar o negar el propio voto. Votar es dar la propia voz al cabildo (en las antiguas cofradías religiosas). Se puede votar de diferentes modos, como por ejemplo por órdenes o por cabeza. El sufragio, o voto, es un método que sirve habitualmente para extraer una mayoría (relativa, simple, de 3/4, etc.) No tiene sentido más que en los casos en que se puede considerar que la existencia de una opinión mayoritaria es pertinente a la cuestión.

II. Votar, entonces, es dar una opinión (en sentido amplio) sobre algo o sobre alguien, en general para constituir una mayoría. Dar el propio voto puede servir en una deliberación o en una elección: en este último caso, esto permite elegir (las palabras electio y eligere significan elección y elegir) entre dos o varias personas que se postulan para un cargo institucional. También se puede utilizar el voto para eligere una estrategia o, mejor incluso, para afirmar o negar un punto de vista.

III. El voto sirve para delimitar una mayoría, es cierto, ¿pero para qué sirve una “mayoría”? Seguramente no para tener razón. Pero  allí donde las opiniones divergen acerca de cuestiones de  oportunidad o de táctica, allí donde los argumentos no son convincentes –e incluso, una vez más, no se trata de cuestiones de principios o valores– por ejemplo, para decidir qué día se lanza una huelga o para saber si se está o no de acuerdo para hacer un número especial de una revista, la decisión por mayoría se convierte en un procedimiento útil.

IV. Para los anarquistas, entonces, es preciso considerar el voto en relación con la pertinencia de una mayoría.

Primero: La ley de la mayoría propia a la democracia directa o indirecta (fácilmente criticable y criticada a nivel de la filosofía política del anarquismo) no es una “ley” que se impone a los anarquistas: toda toma de decisión, todo compromiso debe ser libremente adquirido o aceptado.

Segundo: El libre acuerdo excluye la mayoría formal obtenida por un voto. Innumerables decisiones, situaciones, circunstancias, escapan al recurso a una mayoría cualquiera. La “mayoría” de personas, la mayoría en una asamblea, no conoce la verdad, ni puede pretender tener razón, no sabe ni mejor ni peor que yo, o que usted, o que ustedes, lo que es necesario hacer (se puede decir que una asamblea de sabios tiene la inteligencia del más débil de sus miembros).

Tercero: En materia de valores, de “principios”, de conocimientos, pedir que se tome una decisión “por mayoría” es una inepcia. Me niego a participar en una votación en donde fuera necesario decidir si la libertad es preferible a la esclavitud, o si la teoría inmunológica de la “selección clonal” es verdadera. Pero si se trata de encrucijadas estratégicas grupales, si es preciso emprender actividades comunes, si hace falta ponerse de  acuerdo  para  elegir  una  orientación  más  que  otra  –y  yo, como individuo, no pienso que esta elección afecte mis valores (mis principios)– puedo muy bien aceptar como método útil la participación en una decisión tomada por mayoría.

Corolario: en un grupo anarquista o en una asamblea, si en conjunto se decidió recurrir a una decisión por mayoría, y si personalmente acepto participar en la votación, entonces me atengo a la decisión mayoritaria (lo cual es una regla de responsabilidad ética).

El voto secreto

¿El voto debe ser público o secreto? “Es un gran interrogante”, decía Montesquieu (véase El espíritu de las leyes, Libro II, 2) quien, al abordar el problema, se apoya en Cicerón. Éste escribe en el libro III de las Leyes: “Lo mejor es sufragar en voz alta; ¿pero se puede hacer que ésa sea la regla?”. Y agrega algunas líneas después: “nunca un pueblo libre sintió la necesidad” de una ley que estableciera el “escrutinio secreto”, aunque “la reclama con insistencia cuando está oprimido bajo el poder y la dominación de los grandes”.

Montesquieu aprueba: “Sin duda cuando el pueblo sufraga los sufragios deben ser públicos [1] ; y esto debe ser visto como una ley fundamental de la democracia”.

Pero ni Cicerón  ni Montesquieu experimentan una fuerte pasión por la igualdad, y encuentran circunstancias atenuantes para todos aquellos que recurren al secreto. El voto secreto –creía Montesquieu– previene las intrigas cuando en una aristocracia el cuerpo de nobles debe sufragar, dado que “todo se hace por medio de intrigas y de cábala entre los grandes” (Lesage).

