Con la tecnología de Blogger.

jueves, 14 de mayo de 2020

Colombia: Guerra abierta contra los movimiedntos sociales



Gianni Alioti

Desde el día que se termino de escribirse este artículo hasta que se lea, la cantidad de líderes sociales asesinados en Colombia ya no será la misma. 44 líderes sociales y comunitarios fueron asesinados entre principios de enero y 20 de febrero de 2020. Los dos últimos en Puerto Guzmán, Putumayo: Luis Alberto Parra Lozada y su hijo Jader Alberto Parra, ambos de la Junta de Acción Comunitaria - JAC. Fueron sacados de sus hogares por la fuerza el 10 de febrero por un grupo de personas armadas. Sus cuerpos sin vida fueron encontrados solo después de unos días. En esta región, la Red de Derechos Humanos había denunciado la llegada de un grupo armado criminal llamado Mafia Sinaloa durante meses. Pero no es solo el crimen organizado en la guerra por el control del territorio lo que amenaza y mata a los líderes sociales y comunitarios. La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) informa que el notorio grupo paramilitar Águilas Negras ha lanzado una nueva amenaza contra los líderes indígenas de los departamentos de Cauca y Nariño (en el suroeste de Colombia).

El Bloque Capital de las Águilas Negras, que opera en Bogotá, habría escrito en un folleto que había "identificado a todas las guerrillas, los comunistas y los socialistas que están poniendo fin a la riqueza del país" y que pronto "desaparecerán". La verdad, además de la retórica ideológica de los grupos paramilitares, es que los asesinatos sin fin en Colombia afectan principalmente a los activistas de grupos étnicos específicos, como los indígenas y afrocolombianos, y los defensores de los derechos humanos.

Colombia en 2019 mantuvo la triste primacía en el mundo por el número de defensores de derechos humanos asesinados. Su culpa es luchar para proteger el medio ambiente, las tierras indígenas, la libertad de expresión, los derechos de género. Una cifra exorbitante, 107 personas asesinadas. Más de un tercio de los asesinados en todo el mundo (poco más de 300). Sin embargo, no hay rastro de la violencia política y social en Colombia en los medios masivos de difusión de Italia y Europa. Filipinas ocupa el segundo lugar después de Colombia con 43 asesinatos. Seguido por Brasil, Honduras y México. El informe Front Line Defenders [1], la fundación internacional para la protección de los defensores de los derechos humanos, muestra que más de dos tercios del total de asesinatos tuvieron lugar en América Latina. El continente donde la impunidad de asesinos y perpetradores es la norma.

Un "número impresionante" de muertes

El informe de Front Line Defenders describe en detalle los ataques físicos, las campañas de difamación, las amenazas a la seguridad digital, el acoso judicial y los ataques de género que enfrentan los defensores de derechos humanos en todo el mundo. En los casos en que hay datos disponibles, el informe señala que: El 85% de las personas asesinadas el año pasado habían sido amenazadas previamente de modo individual o como parte de la comunidad o grupo en el que trabajaban; el 13% de las víctimas denunciadas eran mujeres; y el 40% de los asesinados trabajaban en defensa de la tierra, los pueblos indígenas y el medio ambiente.

También en Colombia, la violencia dirigida contra líderes comunitarios, que se oponen a megaproyectos ambientalmente destructivos, se ha disparado en los últimos años. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos también expresó alarma por el "impresionante número" de activistas sociales colombianos asesinados, a pesar del histórico acuerdo de paz de noviembre de 2016 destinado a mejorar las condiciones en las zonas rurales controladas por grupos armados (desde guerrillero hasta paramilitar y narcotráfico). En enero de este año, además de los líderes sociales y comunitarios asesinados, otros 7 ex guerrilleros de las FARC también fueron asesinados, quienes, después de abandonar las armas, habían firmado el acuerdo de paz. Se suman a los 178 miembros de las FARC asesinados desde la firma a fines de 2019. "Este círculo vicioso y endémico de violencia e impunidad debe terminar", dijo Marta Hurtado, portavoz del Alto Comisionado de la ONU.