Por el contrario, Maquiavelo, espíritu avezado en estos asuntos, sabía que bajo la cobertura del secreto se tejen las facciones partidarias. En las  Historias florentinas (Libro VII, II°), leemos, a propósito de Cosme de Médicis y Neri Capponi: “Neri era de los que habían conquistado su popularidad por caminos legales, de manera que tenía muchos amigos, pero pocos partidarios. Cosme... que había conquistado su popularidad tanto por vías secretas como a la luz del día, tenía amigos y partidarios a montones”.

En realidad, a lo largo de una historia que viene de tan lejos, el voto público o secreto fue acordado o instituido por reyes, tiranos u oligarquías dominantes en función de la oportunidad social o de la coyuntura política y –obviamente– de las relaciones de fuerzas. El grupo dominante, aristocrático u oligárquico, controla mejor desde el exterior una asamblea mediante el voto público (como recordaba Montesquieu: los treinta tiranos de Atenas quisieron que los sufragios de los Areopagitas fueran públicos, para dirigirlos según su capricho), y desde el interior mediante el voto secreto.

A mayor poder, secreto extremo: el Colegio Sacro se reúne en cónclave (cónclave = cerrado con llave) para elegir al Papa. El movimiento progresista, socialista y obrero del siglo XIX se opuso en su origen al voto secreto, porque facilitaba la irresponsabilidad y la hipocresía. Y no lo admitió en sus propias asambleas, como continúan haciendo los anarquistas; pero frente a la conquista progresiva del sufragio llamado universal y frente a la realidad de la opresión, la miseria y la explotación, debió aceptar que el secreto del voto constituyera una protección para el obrero o el campesino que podía de este modo escapar al furor del patrón o del señor feudal cuando éstos encontraran el voto “descortés”.

En una asamblea el voto secreto permite disociarlo que se dice y o que se hace, la opinión y la acción: dar la propia opinión en público según el buen criterio y la razón sensata, y votar bajo la protección del secreto según los intereses más inmediatos o las pasiones más inconfesables.

Para los débiles y los explotados, el voto secreto es una protección que les permite expresar una opinión que no están en medida de asumir. Para los libres e iguales, el voto secreto es un obstáculo que los obliga a contar con el recelo y la tartufería.

En dos palabras, el voto secreto es una necesidad para los oprimidos o los indefensos y un vicio de dogos y de papas.

En la democracia directa (al igual que en el agora dela polis, o en las reuniones de la ecclesia) la palabra era libre (parrhesia), e igualitaria (isegoria), al igual que en las asambleas sans-culottes, o en el movimiento obrero revolucionario [2], se votaba públicamente, a mano alzada, frente a los otros, los iguales, loshomoioi.

El sufragio universal

“Si las elecciones sirvieran para cambiar algo, estarían prohibidas.”

“¡Los anarquistas no votan!” Y es cierto, cuando de sufragio universal se trata, los anarquistas predican la abstención revolucionaria.

El anarquista se niega a valerse de la boleta electoral para cambiar algo o para participar de la expresión de “la voluntad del pueblo”, porque sabe que esas dos ilusiones son enormes engaños constitutivos de la democracia representativa.

La gente honesta y simple debería saberlo y no lo sabe. Un espíritu libre no puede dejar de sorprenderse viendo alrededor suyo que, incluso cuando se abusa de él y se lo engaña periódicamente, la confianza del elector sobrevive a las decepciones repetidas y a sus propias y cotidianas lamentaciones (Sébastien Faure), y, como un lamentable Sísifo, el elector continuará votando cuando el poder político le pida que lo haga.

Sabemos que nuestros argumentos son fuertes pero la razón no es suficiente. El hábito y la costumbre se imponen por sí mismas por la única razón de que el ciudadano los encuentra ya en el tejido social; los recibió al nacer, y seguirá la ley que el poder le dio.

“Entonces, las leyes, escribió Montaigne, mantienen su crédito no porque son justas sino porque son leyes. Éste es el fundamento místico de su autoridad; no tienen otro [3]”.