La gran mayoría de las muertes ocurrieron en áreas rurales con tasas de pobreza superiores al promedio y donde operan grupos armados ilegales. Algunas de estas áreas fueron controladas previamente por las FARC. El acuerdo de paz, que ha puesto fin a más de cincuenta años de conflicto con la guerrilla de izquierda, requiere que el gobierno también garantice la presencia de instituciones en regiones remotas, donde impera la producción de coca y el tráfico ilícito drogas, controladas por mafias internacionales. Aunque se han hecho algunos progresos, el reemplazo de los cultivos de coca está resultando más difícil de lo esperado. Y el número de asesinatos muestra claramente que se necesita hacer mucho más para garantizar un entorno seguro para la participación política y social, para ampliar el acceso a la salud y la educación pública y para mejorar las condiciones de vida de las comunidades.

Más de la mitad de los asesinatos tuvieron lugar en cuatro provincias: Antioquia, Arauca, Cauca y Caquetá, donde se concentran los pueblos originarios y afrocolombianos. El Representante Especial, Carlos Ruiz, quien encabeza la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, dijo que "la paz no se logrará plenamente si las voces valientes de los líderes sociales continúan siendo silenciadas por la violencia y si los ex combatientes que depusieron sus armas y se reintegraron a la vida civil continúan siendo asesinados".

“Matanza sin fin”


El 17 de febrero, mientras escribo este artículo, recibo la noticia de que Jonathan Urbano Iguera, un joven líder sindical de la USO Sindical Obrera de la Industria del Petróleo de Puerto Gaitán, fue víctima de un grave ataque. Viajando para participar en un seminario de derechos humanos organizado por el sindicato en ese municipio, el automóvil en el que se trasladaba está plagado de disparos de dos hombres en motocicletas. Solo la rápida maniobra del conductor evita que él y los demás ocupantes del vehículo mueran. No es el primer ataque que sufren los sindicalistas de la USO del departamento de Meta (región del río Manacacias). Ocho de ellos están bajo amenaza de los paramilitares.

Hay que decir que en Colombia, aunque disminuyen los homicidios en comparación con el pasado, hay el crecimiento sistemático de la violencia contra los líderes sociales y los defensores de los derechos humanos, la violencia antisindical continúa en el tiempo. Especialmente contra sindicalistas del sector escolar y rural. En 2019, según la Escuela Nacional Sindical - ENS, 13 líderes sindicales fueron asesinados. Un número aún enorme, aunque lejos de los 34 asesinados en 2018. En los casos documentados de activistas y líderes sindicales asesinados, el 72.6% por los grupos paramilitares y el 19.0% por los organismos estatales. (ejército y policía). Solo los casos de asesinatos restantes (8.4 por ciento) son atribuibles a guerrillas izquierdistas, empleadores y delincuentes comunes. Sin embargo, el hecho más sorprendente es el alto nivel de impunidad hacia los responsables: 87 por ciento. El índice de impunidad de los responsables del delito alcanza el 99,8 por ciento en casos de amenazas contra sindicalistas. Ello es una demostración implícita del hecho de que en Colombia no existe el proclamado "estado de derecho" y de cuánto el sistema de investigación y judicial todavía está fuertemente condicionado por las oligarquías dominantes, acostumbradas al uso de la violencia para perpetuarse en el poder.

La firma del acuerdo de paz que puso fin a 53 años de conflicto armado interno había sido acogida con mucha esperanza por la comunidad internacional. Los trabajadores y sindicalistas, entre las principales víctimas de la violencia sistemática y selectiva, se encontraban entre los defensores más convencidos. La posibilidad de ejercer los derechos de uno en un clima libre de intimidación y represalias finalmente se abrió. La creación de un sistema de justicia transitorio y restaurativo habría tenido, si se hubiera implementado correctamente, para compensar a las víctimas y evitar la impunidad por lo sucedido. Esto garantizaría la verdad y la justicia de las familias de los líderes sociales, sindicalistas y defensores de los derechos humanos asesinados. Además, las tierras deberían haber sido devueltas a más de 7,8 millones de agricultores e indígenas desplazados por el conflicto armado. Después de más de tres años desde el acuerdo, el saldo es negativo. Está bastante claro que el gobierno actual está tratando de socavar las bases construidas por el acuerdo de paz. La "matanza sin fin" de los líderes sociales, defensores de derechos humanos y exguerrilleros continúa en una situación de impunidad.