El régimen de representación parlamentario despoja al pueblo de su capacidad de hacer o de establecer sus propias normas. Ya durante la Revolución, en el origen de la República, la burguesía jacobina se opone al derecho de las secciones a tener asambleas permanentes. “Si las asambleas primarias –dice Robespierre– son convocadas para juzgar cuestiones de Estado, la Convención resultará destruida”. Palabras que suscitarán  el siguiente comentario de  Proudhon: “Está claro. Si el pueblo se convierte en legislador, ¿para qué sirven los representantes? Si gobierna por sí mismo, ¿para qué los ministros? [4]”.

Pero el gobierno es necesario, se nos dice, para mantener el orden en la sociedad y para asegurar la obediencia a la autoridad, incluso si ese orden y esa obediencia consagran “la subordinación del pobre al rico, del villano al noble, del trabajador al patrón, del laico al sacerdote”. En síntesis, el orden estatal es jerarquía social, la miseria para la mayoría, la  opulencia para unos pocos. La democracia representativa, que descansa sobre el sufragio universal, no puede más que confortar este orden. Bakunin pensaba que “el despotismo gubernamental no es nunca tan temible y tan violento como cuando se apoya sobre la pretendida representación de la pseudo voluntad del pueblo [5]”. ¿Pero por qué el sufragio universal no puede expresar más que una pseudo voluntad? Porque encierra tres ficciones, tres verdaderas “trampas para tontos”:

I. Un individuo (un ciudadano o ciudadana), un voto. La igualdad numérica de la institución colectiva que es el sufragio universal lleva a construir diversas unidades abstractas –mayoría, minoría, abstencionistas– a partir de un orden serial que separa y que aísla a los individuos concretos y eales. Esosindividuos son los agentes de prácticas sociales diversas, integran grupos sociales, forman parte de una red de relaciones afectivas y cognitivas de trabajo y de ocio, y esos grupos arrastran enormes desigualdades frente al saber, las posibilidades de información, el dinero. La unidad abstracta y artificialmente construida que emana de las urnas sirve así solamente para desempatar, a menor costo que la lucha abierta, la confrontación entre los diferentes grupos políticos y económicos de la clase dominante en su lucha por controlar el gobierno, los partidos políticos, los mass-media, la circulación de capitales. Las oligarquías “representativas” que conocemos en el mundo industrializado bajo la denominación de “regímenes democráticos” se apoyan sobre esta pseudo voluntad popular –resultado de la igualación o uniformización impuesta en la abstracción numérica por medio del sufragio universal– para mantener la jerarquía social y la apropiación capitalista del trabajo colectivo.

II. La elección del elector recae, en la práctica, sobre candidatos seleccionados previamente por los partidos políticos. Esos candidatos –salvo en las elecciones municipales de ciudades pequeñas– ya han hecho, por las exigencias institucionales de esos mismos partidos, una larga carrera política; fueron preseleccionados, y no se ve de qué manera alguien rebelde o reacio franquee los primeros escalones de semejante camino y pueda continuar su carrera. Son los partidos los que eligen a los “representantes del pueblo”, y son ellos quienes solicitan a los electores sus votos.

La voluntad del pueblo, una vez reducida a una unidad numérica –el pueblo no delibera y no decide, son sus pretendidos representantes que lo hacen por él– tiene, para expresarse, la posibilidad de optar en última ins1tancia entre dos o tres personajes políticos, y elige, como se dice, el mal menor. Elegir el mal menor es, en buena lógica, elegir siempre el mal. ¿Y se puede hacer como si se creyera que eso es la voluntad del pueblo?

III. La representación que emana del sufragio universal es una delegación global del poder del elector (de su capacidad de decidir) sobre la persona del representante durante el tiempo del mandato. Ya se han olvidado las pretensiones de los miembros de las secciones de París en 1789, que ordenaban a sus delegados conformarse a las voluntades de las asambleas primarias. Se olvidó el mandato imperativo o controlado. Se olvidó la revocabilidad en todo momento del delegado. Las “asambleas primarias” pertenecerán de ahora en más a los partidos políticos (si se puede continuar llamando así a esas reuniones convocadas por los “caciques”).