Guerra a los derechos sindicales

El gobierno de Iván Duque Márquez también ha declarado la guerra a los derechos sindicales y de los trabajadores, lanzando una agenda neoliberal de reformas económicas, laborales y de seguridad social. En Colombia, más de 15 millones de personas trabajan sin acceso a la seguridad social. Y solo el 4.6 por ciento de los empleados están cubiertos por la negociación colectiva.

Contra las políticas del gobierno, la marcha de protesta promovida por los sindicatos (CGT, CTC, CUT) el 21 de noviembre de 2019, junto con las organizaciones estudiantiles, agricultores, pueblos indígenas, afrocolombianos, pensionistas y ambientalistas, se ha convertido en un explosión social sin precedentes en la historia del país en los últimos 70 años. El levantamiento indígena en Ecuador contra el plan económico impuesto por el FMI y el movimiento social masivo que se desarrolló en Chile ciertamente tuvo un "efecto de contagio". Por primera vez en muchos años, las calles de las principales ciudades colombianas han visto desfilar a millones de personas, a pesar de las amenazas de represión por parte del gobierno.

La multitud que salió a la calle durante la huelga general hizo eco, en la tarde del mismo día, de "los cacelorazos" en los barrios populares. Una acción espontánea convocada principalmente a través de las redes sociales. Significó una gran solidaridad y legitimidad social para la huelga. Durante los días siguientes los desfiles y los "cacelorazos" continuaron en las calles, barrios y parques. Acompañado de grupos musicales y teatrales. Una muestra de euforia colectiva y arte callejero, contra las múltiples formas de opresión del orden establecido y el cinismo de sus representantes políticos. Desde entonces ha habido un sentimiento popular en Colombia que favorece ir a las calles a manifestarse. Un sentimiento acompañado de la convicción de que ha llegado el momento de abandonar el miedo. Muchos dicen que el país ya no es el mismo después del 21 de noviembre.

De hecho, después de la primera huelga general el 21 de noviembre y las manifestaciones masivas en muchas ciudades, las protestas continúan sin interrupciones, especialmente en Bogotá, entre marchas, "cacelorazos" y enfrentamientos con la policía. El 27 de noviembre se proclamó una segunda huelga general en homenaje a Dilan Cruz, un joven de 18 años que murió en el hospital tres días después de recibir un disparo en la cabeza el 23 de noviembre por una bala disparada por un oficial de policía durante una procesión. Miles de estudiantes universitarios y comunidades indígenas de todo el país convergen en esa ocasión Bogotá.

También en diciembre continúa la movilización, con "cacelorazos", procesiones, sentadas y bloqueos de carreteras, pero además con grandes conciertos en los parques y calles de Bogotá. Las asambleas populares también comienzan en los barrios de la capital, en preparación para una gran asamblea nacional en Bogotá los días 6 y 7 de diciembre. Inmediatamente después de la tercera huelga general de 24 horas proclamada el 4 de diciembre. Durante el período festivo, se abre una fase de tregua social en previsión del inicio de las negociaciones, y el 13 de enero de 2020 se celebra la primera reunión entre el gobierno nacional y las organizaciones sindicales, estudiantiles, sociales e indígenas del "Comité del Paro Nacional". Pero ante el fracaso del intento de diálogo, las protestas se reanudaron el 16 de enero en la Universidad Nacional de Colombia, culminando el 21 de enero con un nuevo "cacerolazo" y la cuarta huelga general de 24 horas.

El gobierno hace muy poco o nada contra los abusus
Según los líderes sindicales, aunque ha habido varias reuniones con el gobierno, en realidad no se ha abierto una mesa de negociación efectiva. Nunca se ha definido una agenda, con métodos y cronogramas para discutir las solicitudes específicas presentadas por el "Comité del Paro Nacional". Aún menos, Iván Duque Márquez ha dado señales de una reversión del gobierno con respecto a las fuertes medidas económicas anunciadas [2]. Finalmente, los organismos estatales hasta ahora no han demostrado concretamente que quieran frenar el abuso de las fuerzas militares y policiales durante las manifestaciones y que quieran enjuiciar a los responsables de la violencia sistemática contra líderes sociales y comunitarios.