El pueblo, considerado menor, está bajo tutela. Eligió su amo. Y se calla la boca hasta la próxima convocatoria del poder político.

Se llama democracia representativa o indirecta a esta institución en la cual la voluntad del pueblo fue escamoteada por la alquimia del sufragio universal.

El anarquista no quiere actuar en la comedia. No se pliega frente a la autoridad institucional.

“¡Los anarquistas no votan!”

Notas:

[1] En Atenas, se levantaban las manos.

[2] Véase mi escrito “De la polis et de l’espace social plébeien”. [En español: El espacio político de la anarquía, op. cit.]

[3] Montaigne, Ensayos, III, XIII, “De la experiencia”. [Existen varias ediciones en español.]

[4] Pierre-Joseph Proudhon, Idée générale de la révolution au XIXe siècle, París, Édition de la Fédération Anarchiste Française, 1979, pág. 119.

[5] Mijail Bakunin, Étatisme et anarchie. Œuvres complètes, París, Champ libre, 1976, vol. IV, pág. 221. [Edición en español, Estatismo y anarquía, Utopía Libertaria, 2004.]

[Tomado del libro La Voluntad del Pueblo, Buenos Aires, Tupac Ediciones, 2006. El texto completo de esta obra es accesible en https://refractions.plusloin.org/IMG/pdf/Voluntad_del_pueblo_.pdf.]


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos interesa el debate, la confrontación de ideas y el disenso. Pero si tu comentario es sólo para descalificaciones sin argumentos, o mentiras falaces, no será publicado. Hay muchos sitios del gobierno venezolano donde gustosa y rápidamente publican ese tipo de comunicaciones.

Ser gobernado es...