Ante todo esto, en ausencia de resultados, la respuesta del movimiento 21N (como se llama ahora en Colombia) solo puede ser la continuidad de la movilización pacífica y masiva, intensificando la acción directa en el lugar de trabajo. En este sentido, "contra el paquete de Duque, la Ocde, el FMI y el Banco Mundial, por la Vida y la Paz", la quinta huelga general de 24 horas en ls últimos cuatro meses tuvo lugar el 25 de marzo de 2020.

Notas:

[1] Front Line Defenders Global Analysis 2019, County Dublin, Ireland 2020.

[2] Entre las muchas medidas económicas neoliberales incluidas en el "paquetazo de Duque", las que iniciaron el movimiento 21N son la reducción del salario mínimo para los jóvenes, la introducción de contratos por hora, el aumento de la edad de jubilación (para mujeres de 57 a 62 años, hombres de 62 a 65 años) y cotizaciones a la seguridad social para trabajadores en un 20%, privatización del sector financiero y empresas públicas, reducción de impuestos para grandes empresas y multinacionales, el 35% de aumento en las tarifas de electricidad.

[Artículo publicado originalmente en italiano en la revista A # 442, Milán, abril 2020; accessible en http://www.arivista.org/?nr=442&pag=35.htm. Traducido por la Redacción de El Libertario.]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesa el debate, la confrontación de ideas y el disenso. Pero si tu comentario es sólo para descalificaciones sin argumentos, o mentiras falaces, no será publicado. Hay muchos sitios del gobierno venezolano donde gustosa y rápidamente publican ese tipo de comunicaciones.

Ser gobernado es...

Charla: El Anarquismo en América Latina

Seguidores

Etiquetas

@kRata (comic) `Sabino Romero 10deLuluncoto 18 años El Libertario 1º de Mayo 27 de febrero 4 de febrero Aana Wainjirawa abajo los muros de las prisiones Abdicación del rey de España abolicionismo Aborto abstencion Abstención abstención electoral abuso militar en Venezuela abuso policial abuso sexual niños Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat acampada Acampadas acción directa anarquista Acción Directa Autogestiva Accion directa no violenta Acción Ecológica Acción Libertaria actividades activismo actualidad del anarquismo Acuerdo Venezuela China adecos chavistas agresiones en Venezuela agresiones a sindicalistas en Venezuela agroecología Agustín García Calvo Alan Furth Alan Moore Albert Camus Alberto Acosta Alcedo Mora Alejandro Álvarez Alentuy Alexander Luzardo Alfonso "el Set@" Alfredo Bonanno Alfredo Vallota Alí Moshiri Alí Primera Alí Rodríguez Araque alternativa Alternativa Antimilitarista Alto costo de la vida Alvaro García Linera Amador Fernández-Savater América Latina Américo Alejandro Balbuena Aministía Internacional Amnistía Internacional Amnistía Internacional Venezuela Amor amor libre Amor y Rabia análisis análisis anarquista sobre Venezuela análisis asamblea nacional análisis conflicto con Colombia análisis de izquierda Venezuela análisis de la revolución bolivariana análisis económico análisis reformas en Cuba análisis sobre Venezuela anarchico anarchism anarchism kurdistan anarchism venezuela anarcofeminismo anarcopunk venezuela anarquismo a la venezolana anarquismo básico anarquismo caracas Anarquismo en América Latina anarquismo en Argentina anarquismo en barquisimeto anarquismo en Francia Anarquismo en México anarquismo en Perú anarquismo en rusia anarquismo en Uruguay Anarquismo en Venezuela Anarquismo es movimiento anarquismo hoy anarquismo ilegalista Anarquismo social anarquismo suiza anarquismo venezuela anarquismo vs. Estado anarquismo y cárceles anarquismo y comunicación anarquismo y derecho anarquismo y ecología anarquismo y educación anarquismo y literatura anarquismo y luchas sociales anarquismo y marxismo anarquismo y nacionalismo anarquismo y planificación urbana Anarquismo y política Anarquismo y Postestructuralismo anarquismo y religión anarquismo y violencia anarquismo zulia anarquistas anarquistas caracas Anarquistas contra el muro anarquistas de Alemania anarquistas de Brasil anarquistas de Chile anarquistas de Cuba anarquistas de México Anarquistas de Temuco anarquistas de Turquía anarquistas en Bolivia anarquistas en Colombia anarquistas en Costa Rica anarquistas en Cuba anarquistas en El Salvador anarquistas en Paraguay anarquistas en Venezuela anarquistas presos anarquistas solidarios con los yukpa anarquistas ucv anarquistas y prisiones Andreas Speck Ángel Cappelletti anonymous venezuela antiimperialismo antimilitarismo antimilitarismo anarquista Antonio Ledezma Antonio Pasquali Antonio Serrano antropología Antulio Rosales Anzoátegui apagones apoyo a El Libertario apoyo internacional al chavismo apoyo internacional al madurismo APPO Archivo Histórico del Anarquismo en Venezuela armamentismo Armando Chaguaceda Armando Guerra Armando Investiga Armando la Resistencia arte callejero arte y anarquismo artistas asesinato de estudiantes asesinatos de manifestantes Asier Guridi Asilo y refugio ataques contra defensores de derechos humanos ataques contra defensores de derechos humanos en Venezuela ataques contra el movimiento anarquista ataques contra el movimiento popular en Venezuela ataques libertad de expresión autodefensa autogestion autogestión Autonomía autonomía de los movimientos sociales autonomía universitaria autoritarismo burocratico en Cuba Barquisimeto Bernhard Heidbreder biblioteca anarquista bicentenario bakunin bicicletas biciescuela urbana bienes comunes brutalidad policial Buenaventura Durruti Buenos Aires calentamiento global Cambiar el mundo sin tomar el poder Cambio Climático cambio social Campaña contra la Criminalización del Anarquismo capitalismo y medio ambiente caracas Carlos Crespo Carlos Crespo Flores Carmen García Guadilla Casa de la Mujer "Juana la Avanzadora" de Maracay Casa de la Mujer Juana la Avanzadora de Maracay Centro de Derechos Humanos UCAB chavismo y religiosidad popular chile ciberactivismo ciclismo urbano ciclo guerrilla urbana ciencia y tecnología en Venezuela Civetchi CNT Coalicion Anarquista y Libertaria de Porto Alegre Coalición Venezolana de Organizaciones LGBTI Colombia comercio de armas comic comics comida vegetariana Comitê Popular da Copa 2014 Comites de Defensa de la Revolución compra de armas concretera caracas concretera de chuao Concretera la