Charla: El Anarquismo en América Latina

Seguidores

Etiquetas

@kRata (comic) `Sabino Romero 10deLuluncoto 18 años El Libertario 1º de Mayo 27 de febrero 4 de febrero Aana Wainjirawa abajo los muros de las prisiones Abdicación del rey de España abolicionismo Aborto abstencion Abstención abstención electoral abuso militar en Venezuela abuso policial abuso sexual niños Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat acampada Acampadas acción directa anarquista Acción Directa Autogestiva Accion directa no violenta Acción Ecológica Acción Libertaria actividades activismo actualidad del anarquismo Acuerdo Venezuela China adecos chavistas agresiones en Venezuela agresiones a sindicalistas en Venezuela agroecología Agustín García Calvo Alan Furth Alan Moore Albert Camus Alberto Acosta Alcedo Mora Alejandro Álvarez Alentuy Alexander Luzardo Alfonso "el Set@" Alfredo Bonanno Alfredo Vallota Alí Moshiri Alí Primera Alí Rodríguez Araque alternativa Alternativa Antimilitarista Alto costo de la vida Alvaro García Linera Amador Fernández-Savater América Latina Américo Alejandro Balbuena Aministía Internacional Amnistía Internacional Amnistía Internacional Venezuela Amor amor libre Amor y Rabia análisis análisis anarquista sobre Venezuela análisis asamblea nacional análisis conflicto con Colombia análisis de izquierda Venezuela análisis de la revolución bolivariana análisis económico análisis reformas en Cuba análisis sobre Venezuela anarchico anarchism anarchism kurdistan anarchism venezuela anarcofeminismo anarcopunk venezuela anarquismo a la venezolana anarquismo básico anarquismo caracas Anarquismo en América Latina anarquismo en Argentina anarquismo en barquisimeto anarquismo en Francia Anarquismo en México anarquismo en Perú anarquismo en rusia anarquismo en Uruguay Anarquismo en Venezuela Anarquismo es movimiento anarquismo hoy anarquismo ilegalista Anarquismo social anarquismo suiza anarquismo venezuela anarquismo vs. Estado anarquismo y cárceles anarquismo y comunicación anarquismo y derecho anarquismo y ecología anarquismo y educación anarquismo y literatura anarquismo y luchas sociales anarquismo y marxismo anarquismo y nacionalismo anarquismo y planificación urbana Anarquismo y política Anarquismo y Postestructuralismo anarquismo y religión anarquismo y violencia anarquismo zulia anarquistas anarquistas caracas Anarquistas contra el muro anarquistas de Alemania anarquistas de Brasil anarquistas de Chile anarquistas de Cuba anarquistas de México Anarquistas de Temuco anarquistas de Turquía anarquistas en Bolivia anarquistas en Colombia anarquistas en Costa Rica anarquistas en Cuba anarquistas en El Salvador anarquistas en Paraguay anarquistas en Venezuela anarquistas presos anarquistas solidarios con los yukpa anarquistas ucv anarquistas y prisiones Andreas Speck Ángel Cappelletti anonymous venezuela antiimperialismo antimilitarismo antimilitarismo anarquista Antonio Ledezma Antonio Pasquali Antonio Serrano antropología Antulio Rosales Anzoátegui apagones apoyo a El Libertario apoyo internacional al chavismo apoyo internacional al madurismo APPO Archivo Histórico del Anarquismo en Venezuela armamentismo Armando Chaguaceda Armando Guerra Armando Investiga Armando la Resistencia arte callejero arte y anarquismo artistas asesinato de estudiantes asesinatos de manifestantes Asier Guridi Asilo y refugio ataques contra defensores de derechos humanos ataques contra defensores de derechos humanos en Venezuela ataques contra el movimiento anarquista ataques contra el movimiento popular en Venezuela ataques libertad de expresión autodefensa autogestion autogestión Autonomía autonomía de los movimientos sociales autonomía universitaria autoritarismo burocratico en Cuba Barquisimeto Bernhard Heidbreder biblioteca anarquista bicentenario bakunin bicicletas biciescuela urbana bienes comunes brutalidad policial Buenaventura Durruti Buenos Aires calentamiento global Cambiar el mundo sin tomar el poder Cambio Climático cambio social Campaña contra la Criminalización del Anarquismo capitalismo y medio ambiente caracas Carlos Crespo Carlos Crespo Flores Carmen García Guadilla Casa de la Mujer "Juana la Avanzadora" de Maracay Casa de la Mujer Juana la Avanzadora de Maracay Centro de Derechos Humanos UCAB chavismo y religiosidad popular chile ciberactivismo ciclismo urbano ciclo guerrilla urbana ciencia y tecnología en Venezuela Civetchi CNT Coalicion Anarquista y Libertaria de Porto Alegre Coalición Venezolana de Organizaciones LGBTI Colombia comercio de armas comic comics comida vegetariana Comitê Popular da Copa 2014 Comites de Defensa de la Revolución compra de armas concretera caracas concretera de chuao Concretera la carlota conflicto universitario conflicto yukpa consecuencias ambientales explotación petrolera en Venezuela contaminación ambiental contaminación PDVSA Cooperativismo cooptación de movimientos sociales cooptación medios alternativos Venezuela CORPOELEC Correo A coyuntura mexicana 2012 coyuntura venezolana 2010 coyuntura venezolana 2012 coyuntura venezolana 2013 coyuntura venezolana 2014 coyuntura venezolana 2015 coyuntura venezolana 2016 criminalización de la protesta en Colombia criminalización de la protesta en Venezuela Criminalización de los pueblos indígenas crisis agropecuaria en Venezuela crisis económica en Venezuela crisis economica venezuela crítica anarquista al marxismo crítica de izquierda al chavismo críticas de izquierda al madurismo críticas revolucionarias a Rafael Ramírez Cuba Libertaria Cuba Libertaria 22 Daniel Ortega Daniel Pinos deforestación delimitación de tierras indígenas demarcación de territorios indígenas demarcación de tierras en Venezuela deporte y anarquia deporte y capitalismo derecho a la manifestación derecho a la protesta desabastecimiento desaparecidos en Argentina desaparecidos en México desaparecidos en Venezuela desarrollo científico-tecnológico desencanto en el chavismo despidos injustificados detenciones difusión anarquista Douglas Bravo ecologismo ecologismo en Venezuela economía educación en Venezuela Ejército Venezolano Eliseo Reclus Emma Goldman endeudamiento Enfermedad Hugo Chávez equidad de género en Venezuela Erick Benítez Escritos de Domingo Alberto Rangel Espacio Público Estado y corrupción en Venezuela Estado y economía en Venezuela Esteban Emilio Mosonyi ética y práctica médica Europa Eva Golinger Evo Morales extractivismo EZLN falso socialismo Fanzine Exilio Interior FARC fascismo Federación Anarquista Centroamericana y Caribeña Federación Anarquista Centroamericana y del Caribe Federación Anarquista de México Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) Felipe Pérez Martí Feria del libro anarquista Feria del Libro Independiente y Autogestionario Ferrominera Ferrominera Orinoco FIFA Filosofía Filosofía en la Ciudad Francisco Flaco Prada Frente Clasista Argimiro Gabaldón futbol brasil Gadafi Galsic Género Genocidio GLBIT Global Voices globalizacion en Venezuela golpe de Estado en Venezuela Grupo de Estudio y Trabajo Jesús Alberto Márquez Finol Guardia Nacional Bolivariana Guardianas de Chávez Gustavo Godoy Gustavo Rodríguez hacktivismo Heinz Dieterich Henrique Capriles hiperinflación Historia de Venezuela historia del anarquismo homicidios Homofobia Humano Derecho Humberto Decarli Humberto Márquez Humor ilustraciones imágen El Libertario indigenas ecuador indígenas en Argentina indígenas en Bolivia indígenas en Brasil indígenas en México indígenas en Perú indigenas en venezuela indígenas en Venezuela indígenas presos en Venezuela Indígenas Venezuela indìgenas y revolución bolivariana individualismo y anarquismo industria forestal en Chile industria petrolera inflación en Venezuela informática libertaria Informe situación indígenas en Venezuela Inseguridad Ciudadana en Venezuela Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela Irak Iris Varela Isbel Díaz Torres Israel izquierda antiautoritaria en Cuba izquierda antichavista izquierda en Venezuela James C. Scott Javier Gárate John Holloway Jorell Meléndez Jorge Videla jornadas de diversidad sexual Jornadas Magonistas Jose Manuel Delmoral Jose María Korta José María Korta José Quintero Weir José Rafael López Padrino Juan Carlos La Rosa la Justicia y los Derechos Humanos Laura Vicente LEEME CARACAS legado del chavismo Lexys Rendón Ley Antiterrorista Liber Forti Líber Forti liberacion animal liberación animal liberación humana libertad a los presos anarquistas libertad Bernhard Heidbreder libertad de expresión libertad de expresión en Venezuela libertad para detenidos en Lulea los Salarios y los Sindicatos lucha indígena en Colombia lucha indígena en Venezuela lucha revolucionaria lucha socio-ambiental luchas ambientales Venezuela luchas de los pueblos indígenas luchas de los trabajadores luchas de los trabajadores Venezuela luchas de mujeres luchas estudiantiles luchas indígenas en Venezuela luchas obreras luchas populares en Venezuela luciano pitronello Luis Carlos Díaz Luis Fuenmayor Toro Luis Rafael Escobar Ugas Luis Reyes Reyes Madres de Plaza de Mayo Madrid madurismo maestros manifestaciones manifestaciones en Venezuela manipulación mediática manipulación religiosa Manuales Manuel Castells Marc Saint-Upéry Marcela Masperó Marea Socialista María Esperanza Hermida Mario Antonio López mario gonzalez masa crítica Masacre de Cantaura Masacre de El Amparo Masacre de Haximú Masacre de Loma