carlota conflicto universitario conflicto yukpa consecuencias ambientales explotación petrolera en Venezuela contaminación ambiental contaminación PDVSA Cooperativismo cooptación de movimientos sociales cooptación medios alternativos Venezuela CORPOELEC Correo A coyuntura mexicana 2012 coyuntura venezolana 2010 coyuntura venezolana 2012 coyuntura venezolana 2013 coyuntura venezolana 2014 coyuntura venezolana 2015 coyuntura venezolana 2016 criminalización de la protesta en Colombia criminalización de la protesta en Venezuela Criminalización de los pueblos indígenas crisis agropecuaria en Venezuela crisis económica en Venezuela crisis economica venezuela crítica anarquista al marxismo crítica de izquierda al chavismo críticas de izquierda al madurismo críticas revolucionarias a Rafael Ramírez Cuba Libertaria Cuba Libertaria 22 Daniel Ortega Daniel Pinos deforestación delimitación de tierras indígenas demarcación de territorios indígenas demarcación de tierras en Venezuela deporte y anarquia deporte y capitalismo derecho a la manifestación derecho a la protesta desabastecimiento desaparecidos en Argentina desaparecidos en México desaparecidos en Venezuela desarrollo científico-tecnológico desencanto en el chavismo despidos injustificados detenciones difusión anarquista Douglas Bravo ecologismo ecologismo en Venezuela economía educación en Venezuela Ejército Venezolano Eliseo Reclus Emma Goldman endeudamiento Enfermedad Hugo Chávez equidad de género en Venezuela Erick Benítez Escritos de Domingo Alberto Rangel Espacio Público Estado y corrupción en Venezuela Estado y economía en Venezuela Esteban Emilio Mosonyi ética y práctica médica Europa Eva Golinger Evo Morales extractivismo EZLN falso socialismo Fanzine Exilio Interior FARC fascismo Federación Anarquista Centroamericana y Caribeña Federación Anarquista Centroamericana y del Caribe Federación Anarquista de México Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) Felipe Pérez Martí Feria del libro anarquista Feria del Libro Independiente y Autogestionario Ferrominera Ferrominera Orinoco FIFA Filosofía Filosofía en la Ciudad Francisco Flaco Prada Frente Clasista Argimiro Gabaldón futbol brasil Gadafi Galsic Género Genocidio GLBIT Global Voices globalizacion en Venezuela golpe de Estado en Venezuela Grupo de Estudio y Trabajo Jesús Alberto Márquez Finol Guardia Nacional Bolivariana Guardianas de Chávez Gustavo Godoy Gustavo Rodríguez hacktivismo Heinz Dieterich Henrique Capriles hiperinflación Historia de Venezuela historia del anarquismo homicidios Homofobia Humano Derecho Humberto Decarli Humberto Márquez Humor ilustraciones imágen El Libertario indigenas ecuador indígenas en Argentina indígenas en Bolivia indígenas en Brasil indígenas en México indígenas en Perú indigenas en venezuela indígenas en Venezuela indígenas presos en Venezuela Indígenas Venezuela indìgenas y revolución bolivariana individualismo y anarquismo industria forestal en Chile industria petrolera inflación en Venezuela informática libertaria Informe situación indígenas en Venezuela Inseguridad Ciudadana en Venezuela Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela Irak Iris Varela Isbel Díaz Torres Israel izquierda antiautoritaria en Cuba izquierda antichavista izquierda en Venezuela James C. Scott Javier Gárate John Holloway Jorell Meléndez Jorge Videla jornadas de diversidad sexual Jornadas Magonistas Jose Manuel Delmoral Jose María Korta José María Korta José Quintero Weir José Rafael López Padrino Juan Carlos La Rosa la Justicia y los Derechos Humanos Laura Vicente LEEME CARACAS legado del chavismo Lexys Rendón Ley Antiterrorista Liber Forti Líber Forti liberacion animal liberación animal liberación humana libertad a los presos anarquistas libertad Bernhard Heidbreder libertad de expresión libertad de expresión en Venezuela libertad para detenidos en Lulea los Salarios y los Sindicatos lucha indígena en Colombia lucha indígena en Venezuela lucha revolucionaria lucha socio-ambiental luchas ambientales Venezuela luchas de los pueblos indígenas luchas de los trabajadores luchas de los trabajadores Venezuela luchas de mujeres luchas estudiantiles luchas indígenas en Venezuela luchas obreras luchas populares en Venezuela luciano pitronello Luis Carlos Díaz Luis Fuenmayor Toro Luis Rafael Escobar Ugas Luis Reyes Reyes Madres de Plaza de Mayo Madrid madurismo maestros manifestaciones manifestaciones en Venezuela manipulación mediática manipulación religiosa Manuales Manuel Castells Marc Saint-Upéry Marcela Masperó Marea Socialista María Esperanza Hermida Mario Antonio López mario gonzalez masa crítica Masacre de Cantaura Masacre de El Amparo Masacre de Haximú Masacre de Loma de León Masacre de Monte Oscuro masacre de San Vicente Masacre de Uribana medio ambiente medios comunitarios y alternativos de Venezuela medios de transporte alternativos megaminería Mercosur Mérida Mijaíl Martínez minería mineria en Venezuela minería en Venezuela Misiones Sociales MOC movilizacion en la planta muerte de neonatos en Venezuela mujeres anarquistas Mujeres Libres Mundial de Fútbol 2014 narcotráfico neoliberalismo Nicaragua nicolas maduro Nicolás Maduro Niñas y Adolescentes no a la concretera no a la extradicion de Bernhard Heidbreder no a las corridas de toros Nu-Sol objeción de conciencia Observatorio Venezolano de Conflictividad Social Occupy Wall Street Octavio Alberola organizacion nelson garrido Organización Nelson Garrido Origen de las Fuerzas Armadas en Venezuela Orlando Chirino Pablo Hernández Parra Paquete económico paramilitarismo paro universitario Parque Verde La Carlota patriarcado patriotismo Pedro Pablo Peñaloza Pelao Carvallo pelea de almohadas periódico anarquista Periódico Apoyo Mutuo periodico Bandera Negra periódico CNT Periódico El Amanecer Periódico El Libertario periódicos petróleo venezolano Picnic urbano poder y política en Latinoamérica poder y política en Venezuela poesía libertaria polarización en Venezuela Policía Nacional Bolivariana policías corruptos en Venezuela práctica anarquista prensa anarquista preso anarquista presos anarquistas presos políticos en Venezuela prision venezuela prisiones en venezuela proceso bolivariano producción agrícola protesta creativa protesta pacífica protestas contra el Mundial 2014 protestas en venezuela proyecto de reforma de la Ley de Conscripción y Alistamiento Militar pueblos originarios pugnas internas del chavismo Punk Latinoamericano punk veneziuela Quiteria Franco Rafael Ramírez Rafael Uzcátegui Raisa Urribarri Ramón Álvarez Ramón Carrizales Ramón Rodríguez Chacín Raúl Zibechi rebelion en venezuela recursos Red Latinoamericana Antimilitarista red Observatorio Crítico Red por los Derechos Humanos de Niños Red Protagónica Observatorio Crítico (OC) de la Revolución Cubana Regeneración Radio relaciones Cuba-EE.UU. relaciones de Venezuela con China relaciones de Venezuela con Colombia relaciones de Venezuela con Cuba relaciones de Venezuela con U$A relaciones entre la banca y chávez represión represión antianarquista represión en Colombia Represión en Cuba represion en Venezuela represión en Venezuela represión policial represion policial en Venezuela Repsol YPF resistencia indígena resistencia venezuela revista AL MARGEN revolución bolivariana Revolución ciudadana robert serra Roberto Yépez Rodolfo Montes de Oca Rodolfo Rico Roger Cordero Lara Rubén González Rubèn González Rusia Sacudón salario en venezuela salario mínimo en Venezuela San Cristóbal sanciones sancocho Santiago de Chile secuestro seguridad industrial semana pro presos anarquistas 2014 Servicio Militar Obligatorio sexismo sexualidad libre sicariato Sidor Sierra de Perijá Simón Rodríguez Porras sindicalismo situación agraria latinoamericana situación de la salud situación de los trabajadores en Venezuela situación del periodismo en Venezuela situación del sindicalismo en Argentina situación del sindicalismo en Venezuela situación político-social en Brasil situación político-social en la península ibérica situación político-social mexicana situación venezolana situation in Venezuela 2014 soberanía alimentaria en Venezuela Soberanía energética bolivariana Sociedad Homo et Natura Sociedad Homoetnatura Sofía Comuniello Sofía Esteves software libre solidaridad con Cuba Subcomandante Marcos Taller Libertario Alfredo López Tamoa Calzadilla Tarek William Saab tercerización en Venezuela terrorismo terrorismo cotidiano terrorismo de Estado en Colombia Testimonio represión Testimonios de la revolución cubana Todo por Hacer toma yukpa del TSJ Tomás Ibáñez torturas en Venezuela totalitarismo Trabajadores de la Chrysler trabajadores del Estado trabajadores en Argentina Transexuales Transfobia Transformando información en acción transición transnacionales chinas Transparencia Venezuela Transportes Camila Trasnacionales Tribunal Supremo de Justicia turquia Turquía tweets anarquistas Twitter UBV UCV ULA UNETE UNEY universidad central de venezuela Uribana Uruguay utopía Valles del Tuy Vaticano vegetarianismo Venevisión venezuela Venezuela bolivariana Venezuela protests in February 2014 Víctor Muñoz vidas anarquistas viento sin fronteras vigilia frente al TSJ violaciones a los derechos humanos violencia contra la mujer violencia contra niños Vivienda Vladimir Aguilar Williams Sanguino Wladimir Pérez Yaracuy Yendri Sánchez Zaida García Zapatistas Zara zona temporalmente autónoma Zulia