de León Masacre de Monte Oscuro masacre de San Vicente Masacre de Uribana medio ambiente medios comunitarios y alternativos de Venezuela medios de transporte alternativos megaminería Mercosur Mérida Mijaíl Martínez minería mineria en Venezuela minería en Venezuela Misiones Sociales MOC movilizacion en la planta muerte de neonatos en Venezuela mujeres anarquistas Mujeres Libres Mundial de Fútbol 2014 narcotráfico neoliberalismo Nicaragua nicolas maduro Nicolás Maduro Niñas y Adolescentes no a la concretera no a la extradicion de Bernhard Heidbreder no a las corridas de toros Nu-Sol objeción de conciencia Observatorio Venezolano de Conflictividad Social Occupy Wall Street Octavio Alberola organizacion nelson garrido Organización Nelson Garrido Origen de las Fuerzas Armadas en Venezuela Orlando Chirino Pablo Hernández Parra Paquete económico paramilitarismo paro universitario Parque Verde La Carlota patriarcado patriotismo Pedro Pablo Peñaloza Pelao Carvallo pelea de almohadas periódico anarquista Periódico Apoyo Mutuo periodico Bandera Negra periódico CNT Periódico El Amanecer Periódico El Libertario periódicos petróleo venezolano Picnic urbano poder y política en Latinoamérica poder y política en Venezuela poesía libertaria polarización en Venezuela Policía Nacional Bolivariana policías corruptos en Venezuela práctica anarquista prensa anarquista preso anarquista presos anarquistas presos políticos en Venezuela prision venezuela prisiones en venezuela proceso bolivariano producción agrícola protesta creativa protesta pacífica protestas contra el Mundial 2014 protestas en venezuela proyecto de reforma de la Ley de Conscripción y Alistamiento Militar pueblos originarios pugnas internas del chavismo Punk Latinoamericano punk veneziuela Quiteria Franco Rafael Ramírez Rafael Uzcátegui Raisa Urribarri Ramón Álvarez Ramón Carrizales Ramón Rodríguez Chacín Raúl Zibechi rebelion en venezuela recursos Red Latinoamericana Antimilitarista red Observatorio Crítico Red por los Derechos Humanos de Niños Red Protagónica Observatorio Crítico (OC) de la Revolución Cubana Regeneración Radio relaciones Cuba-EE.UU. relaciones de Venezuela con China relaciones de Venezuela con Colombia relaciones de Venezuela con Cuba relaciones de Venezuela con U$A relaciones entre la banca y chávez represión represión antianarquista represión en Colombia Represión en Cuba represion en Venezuela represión en Venezuela represión policial represion policial en Venezuela Repsol YPF resistencia indígena resistencia venezuela revista AL MARGEN revolución bolivariana Revolución ciudadana robert serra Roberto Yépez Rodolfo Montes de Oca Rodolfo Rico Roger Cordero Lara Rubén González Rubèn González Rusia Sacudón salario en venezuela salario mínimo en Venezuela San Cristóbal sanciones sancocho Santiago de Chile secuestro seguridad industrial semana pro presos anarquistas 2014 Servicio Militar Obligatorio sexismo sexualidad libre sicariato Sidor Sierra de Perijá Simón Rodríguez Porras sindicalismo situación agraria latinoamericana situación de la salud situación de los trabajadores en Venezuela situación del periodismo en Venezuela situación del sindicalismo en Argentina situación del sindicalismo en Venezuela situación político-social en Brasil situación político-social en la península ibérica situación político-social mexicana situación venezolana situation in Venezuela 2014 soberanía alimentaria en Venezuela Soberanía energética bolivariana Sociedad Homo et Natura Sociedad Homoetnatura Sofía Comuniello Sofía Esteves software libre solidaridad con Cuba Subcomandante Marcos Taller Libertario Alfredo López Tamoa Calzadilla Tarek William Saab tercerización en Venezuela terrorismo terrorismo cotidiano terrorismo de Estado en Colombia Testimonio represión Testimonios de la revolución cubana Todo por Hacer toma yukpa del TSJ Tomás Ibáñez torturas en Venezuela totalitarismo Trabajadores de la Chrysler trabajadores del Estado trabajadores en Argentina Transexuales Transfobia Transformando información en acción transición transnacionales chinas Transparencia Venezuela Transportes Camila Trasnacionales Tribunal Supremo de Justicia turquia Turquía tweets anarquistas Twitter UBV UCV ULA UNETE UNEY universidad central de venezuela Uribana Uruguay utopía Valles del Tuy Vaticano vegetarianismo Venevisión venezuela Venezuela bolivariana Venezuela protests in February 2014 Víctor Muñoz vidas anarquistas viento sin fronteras vigilia frente al TSJ violaciones a los derechos humanos violencia contra la mujer violencia contra niños Vivienda Vladimir Aguilar Williams Sanguino Wladimir Pérez Yaracuy Yendri Sánchez Zaida García Zapatistas Zara zona temporalmente autónoma Zulia